0
Publicado el 30/04/2010 por metalcry

ORPHANED LAND - SALAMANDRA 1, HOSPITALET (BARCELONA) - 29/04/2010

En Metalcry, cerrábamos el mes de Abril por todo lo alto, nada más y nada menos que cubriendo la gira nacional de los israelitas ORPHANED LAND, una cita sin precedentes, ya que por vez primera se presentaban como cabezas de cartel en territorio español.

 

Los dos guitarristas, Yossi Sassi Sa’aron y Matti Svatizky

 

La primera ciudad en acogerles fue Hospitalet de Llobregat, la grande de las Salamandras abriría las puertas y se dipondría, una vez más, a formar parte de la historia del heavy metal. El sonido excelente, como de costumbre; el público, llenando la sala mucho más de lo que me esperaba al tratarse de un jueves; la iluminación seria y sobre las tablas una banda compacta, entregada y ataviada con los ropajes tradicionales de su tierra natal.

Kobi Farri y el bajista Uri Zelha moviendo la melena

 

Como podéis imaginar, resulta más que curioso ver a un cantante descalzo y engalanado, orgullosamente, con su túnica blanca y advirtiéndonos de que no debemos temer por esa estética, afanándose por aclarar de que no es Jesucristo. La verdad es que Kobi Farri es un gran tipo, simpático como pocos, uno de esos frontmans que casa a la primera con el respetable y hace del show una velada inolvidable. Si además de simpático resulta ser un gran cantante, mejor que mejor. Sus potentes registros guturales se contraponen perfectamente a los melódicos, dotando a cada tema de originalidad y personalidad propia.

Kobi Farri a punto de entrar en trance

 

Si a esas sonoridades, death-metaleras, le sumamos la raíz tradicional israelita, podemos observar como el espectáculo que se está desarrollando ante nuestros sentidos adquiere un aire único, es la esencia ORPHANED LAND. Algo que lleva a cada uno de nosotros a mover los pies inconscientemente, casi por arte de magia. Cada repicar de percusión, cada nota de bouzouki o de chumbush activa en nuestro cerebro la glándula del buen rollo, resultando ser el mejor antídoto contra la tristeza o el mal humor, sin duda alguna.

 Matti Svatizky, aprovechando los problemas técnicos para fumar un cigarro

 

Así trascurrirían las dos horas largas de concierto, lo que se ha denominado como “Heavy-Metal-Islamita”, caló hondo en los corazones de los que allí permanecimos, boquiabiertos, por que no decirlo, ante el escenario. La descarga de esta sensacional formación, en la que destacaría por encima de todo, el gran solo de batería de Matan Shmuely, el cual mezcló, danza del vientre, panderetas (Tar) y tambores (Thal) con su instrumento, resultó una grata sorpresa para quien no había tenido el placer de ver a la banda con anterioridad.

 Matan Shmuely, se arremangaba la túnica para poder tocar

 

La fusión entre metal extremo, metal progresivo e instrumentos tradicionales israelíes, deriva en éxito, así puedo atestiguarlo tras lo vivido en Salamandra 1. El único pero radica en el hecho de que todos estos instrumentos folklóricos fueron lanzados des de la mesa de sonido, cosa que empobrece la naturalidad del sonido y quita credibilidad al “directo”. También echamos en falta la guapa corista Shlomit Levi pero a parte de eso, como habréis podido leer, el paso de ORPHANED LAND por Hospitalet se caracterizó más por sus pros que por sus contras.

 Aquí tenéis el set-list completo del concierto

 

Autor: Iván Allué