0
Publicado el 5/11/2017 por Emilio Pastor

W.A.S.P., SALA GAMMA – MURCIA - 02/11/2017

El ídolo sumerge a Murcia en las arenas del placer

Expectación máxima en los aledaños de la sala murciana, alrededor de mil personas se convertían en una marea negra animada que aguardaba las típicas colas de última hora y más con la caída de los teloneros, BEAST IN BLACK, por problemas mecánicos en su medio de locomoción; aunque acto seguido se desentendían de la gira europea acompañando a la mítica formación norteamericana. Tras el matutino contratiempo no hubo tiempo material de encontrar sustituto y se dejaba intacta la hora de inicio del show de  W.A.S.P., las 21h.

La sala Gamma, santo y seña en otros tiempos de la movida murciana revive este año tiempos dulces tocados por la varita de la programación de la productora Madness Live, que en un corto plazo de  tiempo ha hecho desfilar por sus tablas a AIRBOURNE, DIRSKCHNEIDER y que en el día que nos ocupa, con la mítica formación de Blackie Lawless registraba una entrada que rozaba el Sold Out, con el que Murcia reivindica su obligada presencia en la escena. 

wasp-2484Con precios y servicios más que aceptables, más la hilera de himnos metaleros sonando a todo trapo como hilo musical, se hace lo posible para hacer corta la espera para que entre en escena pocos minutos después de la hora anunciada los esperados W.A.S.P.;  liderados por el único miembro original, guitarra, cantante, compositor y cerebro pensante del mítico combo norteamericano, con su habitual atuendo y característica guitarra en forma de araña.

Le siguen sus fieles escuderos Mike Duda al bajo, Doug Blair a las guitarras y el flamante fichaje Aquiles Priester tras los parches, una formación rocosa que firmaron un show sobresaliente.

Con la elegante intro `The Titanic Overture´ da comienzo el show con un Blackie concentrado, con buenos registros vocales y haciendo valer su árido timbre de voz (timbre que brilló por su ausencia en sus últimas visitas). Tras el, tres pantallas que proyectarían la película del homenajeado L.p “The Crimson Idol” tocado de cabo a rabo y en el mismo orden del disco, la historia conceptual que narra los éxitos y miserias de Jonathan Steel.

`The Invisible Boy´ confirma el buen estado de la banda y la buena forma del, cariñosamente llamado, Tito Blackie en registros más altos. Si hay un pero es la escasa y monótona luz, roja para más señas, y las puestas de espalda del frontman que de primeras daban una impresión poco amistosa, pero luego vimos que nada que ver, su actitud provocaba que el hilo a seguir era el de la proyección, que narraba brillantemente los temas.

wasp-2471`The Arena of Pleasure´ es bien avenida por el respetable que se le oye corear y meterse de lleno en disfrutar en lo que sería una memorable noche, impecable en ejecución al menos en lo que al homenajeado y oscuro trabajo se refiere. La temperatura sigue subiendo en uno de los momentos álgidos de la noche gracias a la comunión perfecta entre público y banda con ‘Chainsaw Charlie (Murders in the New Morgue)’, donde aparte de los coros brilla la hilarante guitarra doble mástil de Doug.

El ritmo decrece en `The Gypsy Meets The Boy´ para continuar con uno de los bloques más potentes del show con `Doctor Rockter´, el tema que más recuerda a sus discos más celebrados. El público se dejó la garganta con la esperada `I am One´ al ritmo de la fornida batería de Aquiles y el desgañite de Mr. Lawles que seguía en sus trece de firmar un show inolvidable para quienes tuvimos la suerte de estar esta noche aquí. Vuelve a decrecer el ritmo, pero `The Idol´ pertenece a este bloque fuerte de la noche, sensibilidad a flor de piel con un mar de móviles sobre las cabezas, que supongo que grabarían unas manchas rojas sobre un fondo blanco audiovisual, en fin, cosas del hoy día.

Algo más empalagosa entra ´Hold On To My Heart´ para finalizar el integro repaso a este disco con la extensa y camaleónica `The Great Misconceptions Of Me´, que de primeras deja una sensación cansina de saturación de bajos ritmos pero que deriva en una locomotora perfecta para dejarnos las gargantas y las fuerzas con los puños (o cuernos) al aire, en una interpretación perfecta y sincronizada dirigida desde una brillante sucesión de redobles.

Sonora ovación del respetable mientras se encienden luces y abandonan escenario los protagonistas, aquí entran nervios y apuestas de que temas clásicos tocarán, si 3, 4 canciones, cada cual tiene sus preferencias mientras no para de salir humo de color tras el escenario y la espera se alarga más de la cuenta.

wasp-2580Finalmente salen a escena, mas enchufados y menos estáticos pareciendo a los W.A.S.P. de siempre, un gran tema más algo de circo escénico y se desata la locura en la sala con `L.O.V.E. Machine´ coreado hasta la saciedad; le sigue un guiño a su último disco publicado, pero la homónima `Golgotha´ no fue recibida como se merecía, o como la banda quería, (estábamos un poco cansados de ritmos lentos en el tercio final) y, quizás por ello, Blackie nos castigó con un tempranero e inesperado final con la habitual `I wanna be Somebody´ que nos dejó un sabor agridulce.

Tras la caída de los teloneros y la corta interpretación de clásicos nos deja la sensación de que El Ídolo Carmesí no fue del todo justo con una ciudad que lo dio todo. Fue un gran concierto, pocos o nadie salió decepcionado por el tremendo derroche artístico en la interpretacíon del conceptual “The Crimson Idol” (1992)  y la buena forma del renacido icono Lawless; pero es cierto y eso era comidilla en la salida que una sola canción más, como la habitual e imprescindible `Wild Child´ hubiera sido lo más correcto y grato para todos.

 Galería de Imágenes:

W.A.S.P @Sala Gamma- Murcia // 2-11-2017

 

Texto y Fotos: Emilio Pastor