0
Publicado el 21/12/2017 por Jon Rodríguez

THE TOY DOLLS + CRIM + D-TOX - JIMMY JAZZ, VITORIA/GASTEIZ - 16/12/2017

Punks probeta (victoria)

La noche que nos tocaba ir a ver a los TOY DOLLS a la Jimmy Jazz en Vitoria/Gasteiz prometía. Una banda con la carrera tan dilatada como es la estos ingleses, que llevan dando guerra desde hace casi 40 años, y con esos temas tan pegadizos, las únicas oportunidades que habíamos tenido con ellos tuvieron su lugar en grandes festivales. Esta era la primera oportunidad de mirarnos a la cara, y vaya si la tuvimos!

Fría noche de sábado, y con lluvia la que nos tocó, aunque poco importó, desde el inicio, desde las primeras cañas hasta la apertura de la sala, allá nos fuimos congregando gente de todos los estratos, desde los más veteranos, algunos con su vieja chupa rescatada para la ocasión, hasta los más jóvenes, dónde se escuchó incluso algún acento francés. Ya en la fila, aunque no hubo problemas para conseguir entrada, se corría la voz de que aquello se quedaba sin, y efectivamente, hubo un sold out en toda regla. Con un ambiente en la sala inmejorable, desde el piso superior hasta las primeras filas, y es que nada más entrar y ver que se habían instalado dos barras supletorias más, daba para ver que la cosa iba a lo grande, ya sabemos del tirón que gozan.

Les acompañaron para la ocasión unos (muy) cañeros CRIM, banda a la que si no conoces todavía, te la aconsejamos pero ya. Provenientes de Tarragona, esta gente lleva dando guerra poco tiempo, con apenas dos discos como dos soles de grandes y esperando ansiosamente un tercero, dieron un recital, acorde al pasado mes de noviembre, tal y como confirmaron con su participación en el Gasteiz Calling y que tan buen sabor de boca nos dejó; y a sabiendas de estar a la sombra de los ingleses. 

Completaron el cartel los locales D-TOX (o DISTORSIÓN TÓXICA), que dentro de su buen hacer, registraron una entrada más que anecdótica, hecho que reconocerían más tarde dando las gracias efusivamente. Banda humilde y cercana, no dejaron de faltar un montón de fieles seguidores, cosa que siempre es de agradecer.

D-Tox, Sala Jimmy Jazz, 2017

Con las dos primeras bandas, no sabemos si es que se mal conjuraron los astros, hubo pequeños problemas técnicos, desde la voz que parecía no terminar de arrancar, rotura de cuerdas (con CRIM recién empezados), o cuelgue de sonido (D-TOX) lo que tuvo como consecuencia suprimir/desplazar algún tema, nada insalvable, por suerte desaparecieron para el final.  

Abrieron D-TOX, como comentábamos, registrando una entrada de público más que significativa, ya que aparte del tema de la prensa, estábamos gente veterana con ganas de descubrir a la banda y sus colegas. Aunque de cerca puede que te suenen a un punk rock típico, lo cierto es que profundizando en sus temas, estos suenan más retorcidos, haciendo pequeñas paradas casi indistinguibles, cambiándote todo el esquema que pudieras tener establecido……interesante, lo mismo aplicado a los distintos registros de voz.

Crim - Jimmy Jazz 2017

Fue chulo ver la complicidad que se guardaban entre ellos, desde el choque de puños antes de empezar a modo de ritual, así como las distintas búsquedas sobre el escenario. Su último trabajo del cual tenemos constancia, “12 canciones que no conocías antes de escucharlas” (verdades como puños), sonaron “Radiobasura” y la grande “Nanclares prison blues”, uno de los últimos temas (y dónde se pudieron apreciar mejor lo cambios de registro), aunque también hubo sitio para “Hasta los cojones”. Con efusiva despedida por su parte y teniendo un pequeño parón técnico rápidamente solventado, aplaudimos como se merecía esta gente.

Crim - Jimmy Jazz 2017

CRIM es caso aparte, siendo fan incondicional desde que descubrimos ese “Blau sang, verme cell”, les destacamos su actuación en el pasado Gasteiz Calling, y de nuevo tener la oportunidad de verlos en sala en una gira como esta, quisimos repetir la experiencia. Dentro de lo alto que nos pareció su actuación, cierto es que me pareció que para la ocasión habían bajado el listón, aunque también es cierto que el resto de veces que les hemos visto ellos estaban arriba del cartel. Lo que sigue siendo increíble es esa voz, y ese bajo destructor, sonando como el cielo de alto, gloria pura.

Crim - Jimmy Jazz 2017

Repetirían problemas técnicos, esta vez por una rotura de cuerda de la guitarra de Adri (voz), nada que no pudiera solucionarse, aunque les obligó a desplazar uno de los temas. Así que del tirón nos enchufaron “Benvegut enemic”, tema con el que suelen abrir y en esta ocasión no fue distinto, siendo uno de los que personalmente, encuentro más pegadizos, dejando para otro capítulo la fuerza de la letra. También hubo lugar, como no, para” Una cançó i una promesa”, otro de los temas con más fuerza del “Blau sang….”. De trabajo anterior sonaron “Castells de sorra” o “Temps era Temps”. Siempre digo del halo que tiene encima la banda, que de repente notas un pequeño toque a lo Social Distortion, o incluso Cock Sparrer en sus melodías, en algo se tenía que notar, ya que para cerrar hicieron una cover de estos últimos.  

The Toy Dolls, Jimmy JAzz, 2017

 

Llegaba la hora de TOY DOLLS, y si alguno pensaba que aquello se acababa, estaba en un error, ya que los ingleses nos metieron entre pecho y espalda un setlist tamaño monumental, siendo al final una de las despedidas más largas que he visto, siendo tres las ocasiones en las que volverían a salir ante la insistencia del público. Preparado o no, es cierto que Olga y compañía empezaron tibios, ya que los temas empezaron casi como un calentamiento, que fue cuando el asunto se descamisó.

Llena la sala hasta la bandera, y nunca mejor dicho, en cuanto los miembros de la banda se deshicieron de las camisas al unísono, quedamos abajo atestados contra el escenario, no dejando de botar hasta el último tema. Gente de sonrisa eterna estos ingleses, fue divertido comprobar de cerca el pequeño accesorio de Olga para depositar el millar de chicles que no deja de mascar, la continua coreografía que tenía cada dos por tres con Tommy (bajo), realizando saltos al unísono o agachando sus miradas a la altura de tus ojos, detrás de esas eternas y grandes gafas amarillas. Repitiendo número aunque siempre efectivo, hicieron girar sobre si mismos ambos instrumentos de cuerda, siempre al unísono de la batería del gran Duncan Redmons, militante también en Snuff, y que esa noche estaba a piñón. Los botes se sucedían dando un repaso  a “Spiders in the dressing room” o “The Lambrusco kid”.

The Toy Dolls, Jimmy JAzz, 2017

Cierto es que “Nellie the elephant” salió a relucir muy temprano, ya que en otras ocasiones siempre la dejaban para el final. El público estuvo enchufado desde el principio, llegando a ver, entre salto y salto, a una cuadrilla con una bota de vino con el logo grabado a fuego de la banda, alguno de ellos incluso intentó acercarse para ofrecérsela. Y detalles como descorchar una gran botella de champán descargando sobre nosotros una pila de confeti, anima más que otra cosa.

 The Toy Dolls, Jimmy JAzz, 2017

Se seguían sucediendo, entre otras, “Alecs gone” o “Dig that groove baby“, aunque también hubo tiempo para el lucimiento personal con los solos de batería de Duncan o con “Wipeout”, cover de The Surfaris, en la sección de cuerdas. Llegando al final, escuchamos “She goes to Fino’s“, y la gran despedida con “Glenda and the test tube baby”, donde la banda arrojó una gran carga de globos negros al tiempo que iba saliendo del escenario con la tonadilla del “Theme tune“, al tiempo que se despidieron con un eskarrik asko! (gracias en euskera) digno del mismo Donosti.

 GALERIA DE IMAGENES:

The Toy Dolls @ Sala Jimmy Jazz, Vitoria-Gasteiz, 16/12/17

Crim @ Sala Jimmy Jazz, Vitoria-Gasteiz, 16/12/17

D-Tox @ Jimmy JAzz, Vitoria-Gasteiz, 16/12/17

Autor: Jon Rodríguez