0
Publicado el 3/10/2017 por Emil Gil Bretón

WINDHAND + SATAN'S SATYRS - KUUDES LINJA, HELSINKI - 25/09/2017

La flor infernal de la pena

Un concierto un lunes por la noche es la mejor forma de empezar la semana: primera visita a Finlandia de la banda estadounidense WINDHAND. Los oriundos de Richmond, Virginia traían su estruendoso, oscuro y enérgico doom metal a la pequeña sala de conciertos Kuudes Linja localizada en uno de los barrios céntricos de Helsinki. WINDHAND se hizo acompañar de los también estadounidenses SATAN’S SATYRS y su mezcla retro de heavy metal, doom y punk. A continuación relatamos todos los pormenores de aquella noche:

SATAN’S SATYRS

El sonido no estuvo muy bien durante la presentación de los SATAN’S SATYRS -la voz del vocalista/bajista Claythanas no se escuchó con su caracterizada viveza y potencia-. Pero el cuarteto estadounidense se las apañó y ofreció un concierto aceptable lleno de sorpresas y buen rollo. Los de Herndon, Virginia animaron a los presentes a través de temas, cortos, pero con intensa actitud rocanrolera: riffs afilados, rápidos solos de guitarra, bajo funky y batería rítmica y ruidosa.

DSC_0022

Solido set de casi una hora de duración y en el que la banda interpretó varios temas nuevos que serán incluidos en el próximo disco de estudio. No obstante, no faltaron aquellas canciones que ya forman parte del habitual set del grupo, tales como “Full Moon and Empty Veins”, “Show Me Your Skull”, “Sadist 69″ y “Alucard”. Un más que aceptable primer plato que nos sirvió de antesala para el ruidoso plato principal que se nos avecinaba.

WINDHAND

DSC_0142_2

Finalmente tocaba el turno del principal grupo de la noche WINDHAND. Rapidamente el cuarteto se puso manos a la obra -hemos de resaltar que la banda solo contó con un solo guitarrista, Asechian Bogdan no se encontraba presente-. La banda dio inicio a su actuación con el épico tema “Orchand”. En el mismo los difusos riffs de Garret Morris monopolizaron con potente disonancia y monocromática crudeza. Y que decir del solo de guitarra en la parte media de la pieza, quizás uno de los mejores solos de doom metal debido a su cortante e incisiva fineza. A su vez, Dorthia Cottrell mostró sus tremendas facultades en la voz gracias a su flamante garganta de fantasma cósmico.

DSC_0248

En “Woodbine” el incesante bajo de Parker Chandler sirvió de fiel soporte y compañero a la voz de Cottrell. Las gruesas notas resonaron fuertemente en los débiles altavoces que escupían de vuelta el estruendoso ruido. Nunca antes un tema se había escuchado tan potente dentro de la sala Kuudes Linja -las paredes prácticamente vibraron de tan fuerte intensidad-. Por su parte, con “Forest Clouds” la batería de Ryan Wolfe tomó el protagomismo. Sus golpes fuertes, precisos y contundentes otorgaron la perfecta pesadez para que el público presente moviera sus cabezas a un ritmo pausado pero decidido. Con “Summom the Moon” la banda bajo casi a cero la intensidad y más bien se dedicó a servir de banda acompanante a la pasiva marcha fúnebre que retumbaba en nuestros oídos.

WINDHAND continuó con la lentitud y la pesadez en el tema “Kingfisher”, Cottrell y su perfecta/tétrica voz surfeaban a través de los apaciguados y crujientes riffs de Morris, mientras la base rítmica de Chandler y Wolfe explotaba en el trasfondo. Con “Cassock” la banda regresó al sonido más abrasivo, aunque conservando ese tempo tan característico en el doom. La batería de Wolfe comandó el ataque sonoro por medio de incesantes premeditados golpes. Finalmente, el grupo se despidió con la estrambótica pieza “Winter Sun”. En ella la banda cerró con broche de oro una perfecta actuación de buen, enérgico y poco usual doom metal. Igual de lento que cualquier otro grupo, pero lleno de agresividad, actitud pero sobretodo de buenos riffs y poderío vocal. Los chicos de WINDHAND son sin duda una de las mejores bandas de doom metal de la actualidad, y su poderoso directo no hace más que reafirmar la anterior declaración.

DSC_0172

Setlist:

1- Orchand

2- Woodbine

3- Forest Clouds

4- Summom the Moon

5- Kingfisher

6- Cassock

7- Winter Sun

Crónica y fotos: Emil Gil Bretón