0
Publicado el 16/10/2017 por ivan allué

REPOR-ENTREVISTA A KTULU: ¿EL PRINCIPIO DEL FIN?

“No es lo mismo tener una banda estable que músicos de reemplazo. La cohesión es fundamental en una banda, eso no se consigue con tanto ir y venir de músicos, por muy buenos que sean” (Jess Rodz)

Llegamos, al fin, a la cuarta parte de esta extensa entrevista a KTULU. Según el autor, José Luis Pérez Redondo, esta ha sido muchísimo más difícil que la primera, pero saber cosas que quedan entre bastidores ha valido la pena. Tampoco ha querido hacer sangre a nadie, intentando ser lo más estricto posible, evitando el morbo, ya que esto es una entrevista musical, no un corro de chismorreo. Según él, lo mejor es que la carrera del grupo hubiera acabado en “El Reencuentro”. Eso sería un bonito final: acabar siendo lo que son, una leyenda, aunque el futuro de este grupo nunca se sabe… KTULU son impredecibles desde el segundo cero.

- EL PROYECTO QUE QUEDÓ EN SILENCIO:

Parece ser que Willy, a raíz de editar “2078″, se quedó con ganas de hacer un CD de versiones, con el cual iba a resarcirse de esa espina que tenía clavada. Llegó a tener en mente publicar un trabajo tributo, pero lamentablemente nos volvimos a quedar con las ganas los seguidores, ya que no se llegó ni a ensayar. Todo se quedó en los discos duros. Antes de coger pista se abortó el vuelo, pero me imagino que el nuevo repertorio era muy variado en cuanto a nombres y que habría diferentes estilos abordados en sus versiones originales, que todo pasaría por el tamiz para sonar a KTULU. ¿Fue muy costoso y sesudo hacer ese corte selectivo, Blai?

BLAI: Pues la verdad que no fue difícil. Elegimos canciones que nos gustaran, de grupos que nos influenciaron. Estuvimos haciendo algunos bocetos, pero al final se optó por empezar de cero. Curramos en ello, hicimos unas demos y al poco ya me fui, pero que tampoco creo que sea más trascendente. No lo teníamos acabado ni mucho menos. Unos años antes de eso, sacamos una versión de AC/DC en “Show Canibal” muy cañera, era la famosísima “Back in Black”.

El trío Willy Espejo, Blai y David Roig se rompió en este proyecto. Llevaban diez años juntos, y no se apreciaba que la cosa estuviera tan tensa entre los tres. A partir de ahí ha habido una sucesión de cambios enrevesados, y llevamos sin material inédito desde el año 2012. ¿Cómo está la relación con este par de músicos, Willy?

WILLY: No necesariamente tiene que haber una situación tensa para cambiar de formación. Simplemente, todos esperábamos que el “Makinal” funcionase muy bien entre los fans, invertimos mucho tiempo y dinero para que fuera así, pero no fue el caso, eso hizo mella en muchos de nosotros y empezaron las dudas.

Si analizamos la historia de  KTULU, mientras descansan entre discos, matan el tiempo con rarezas. Ya nos tienen acostumbrados a eso a los seguidores. A principios de siglo se grabó el “2078″, aunque no era precisamente un CD de versiones, era más bien un capricho, pues solamente salieron tres versiones en aquella época, muy pocas… Parece ser que KTULU tenían una  buena colección de versiones de lo más diversa para grabar un disco entero. ¿Me gustaría saber cuál era vuestra intención con este trabajo, David?

DAVID ROIG: Realmente  no era nuestra intención, hablo por mí, pero creo que la mayoría del grupo no quería sacar un disco de versiones, nos habría motivado mucho más dedicar el tiempo a crear nuevos temas propios. Aun así, cada uno se encargó de empezar a trabajar uno o varios  temas. En mi caso se me dijo que estaría bien sacar alguna versión de Dio, así que trabajé las guitarras, primero del  tema “The Mob Rules”, del álbum del mismo nombre de Black Sabbath, y luego el “Stand Up  and Shout”, del primer trabajo de Dio en solitario, “Holy Diver”. Después de dedicarles unas cuantas horas, adaptarlas a la afinación y al sonido del grupo, se me dijo que esos temas no eran apropiados para KTULU. Mi trabajo fue descartado directamente, sin ni siquiera probar nada con la voz, ni con los demás instrumentos. Lo mismo  pasó con el trabajo de mis compañeros. Si te soy sincero, esa fue la peor etapa que recuerdo de mi paso por el grupo: reuniones que no llevaban a ninguna parte, horas de trabajo perdidas, discusiones, decisiones con las que nunca estuve de acuerdo, que me llevaron a tomar la decisión de dejar el grupo.

KTULU FOTO METALCRY 2011

Fue un proyecto que se fraguó durante algún tiempo, pero no llegó a crecer la criatura, a pesar de que cada cual trabajó en varias canciones. Tenían vía libre para hacer los temas que desearan y esos  trabajos individuales  juntarlos después en el local. Serían, imagino, canciones con un nexo en común, así que puedo llegar a pensar que había mucho de cada uno en las canciones, solo que esta vez, en lugar de escribirlas, interpretarían canciones con las que se sentían identificados, llevándolas a su terreno. ¿Qué nos puedes contar, Jess?

JESS: Estoy muy en la línea de David. Toda esa parte fue una gran pérdida de tiempo y desgaste de energía de la banda, no había nada de facturación propia. Hablo por mí, pero creo que todos queríamos componer temas. La decisión de hacer unos covers fue más un jarrón de agua fría, no era un proyecto deseado. Ya en “Makinal” no se nos dejó demasiada libertad compositiva. Yo esperaba haberme ganado el derecho a sacar unos buenos temas en lo que iba a ser el nuevo disco de Ktulu. Una lastima en general. Tanto talento que había en la banda quedó muy desaprovechado.

El tema de los discos de versiones da para mucho de qué hablar, sin duda es un comodín rápido para ganar tiempo de cara a un nuevo disco de material original. Desde “Makinal” se ha dicho que hay canciones de sobras para un buen trabajo y no han tirado ni para un lado ni para el otro a la hora de enfrascarse para grabar. Si una cosa está clara en este grupo es que se trabaja muchísimas horas, que lamentablemente quedan en papel mojado, pues por desgracia pocas cosas ven la luz, por el motivo que sea. ¿De esos temas hubo alguno que destacara más, Franklin?

FRANCISCO JOSE  (FRANKLIN) MÁRMOL: Las recuerdo un poco como les pasa a David y a Jess. Tuve la sensación de hacer un trabajo laborioso de adaptación, de unos temas que al final no iban a ver la luz. Creo también que la dirección de la banda no estaba en sus mejores momentos y, reunión tras reunión, acabó por desembocar en la ruptura de la banda. Una fuck!

-LA FORMACIÓN QUE NO LLEGÓ A CUAJAR:

Una duda que no quiero que quede en el aire es el momento de poner las cartas sobre la mesa. Yo creía en un principio que está formación estaba hecha a base de músicos de sesión reclutados para la ocasión, pero investigando me he dado cuenta que no son tal cosa, que era una formación con todas las de la ley. Si nos remitimos a acontecimientos, hubo foto oficial de ellos con el anagrama del grupo. Con esta banda el grupo salió de un atolladero. ¿Nos puedes contar la historia de esta formación, Willy?

WILLY ESPEJO: Teníamos varios conciertos importantes y no teníamos formación alguna. Franklin tenía unos amigos con un grupo, los cuales no tenían ni vocalista ni bajista, cosa que él pensó que nos iría bien. Probamos con esa formación y no fue tan bien como nosotros esperábamos, procedimos a disolverla. Eso fue todo y así fue la cosa.

ktulu_2015_600x270

Las tensiones en el seno de la formación parece que se  acumularon muy rápido, produciéndose la ruptura de la misma. De la escisión del grupo, a veces, han  surgido otras bandas, como ha sido el caso. Ahora os podemos seguir con Mantheum, donde estáis trabajando duro. ¿Algo que decir de este breve tiempo en la banda, Txus?

JESÚS (TXUS) GORDILLO: En lo musical, los meses que estuvimos en Ktulu tuvimos la oportunidad de tocar en festivales como Viña Rock y la primera edición del Rock Fest Barcelona, como músico esas experiencias son las que te llevas para siempre, eso es una maravilla. En lo personal, como todo en esta vida, hubo buenos y no tan buenos momentos, mejor quedarse con los buenos que fueron muchos. Fue un placer compartir ensayos,  viajes y escenarios con los que formábamos la banda, y los profesionales que nos acompañaban, que no eran pocos.

Después de la marcha de los componentes del “Makinal”, fue Franklin el artífice de formar esta banda. Era una formación que prometía mucho y no hubo casi tiempo para demostrar lo que valía.  Tengo entendido que eran amigos tuyos de oficio, que sacaron al grupo de varios compromisos que tenían firmados. No se podía echar atrás. ¿Cómo fue el proceso, Franklin?

FRANCISCO JOSÉ  (FRANKLIN) MÁRMOL: Que se rompiera la formación de “Makinal”,  como sucedió, fue uno de esos “palacos” que te pasan en la vida, difícil de olvidar.  Fue una putada para mí, dejar de trabajar con David Roig, Blai y Jess Rods.  No pretendo menospreciar a nadie por supuesto. Aparte de amigos, unas bestias trabajando. Ese nivel de trabajo, equipo y amistad, fue muy especial para mí, y de esa época guardo unos recuerdos geniales. También es de agradecerles  lo que te nutres como persona y como músico estando al lado de ellos. En efecto, hubo compromisos que debíamos cumplir y a otros  que no llegamos a tiempo  por estar incompleta la banda.

A pesar de aconsejar que deberíamos hacer un parón y con calma armar la banda, no se hizo así.   La verdad es que tuve mucho que ver con todos estos cambios de personal, pero no porque decidiera yo el prescindir de ellos, sino porque eran contactos míos.  Algunos son colegas de bandas amigas de toda la vida y, aparte, con alguno de ellos había hecho algún proyecto anterior. Es de agradecer la ayuda recibida por todos los que nos echaron un cable como, Asier Badiola,  Jesús Gordillo, Emilio (FL) Fernández, Paco Y, Paco Martínez, Jon Badi, y David Zapa. En esta última etapa también agradecer que nos estuviera ayudando,  Eimel Trejo, (Peter y Raúl que ya formaron parte de Ktulu con anterioridad) y Riky Mena. Casi nada. Para acabar decir que fue un placer trabajar con todos y cada uno de ellos… sin duda, buena gente.

Emilio Fernández entró sustituyendo al gran David Roig, cuyo abandono de la banda fue muy triste, pues llevaba prestando sus servicios al grupo diez años. ¿Qué puedes contarnos de tu unión al grupo, Emilio?

EMILIO (FL) FERNÁNDEZ: Poca cosa. Que flipé mucho cuando me dieron la noticia de poder entrar en Ktulu junto con Txus Gordillo y Paco Martínez, mis 2 compañeros en otro grupo que teníamos que se llamaba Decapited. En general disfruté de todos los ensayos y directos que hicimos, tanto los festivales Rock Fest y Viña Rock como los otros en salas de conciertos. No entendí nada cuando la unión se fue a la mierda, de un día para otro. Solo eso.

Pako Martínez encajó en la banda muy rápido y se aprendió las canciones en poquísimo tiempo. Es un batería digno de admirar y supo adaptarse en el mosaico a la perfección. He de reconocer que pudo dar más de sí, pero ocurrieron ciertas cosas que pudieron con Ktulu y no llegaron al medio año de permanencia. Una auténtica pena, musicalmente hablando es un tipo 10. ¿En qué espacio de tiempo te aprendiste todo?

PAKO MARTÍNEZ: Cuando entré en la banda sabía que tenía poco tiempo disponible para aprender las canciones que formarían el repertorio. Además de esto, por motivos profesionales y familiares tampoco disponía de demasiado tiempo. Fue un trabajo a contrarreloj. Con cada tema estaba una semana. Aunque no salían bien desde un principio poco a poco fui mejorando. Yo intentaba basarme en las baterías originales de Miguel y Blai. Y te aseguro que no es nada fácil. El proceso de aprendizaje y perfeccionamiento duró los seis meses que estuve en la banda. Medio año muy intenso para mí en todos los sentidos. Musicalmente, fueron inolvidables, aunque no pude disfrutarlo al 100% por motivos personales.

- LA REUNIÓN (EL REENCUENTRO):

Aunque las comparaciones son odiosas, esto parece Guns and Roses a la española, con la diferencia de que los de Axl son estrellas mediáticas. No hubo ninguna formación 100% original, todas eran mezclas de otras. Desde que se fueron Mons y Pablo no han parado de haber cambios, no hay compromiso ni por la música ni por el público, no dejan de entrar y salir componentes, van a entrar en el Libro Guinness de los Récords por número de formaciones. Se puede entender que es difícil este mundo musical, pero que no sepas en cada concierto qué te vas a encontrar, no. ¿No crees que sería mejor ya enterrar el cadáver ahora que es “El Reencuentro” y usar esta película como final de una era, Raúl?

RAÚL DEL ALBA: Soy “ktulero” desde los inicios, me encantaban. Ahora mismo te puedo decir que lo mejor sería enterrarlo todo y dejar el largometraje documental como un bonito cadáver. Que cada uno se lleve el recuerdo de lo que fue dentro suyo, aunque sea con toda la pena del mundo y nos duela más que nada. No hay más que añadir, pero la vida continuará por mucho que no queramos.

Han pasado muchos años desde que vimos a Lara por vez primera en el grupo, sustituyendo a Pablo. Fue un honor poder disfrutar de su presencia en ese entrañable concierto, fue algo tremendamente emotivo recordar nuestra juventud en “El Reencuentro”. Desde que dejó la banda solamente le vimos entre el 2008 y 2012 en Cyan, con un estilo de música muy diferente. No ha parado de deleitarnos sea de la manera que sea. ¿Puedes explicarnos cómo viviste tu regreso a los sonidos más duros, Toni?

TONI LARA: Es algo que nunca me hubiese imaginado que pudiera suceder, el volverme a subir al escenario con unas personas tan enormes y con las que he compartido momentos inolvidables, que se quedarán conmigo en mis recuerdos. Después de tantos años, fue un concierto muy emotivo. Además, estuvimos casi todas las formaciones que hemos ido tejiendo la larga historia de Ktulu. Aparte estaban esos fans y amigos que se desplazaron desde la otra punta del país para estar este día con nosotros, gente que hacía muchos años que no veía, fue algo brutal. Estaba en el escenario, una parte de mí me decía “chaval estás más oxidado que el Titanic”, ya que llevaba cinco años sin tocar nada de nada. La otra parte me decía que disfrutara al máximo, que eso pasará a la historia, tanto en lo musical como en lo acontecido. No me paraban de venir flashes y recuerdos mientras tocábamos los temas.

Parece muy raro que Pedro Caparrós no participa en este show de reencuentro, cuando fue pieza clave en los momentos difíciles. Él le sacó las castañas del fuego a KTULU en el 2000 y sustituyo a Mons tras la famosa desbandada. Podemos entender que “Balas” no estuviera en ese concierto porque vive en México, pero Pedro está viviendo a un par de horas en avión, en Londres. ¿Qué motivó que no participaras en “El Reencuentro”, Pedro?

PEDRO CAPARRÓS: No quiero entrar en polémicas, pero es que no hay mucho que decir tampoco. Simplemente, no participé porque tocaba aquí, en Londres, la misma semana con mi proyecto L’Anima, de cabeza de cartel en un festival progresivo, eso es lo que más me importa en estos momentos, no podía partirme en dos. Yo desde que me marché no he vuelto a estar en contacto con nadie, excepto con Jorge, por Facebook, de muy buen rollo.

“El Reencuentro” fue un gran concierto que pasará a la antología musical de nuestro país. Ese día estará marcado en el calendario de más de uno, no pasó desapercibido el evento. Podemos discrepar cada uno de algo pero, sin duda, si tenemos que calificarlo con nota, sería alta. Después de tanto tiempo del concierto, lo más extraño es que no haya una foto en calidad decente con todos los miembros que participaron. ¿Nadie se le ocurrió ese detalle?

ÁLEX DEL POZO: Pues ciertamente no cayó nadie. Aunque odio las fotos de grupo de sesión, el postureo típico que pasara a la antología visual. Prefiero las fotos de directo individuales y de puesta en escena, así sería posible escoger y recortar fotos de todos los que participamos y añadir al pie el nombre de cada uno. Eso, para mí, sería  por ejemplo un buen recuerdo. Hay material fotográfico suficiente para hacer un pequeño libreto.

Los expertos en marketing dicen que cada veinte años se repiten los patrones culturales, estamos a punto de llegar a esa cifra. El público que en la época del disco homónimo tenían entre 20/25 años ahora estamos llegando a los 40/45 años, más o menos,  pero continuamos teniendo a KTULU como banda de referencia. Recordando aquella época que empezaron a cambiar de formación, a la cual pertenece Jordi Navarro, se me hacía inevitable preguntarle: ¿Observaste la presencia de varias generaciones en el concierto?

JORDI NAVARRO: Pues la verdad es que gente joven, veinteañeros, no vimos muchos. Yo descubrí a Ktulu con unos quince años y fue brutal la experiencia. Es una pena que las nuevas generaciones se pierdan una banda como esta. Esperemos que sea cierto lo que dicen los expertos y que ahora venga un nuevo ciclo.

Después de la desbandada de Blai, Jess y David, allá por noviembre del 2013, tras la publicación de “Makinal”, no esperábamos ver a Blai tan pronto de regreso. Recordemos que es el segundo batería más longevo y eso no se puede obviar al respetable. Fue un tremendo placer verle de nuevo, aunque fuera únicamente para un concierto conmemorativo y una noche que pasará a la historia, pues no se volverá a repetir está estampa, al menos de momento. ¿Recuerdas, Blai, el recibimiento tanto de público como de los componentes?

BLAI: No fue una desbandada, fue otra cosa. Estábamos trabajando material nuevo y ya habíamos acabado la gira de “Makinal”, que había salido hacía casi dos años. Sobre “El Reencuentro”, muy bien, la verdad, todo salió muy fluido. Tocar con algunos buenos amigos y ver a otros tantos, nunca puede estar mal. La gente se lo pasó en grande por lo que me dijo. Alguna vez nos juntamos varios, para pegarnos un buffet libre y recordar anécdotas, lo que esta vez, encima, pudimos tocar juntos. Muy buen recuerdo para una noche de puta madre, que encima pasará a la historia.

“El Reencuentro” se llevó a cabo el pasado 21 de enero del 2017. Para los fans de la banda fue todo un acontecimiento, vimos caras que hacía muchos años no veíamos. Es algo que pasará a la historia de la música en España. ¿Nos cuentas algo de ese día desde la perspectiva que da el tiempo, David?

DAVID ROIG: Antes de contestar esta pregunta me gustaría hacer un inciso y aprovechar la ocasión para explicar que durante la gira de “Makinal” se tomaron decisiones en el grupo con las cuales ni yo, ni algunos de mis compañeros estábamos de acuerdo, se intentaron solucionar las cosas pero ya era tarde, se había traspasado el límite. En ese momento me di cuenta que yo ya no formaba parte del “grupo” ni quería seguir formando. Mi opinión de lo que es un grupo era y sigue siendo opuesta a la que se estaba imponiendo,  así que como tampoco podía hacer otra cosa me fui por la puerta de atrás y sin hacer ruido. No fue una decisión fácil de tomar después de casi diez años, pero, por los motivos que sea, las cosas habían cambiado mucho… ¡Demasiado!

Dicho esto, cuando me llamó Jorge para proponerme participar en “El Reencuentro”, mi primera respuesta fue el NO, la segunda también fue NO. Él siguió insistiendo y uno de sus argumentos fue que si no participaba con el tiempo me arrepentiría. Desde luego que dio en el clavo. Al final, entre él y todos los compañeros con los que coincidí en Ktulu, me convencieron para hacerlo. A día de hoy solo puedo agradecerle que no se diera por vencido después del segundo NO. Ya que mi salida del grupo me dejó un sabor muy amargo, para mí este concierto fue la mejor manera posible de cerrar una etapa importantísima de mi vida. El volver a coincidir con todos mis ex compañeros de grupo, todos los miembros de las demás formaciones, toda la gente que se juntó en la Sala Salamandra, todos los amigos y familiares que estuvieron allí…. Realmente fue algo único, había un ambiente muy especial, entre los músicos había nervios, pero al final todo salió rodado. Disfruté muchísimo viendo tocar a todas las formaciones y por supuesto tocando de nuevo con mi gente. Una noche memorable como pocas.

Al final del concierto hubo abrazos entre los músicos, palabras de agradecimiento  y la  ovación de gala de un público que disfrutó al máximo de la velada, por haber disfrutado, entre otras cosas, del regreso de la formación original. Sin duda fue una noche especial y repleta de sensaciones encontradas. Pero como se suele decir: “Ni están todos los que son ni son todos los que están”, pues el grupo hasta el día de hoy tiene más de veinte miembros a sus espaldas, contando tanto los que han grabado disco como los que han sido miembros de conciertos. ¿A quién echaste de menos sobre el escenario, Zouak?

ADRIEN (ZOUAK) FAURE: Por supuesto, a Raúl Bastida, sin lugar a dudas. Gran guitarrista y amigo personal. También me hubiese gustado hacer algún concierto con Arturo Villa (guitarrista responsable de la composición de gran parte del “Show Canibal”), pero eso no está en mis manos. Pero referente a la pregunta, a Raúl te vuelvo a repetir.

Como bien sabemos todos, con motivo de grabar una película documental, se juntaron casi todos los ex miembros de KTULU en “El Reencuentro”. Todos los que superamos los cuarenta años hemos conocido todas las formaciones y seguramente algunas se nos escapa de la memoria. Aunque no estuvieron todos los que hubiéramos deseado. Yo al menos te eche en falta a Bastida, pues es parte de la vuelta al estudio en el 2008 con “Show Caníbal”, tras un largo silencio discográfico. ¿Puedes darnos a conocer el motivo de tu ausencia, Raúl?

RAÚL BASTIDA: Me enteré de este concierto porque un amigo me envió una foto del póster que había visto en Barcelona. No sé, supongo que pensaron que al vivir en Berlín se me haría difícil participar en este evento. A pesar de esto todavía mantengo comunicación con algunos de ellos y estoy al día de todo. Siempre recordaré mi paso por Ktulu como una época que disfruté y aprendí un montón.

Set-list_elReencuentro_ktulu

La lista de canciones estaba compuesta por una macedonia de épocas. Hasta la mitad del concierto, más o menos, básicamente eran canciones que pertenecían a otras épocas que no era de esas formaciones y aun así se defendió muy bien. ¿Cómo seleccionasteis los temas, Pedro?

PEDRO (PETER) SÁNCHEZ: Pues, sinceramente,  no tengo ni idea de cómo se seleccionaron los temas. Todo “El Reencuentro” venía organizado por Jorge y la primera formación, así que supongo que entre ellos organizarían el repertorio. A mí ya me pareció bien, me hubiese gustado tocar muchos más temas, pero así fue la cosa… Dicen que lo bueno si es breve es dos veces bueno. Nunca lo he entendido… Y como comentas, se defendió bien porque los músicos que estábamos en el escenario no lo sabemos hacer de otra manera. Habíamos hecho los deberes previos y fuimos al escenario a disfrutar. Así lo hicimos. Fue un encuentro especial en muchos sentidos para todos.

Jess es el único superviviente de los dos guitarristas que grabaron “Makinal”, pues hace ya tiempo David Roig dejó su puesto vacante. Han pasado varios componentes por la otra guitarra y eso debe ser un problema de adaptación para él. Parecen mercenarios, no sé cómo explicarlo mejor. ¿Es duro para ti, Jess, sincronizarte con otro o es un trabajo que con ensayos. ¿Rápidamente se recogen los frutos?

JESS RODZ: Bueno, de hecho, David y yo dejamos el grupo a la vez. Hemos ido trabajando en otros proyectos, pero no volvimos a formar parte del grupo de manera oficial. Fue a partir de “El Reencuentro” que Willy me propuso hacer unas fechas pendientes y lo pude compaginar, nada más que eso. Pero volviendo a la pregunta, sí que no es lo mismo tener una banda estable que músicos de reemplazo, la cohesión es fundamental en una banda, eso no se consigue con tanto ir y venir de músicos por muy buenos que sean. Pero también hay que entender que el grado de exigencia y la rentabilidad no están nada equiparados, aun siendo una banda de primer nivel, con el paso del tiempo se produce un desgaste para los miembros.

Franklin es el fiel escudero de Willy, no puedo definirlo mejor. Desde que entró en la banda ha vivido más de una formación y tiene que ser un lío para él acoplarse a otros compañeros de viaje. Cada persona tiene un sonido, debe haber un periodo de adaptación… ¿Los cambios de músicos hacen que la banda cambie en algún sentido o los miembros que entran son “operarios” eficaces del sonido Ktulu?

FRANCISCO JOSE  (FRANKLIN) MÁRMOL: Si me permites, y sin acritud, no me gusta el término con el que me intentas definir. Para nada me he considerado y me considero su escudero. Cierto es que él, como fundador, y como único componente desde sus inicios,  ha sido quien ha tomado las decisiones finales y la dirección que tomaba la banda desde que yo entré a formar parte de ella. Creo que por esas decisiones (para mí equivocadas en muchos aspectos) y la postura adoptada para tratarlas, provocan que la banda se encuentre en la situación en la que se encuentra. Han pasado casi treinta excelentes músicos por Ktulu, y eso creo que no es nada normal en un grupo. Igual hasta se ha batido un récord. Si solo existe un denominador común,  creo que algo debe fallar.

Yo entré a formar parte de Ktulu a mediados de abril del 2011, para afrontar la gira de “Visión En La Casa Del Caníbal”. En estos seis años pasados me he limitado a ocupar un puesto y a defenderlo como mejor he sabido. El listón lo dejaron altísimo los anteriores bajistas y para mí ha sido un honor y un reto defender sus temas en directo. Como bien dices en tu pregunta, he vivido unos cuantos cambios de formación (muchos más de los que me hubiese gustado). Particularmente, yo no habría hecho ninguno. No me ha supuesto gran esfuerzo adaptarme a la forma de tocar de los miembros que han pasado por la banda desde que yo entré a formar parte de ella. Todos, sin excepción,  grandes músicos, amigos y excelentes personas. Cierto es que más de una lágrima se me cayó por el camino al dejar de trabajar con ellos.

Creo que todos los que hemos pasado por Ktulu, desde que estoy yo, nos hemos ido adaptando a las peticiones de Willy. Hablo por mí cuando digo que algunas de sus decisiones no las he compartido ni las entenderé. Simplemente las acaté por la sencilla razón de que en un trabajo que te es remunerado no siempre te tiene que gustar lo que se tiene que hacer, la necesidad te obliga en muchas ocasiones. La vida del músico metalero es complicada. Pienso que si Ktulu fuese de otro país y hubiese tenido una mejor dirección, todo hubiese sido más sencillo y  mucho más reconocido.

Ktulu_2017

Iba a basar este reportaje solo en los miembros que han grabado trabajos discográficos, pero veo injusto dejar fuera a Ricky Mena, así que romperé con la tónica de la entrevista para que esté en ella. Recordemos que es el último batería hasta el momento y nadie puede poner en duda su maestría. Su puesto, oficialmente, ha sido ocupado un par de veces anteriormente, ya que Carlos (Balas) Balasategui no llegó a grabar profesionalmente y apareció únicamente en una maqueta. Debo reconocer que se hicieron cortas tus dos canciones. Yo antes de entrar al recinto creía que la historia sería cronológica desde los actuales en ese momento hasta la formación legendaria, pero lamentablemente no se produjo así. ¿No hubiera sido más justo que ese par de canciones hubieran sido de cosecha propia?

RIKY MENA: A mí, personalmente, me hubiera gustado grabar mis/nuestros propios temas en el tiempo que he estado. En mi trayectoria con la banda, los diferentes miembros que han pasado durante estos tres últimos años hemos insistido, aportado y apoyado ideas, nuevas o que ya existían, pero que no han visto la luz. Por desgracia, mi palabra, como la de otros componentes, ha tenido muy poco valor. Ktulu es uno. Mi trabajo ha estado limitado a tocar antiguos temas, siendo consciente del potencial que teníamos. Igualmente, el haber tocado temas que en cierta forma han marcado parte de mi infancia, haber formado parte de la historia de Ktulu, y estar codeándome con grandes músicos, me hace sentir muy orgulloso.

- TRACA FINAL:

Gracias por todo vuestro tiempo dedicado a esta entrevista. Nada más por mí parte, si queréis obsequiarnos con unas palabras más aquí os dejo vuestra oportunidad para hacerlo.

RAÚL DEL ALBA: Simplemente, ¡PURA VIDA!

TONI LARA: Ktulu ha sido algo muy especial en mi vida, no olvidaré mientras viva mi tiempo con ellos. Este grupo me ha dejado mucha marca, en todos los sentidos. He conocido gente que nunca voy a olvidar, que siempre van a tener un trocito de mí.
¿Qué puedo decir más? Que estoy agradecidísimo de que contarán conmigo para algo tan especial como fue “El Reencuentro”.

PEDRO CAPARRÓS: Fue una estupenda etapa con gente de calidad donde las haya y muchas risas, pero seria cuando lo requería el momento, así es como lo recuerdo y les agradezco a todos: Raúl, Jorge, Willy, Miguel, Lara y Álex, la fantástica experiencia.

ÁLEX DEL POZO: Gracias por el trabajo que estás haciendo de investigación y abrazos con respeto a todos los que son o fueron tripulantes de esa pedazo de nave llamada Ktulu.

JORDI NAVARRO: Muchas gracias a todos los miembros de Ktulu que han pasado por la banda, tanto antes como después, en especial a mis colegas Jorge (Sanz) Cabrera y Toni Lara, con los cuales aún mantengo contacto a día de hoy.

SONIA ISIDRO: Espero haya cumplido todas tus expectativas, si las tenías conmigo. Lo dicho, encantada de contestar a la entrevista. Con la excusa me he estado escuchando el tema que hacía años que no lo escuchaba y sí que mola. Mucha suerte a la banda en el futuro, que sigan en la lucha diaria.

BLAI: Un saludo a todos los que han leído la entrevista y a todos que pasaron por el grupo en cualquiera de sus épocas.

DAVID ROIG: Muchas gracias a Ktulu por darme la oportunidad de formar parte de esto. A todas las formaciones anteriores por dejar ese magnífico legado que he disfrutado muchísimo, primero como fan y después como músico. A todos los compañeros con los que he tenido la suerte de compartir tantos y tan grandes momentos, a toda la buena gente con la que me he ido cruzando durante estos años. A todos los fans y amigos, por supuesto, a todo el mundo que ha apoyado a Ktulu de una manera u otra. ¡MUCHAS GRACIAS! Y también muchas gracias a ti, por este pedazo de entrevista.

ADRIEN (ZOUAK) FAURE: Gracias por la entrevista que me has hecho. Proyectos como este son los que ayudan a mantener vivo el metal en este país.

RAÚL BASTIDA: Me gustaría agradecer a mis compañeros de banda todo el esfuerzo y a los componentes que estuvieron antes que nosotros, porque sin su esfuerzo nada de esto hubiese sido posible.

PEDRO (PETER) SÁNCHEZ: Pues mira, te agradezco la vía de comunicación que dejas abierta y que voy a aprovechar para saludar a todos los que han venido, muchas veces haciendo una cantidad de kilómetros importante, a alguno de los conciertos de Ktulu y han podido disfrutar de lo que es la música metal en directo, ya que con su presencia me ha sido posible disfrutar de unos de los momento más significativos y relevantes de mi vida. Espero haber dado lo mismo que he recibido. También a todas las bandas con las que hemos compartido escenario. A todos aquellos grupos que nos mandaron sus versiones para el capítulo de extras del DVD  “Visión En La Casa Del Caníbal”. Un gran abrazo para mis compañeros de tablas, técnicos incluidos, en las diferentes ocasiones en las que he pasado por el grupo, de todos ellos he aprendido y con todos ellos he disfrutado, eso rellena mi currículum. Abrazos para Miguel Torment, que además de un gran fan de la banda, es un gran amigo. Para acabar, agradecer a todos los músicos (y también al cantante) que antes o después han desfilado por Ktulu, el haber mantenido viva la banda, ya que, para bien o para mal, me ha permitido cumplir el sueño de todo fan que se precie, que es el poder tocar con su banda preferida.

JESS RODZ: Como últimas palabras, me gustaría agradecer la oportunidad que ha sido formar parte de Ktulu y participar de este legado colectivo, lleno de pasión cargada de buena música. Quiero agradecer a todos los compañeros que han compartido conmigo el escenario, el local de ensayo, el estudio de grabación, a los que han compuesto esas grandes canciones que he disfrutado interpretando, a los técnicos , managers, roadies, conductores, fans, público, promotores, etc… que han hecho posible todo esto. Sin el esfuerzo de todos Ktulu no habría existido ni dejado la extensa obra que quedara para siempre.

FRANCISCO JOSÉ (FRANKLIN) MÁRMOL: Para concluir esta entrevista, en primer lugar agradecerte que me la hayas hecho. Diciendo también que esta opinión es personal y puede que alguna persona no esté de acuerdo o no la comparta. Simplemente está basada en mi forma de ver lo acontecido en mi etapa con Ktulu. En seis años que pasé en la banda, me dio tiempo a recopilar muchos buenos momentos y otros muchos no tan buenos. Me quedo con todo lo bueno, que es  difícil cuantificar. Con los aciertos y los errores por parte de uno mismo también. Teniendo el deber de agradecer el haber  tenido la oportunidad de pertenecer y formar parte en la historia de esta gran banda. Agradeciendo sobre todo a los músicos haber tenido la oportunidad de haber  compartido escenario con ellos y agradecer también  a los que no tuve el placer de disfrutar con ellos de la misma forma. Posteriormente, tuve la oportunidad de conocerlos un poco más en “El Reencuentro”, demostrándome ser unos tíos geniales. ¡Gracias a todos!

JESÚS (TXUS) GORDILLO: Solo dar las gracias a todos los seguidores de la banda que desde el minuto cero nos apoyaron. También a todos los profesionales con los que trabajamos: técnicos de sonido, de instrumentos, los conductores, etc… ¡Gracias a todos!

PACO MARTÍNEZ: Gracias a todos los que me apoyaron y pusieron de su parte para hacer posible un sueño.

EMILIO (FL) FERNÁNDEZ: Es un placer hacer mi pequeña aportación a esta entrevista.

RIKY MENA: Muchas gracias por la entrevista y un saludo grande.

Y hasta aquí la cuarta entrega de esta serie. En mi opinión personal, lo mejor sería que la carrera del grupo acabé en “El Reencuentro”. Sería un bonito final: acabar siendo lo que son, una leyenda. No sabemos que le deparará el futuro a KTULU, ya que son impredecibles desde el segundo cero. Por mí parte, solo me queda despedir esta entrevista en cuatro entregas agradeciendo a Willy Espejo (ÚNICO MIEMBRO IRREMPLANZABLE), Pablo Ballesta, Javier (Jabato) Durán, Carlos (Balas) Balastegui, Jorge (Cabrera) Sanz,  David (Mons) Montes, Miguel Suesta, José (Pepe) Miguel Muñoz López, Pedro Caparrós, Raúl Del Alba, Toni Lara, Alex del Pozo, David Saavedra, Arturo Villa, Blai, David Roig, Adrien (Zouak) Faure, Raúl Bastida, Pedro (Peter) Sánchez, Jordi (Bufal) Martí, Abraham Creus,  Francisco (Franklin) Jose Mármol Ruiz-Ruano, Jess Rodz, Jesús (Txus) Gordillo, Paco “Y”, Emilio (FL) Fernández, Paco Martínez, Asier Badiola, Riky Mena, Eímel Trejo, etc…  Ellos son la familia KTULU, los miembros que han pasado por el grupo,  antes o después,  seguramente se quedan algunos en el tintero, pues hay más miembros que se han quedado sin poner, simplemente porque llenaría una hoja mencionando a los que han aportado algo… Gracias a productores, ingenieros de sonido, management, seguidores, etc… Es imposible que aparezcan todos en la entrevista y solamente me he basado en los más importantes. Siento no tener más espacio, pero sería una entrevista interminable, con lo cual mi más sincero agradecimiento a los participantes.

- DISCOGRAFÍA:

Involución (1991)
Orden Genético (1994)
Confrontación (1997)
El Latido del Miedo (1998)
Ktulu (1999)
2078” (2000)
Show Caníbal (2008)
Linkslaved (Single 2009)
Visión en La Casa Del Caníbal (2011)
Makinal (2012)

Autor: José Luis Pérez Redondo