0
Publicado el 21/05/2018 por Dani Diez

TANK + ISAAC PALÓN + LOS TEIDES - SALA LIVE, MADRID // 18-05-2018

El pasado viernes 18 de mayo nos dábamos cita en la madrileña sala Live de Carabanchel para ver a TANK, una de las bandas míticas de la NWOBHM. Tras algún contratiempo y cambios de última hora en las bandas acompañantes, nos presentábamos dispuestos a hacer arder la noche pero cuál sería nuestra sorpresa al encontrarnos un local prácticamente vacío, con algunas caras conocidas pero poco representante del sector más heavy de la ciudad. Aun así, LOS TEIDES se entregaron en cuerpo y alma para aprovechar la oportunidad que se les brindaba de abrir el evento.

Los Teides

LOS TEIDES son una banda emergente con una maqueta en su haber, un maravilloso gusto por el rock setentero y la envidiable energía de la juventud. La suya fue una actuación muy breve, donde pudimos comprobar sus influencias de LED ZEPPELIN y BLACK SABBATH, sus guiños al punk e incluso algún toque progresivo. Nos quedamos con ganas de más, así que no les perderemos la pista.

A las 21:00 horas comenzaba a sonar la Intro y salía a escena ISAAC PALÓN, acompañado de sus músicos, con una actitud desbordante. El vocalista, ex-VIGA y con una dilatada carrera musical, venía a presentar su primer trabajo en solitario, “2501”, y no dudó en darlo todo a pesar del escaso público. Durante 40 minutos hizo un buen repaso al disco, en el que pudimos apreciar su potente voz y unos temas que se mueven entre el heavy metal y el hard rock melódico, ejecutados con maestría por su banda. Disfrutamos de cada uno de los cortes del LP, pero sin duda mis favoritos fueron la durísima “Y mi voz enmudeció”, sobre la pederastia, y “Al viento”, una deliciosa balada en la que destacaría un magnífico y estremecedor solo de guitarra.

Isaac Palón

Para finalizar la noche, era el turno de TANK. El quinteto conformado actualmente por Cliff Evans y Mick Tucker, supervivientes de la vieja guardia, con las incorporaciones más recientes de Randy Van Der Elsen, la voz de David Readman y Bobby Schottkowski a la batería, resulta impresionante en escena, sacando a relucir de manera impecable todo un sinfín de influencias, haciendo de la experiencia de verles en vivo algo netamente visceral, dando un punto diferente a la posibilidad de disfrutar de sus temas sobre un escenario.

Tank

Comenzando por el componente pasional, que parece contagiado en cada miembro del grupo, y continuando por el nivel de ejecución. Y para terminar de acompañar un sonido más que digno. Tras la introducción de rigor, cargaban con la rabiosa “This Means War” para inmediatamente enlazarlo con “Judgement Day”. Con una sencilla puesta en escena, con el logo de la banda en una pantalla detrás del kit de batería, seguían con “Eye Of A Hurricane”, haciendo un guiño a su álbum “Valley Of Tears”, publicado en 2015. Tras este frenético arranque de concierto, el vocalista David Readman nos daba las buenas noches y nos invitaba a pasar un buen rato con ellos.

Tank

La explosiva “Great Expectation” fue muy bien recibida por aquellos que llevan años siguiéndoles, cantándola cual himno, para seguir con el medio tiempo “Don´t Dream In The Dark”, super-pegadiza e ideal para los directos. Pero es que aún quedaba mucho y más que bueno por desgranar. Un tema infalible es “Honor & Blood”, una obra clave en el resurgir de la banda, que para los fans más longevos tal vez no sea la pieza más querida, pero que en el legado de la formación y en la fuerza renovada que cogió el grupo la considero fundamental. Ahí quedó registrado “Feast Of The Devil”, uno de los temas más rotundos en sus directos.

Tank

Y fue a partir de ese momento cuando la comunión entre la banda y sus seguidores fue absoluta, ya que esta segunda mitad del show continuaba reservada para clásicos de la primera época. La encargada de dar el pistoletazo de salida a este suculento ejercicio de nostalgia sería la vibrante “Make A Little Time”, que sirvió para que la audiencia, algo fría en los comienzos, no parara de cantar mientras Readman regalaba alguna sonrisa. La guitarra de Mick Tucker sería la encargada de llevar las riendas de la poderosa “War Nation”, con mucha más energía que en su versión de estudio.

Tank

Lamentablemente el tiempo de los británicos se estaba agotando, pero Evans, Tucker y sus muchachos no podían despedirse sin ofrecer a sus incondicionales dos perlas. “Power Of The Hunter” y “Stormtrooper” ponían el broche de oro a la velada. Quizás estén lejos de llenar grandes locales, pero lo cierto es que con semejante colección de clásicos a sus espaldas y confiando en el potencial de sus nuevas composiciones, TANK siguen siendo una apuesta segura de cara al directo.

 

Texto y Fotos: Leticia RC y Dani Diez