0

NIGHTWISH + ALQUIMIA - BARCLAYCARD CENTER, MADRID - 10/09/2016

Escalofríos ante la hermosura

La visita de NIGHTWISH a Madrid en la que era su única fecha española se convirtió poco a poco en uno de los conciertos más esperados para lo fans. Emplazados en el Barclaycard Center (más conocido por la mayoría como Palacio de los Deportes) los fineses llegaban presentando su reciente “Endless Forms Most Beautiful” y con la que, en mi humilde opinión, es la formación más completa, sólida y potente de la banda en su historia. La incorporación de Troy Donockley a los vientos y de la vocalista Floor Jansen le ha dado al grupo un plus innegable. Había ganas de verles y la aglomeración de fans a las puertas del recinto lo hacía evidente. 

alquimia_madrid2016_10Pero antes de disfrutar de Tuomas HolopainenMarco Hietala y compañía, tocaba presenciar la actuación de nuestros ALQUIMIA, la banda fundada por Alberto Rionda tras la disolución de AVALANCH, que fue la elegida para calentar el ambiente. Muchas palabras se han dicho sobre esta elección y creo que esta crónica no es el lugar más apropiado para discutir sobre la polémica creada por ello, baste decir que me parece una decisión magnífica para este show. Así pues, ALQUIMIA saltaron al escenario ante un volumen de público bastante notable dispuestos a dejar la mejor impresión posible.

Arrancaron su concierto con “Vulnerable”, de su último lanzamiento hasta la fecha, y con mucha energía, mostrándonos a un Israel Ramos muy activo, al igual que Rubén Lanuzo, que se esforzaron por cubrir todo el escenario y dar el mejor espectáculo posible. La banda estaba bien plantada en el escenario y arrancaron con muy buen pie, dejando una interpretación realmente buena, a la que solo pudo lastrarle un sonido que no terminó de ser todo lo bueno que cabría esperar (aunque cabe señalas que la percepción del mismo cambia mucho en función de dónde estés situado en el recinto). “Dama Oscura” fue la segunda elección de la banda para esta ocasión tan especial y lo cierto es que fue un tema bastante bien recibido entre el público.

alquimia_madrid2016_2Sin embargo la estrella de su actuación fue sin duda “Xana”, un tema original de AVALANCH que siempre ha estado entre los favoritos del público y que Alberto Rionda y los suyos eligieron con mucho acierto. Las voces del público se alzaron para recordar uno de los himnos de la que fue una vez una de las bandas más queridas y respetadas de la escena. Finalizado el tema hubo voces que pidieron algún que otro clásico más, pero la banda (en una decisión con personalidad y que me gustó mucho), continuó con su trabajo como ALQUIMIA presentando “Divina Providencia”, uno de los temas más celebrados de su primer disco y que, personalmente, es uno de mis favoritos de la formación. El broche final a su corta actuación lo pusieron con “Sacrificio”, sin duda uno de los cortes más potentes de esta formación y una elección magnífica para cerrar el show y dejar al público con ganas de más. Corto pero intenso, ALQUIMIA dejaron claro que son una de las potencias de nuestra escena.

Tras la espera de rigor para el acondicionamiento del escenario, finalmente llegó el momento de disfrutar de NIGHTWISH, que saltaron al escenario pletóricos de energía con “Shudder Before The Beautiful”, tema que abre su último disco y que fue recibido con entusiasmo por un recinto que presentaba una entrada mucho más que saludable (aunque aún lejos del Sold Out). NIGHTWISH son una de las bandas más potentes de la escena y lo dejaron claro con “Yours Is An Empty Hope”, un tema plagado de riffs potentes y melodías pegadizas en las que Floor comenzó a dejar claro que es, posiblemente, la mejor vocalista femenina de la escena hoy en día. Su estado de forma vocal es envidiable y su versatilidad la convierten en la cantante perfecta para una banda que pasa de la energía y fuerza más salvajes a momentos profundamente melódicos, sinfónicos y delicados.

nightwish_madrid2016_9

Sin lugar a dudas Marco Hietala y Emppu Vuorinen fueron los miembros más activos de la banda, moviéndose constantemente y afanándose en las conocidas poses que por muchas veces que las hayamos visto siguen gustando al público. Floor ejerció de frontwoman con menos carreras sobre el escenario pero con una presencia sobrecogedora, y no por su embergadura (con tacones roza el metro noventa) sino porque tiene una cualidad que solo disfrutan algunos elegidos, y una capacidad innata para ser el centro de atención sobre un escenario y, solo con algunos gestos y la voz, crear la sensación de que todo gira en torno suyo. La persona que más ejemplificaba esto era el gran Dio. Es algo realmente especial de ver en directo y todo un lujo para cualquier banda poder contar con un frontman (o en este caso, frontwoman) así. Pero eso no quiere decir que Floor no se moviera, porque si que regaló algún que otro “paseo” por las tablas y numerosos “headbangeos”, gestos y detalles que engrandecieron aún más interpretaciones tan bien recibidas como “Blessed Child” o la intensa y celebradísima “Storytime”, posiblemente uno de los temas más queridos de la historia reciente de NIGHTWISH.

nightwish_madrid2016_4La energía fluía por el recinto y todos los asistentes estaban atrapados en una actuación cautivadora, muy bien apoyada por un interesante y cuidado apartado visual, con imágenes que armonizaban con cada uno de los temas. El quinto tema de la noche fue para “My Walden”, que disfrutó de una bonita puesta en escena. Seguidamente la banda nos ofreció el single “Élan”, que debo decir que suena mucho más potente en directo que en estudio. Muy pegadizo y con un estribillo fácil de seguir, el público acompañó a la banda en este animado tema plagado de detalles folk. Entrando en la parte central de la actuación, no hay mejor forma de hacerlo que con un corte potente y directo como “Weak Fantasy” (uno de los más épicos y potentes de su nuevo disco). El corte, con mucho potencial como single, fue un empuje de energía tras “Élan” y la antesala de “7 Days To The Wolves”, que llegaba como representante de su disco “Dark Passion Play”, con una base de riffs potentes y un estribillo en el que Hietala tiene bastante protagonismo, algo muy de agradecer y que aporta variedad. NIGHTWISH han conseguido configurar un sonido y un show visual capaz de cautivar al público y abstraerlo de la realidad, transportándolo a su propio mundo de fantasía. Es una señal más de que los finlandeses están listos para ocupar los primeros puestos en festivales, un espacio que ya va necesitando regeneración.

The Siren” fue, personalmente, el tema que menos me gustó del concierto, junto a “Sleeping Sun”. Creo que ambos temas tienen mejor potencial del que vimos sobre las tablas del Barclaycard Center, especialmente en el apartado instrumental, que me sonó algo blando y plano. Solo la voz de Floor y la nightwish_madrid2016_5garra en las intervenciones de Marco le dieron algún punto extra a estos temas. Por suerte, entre estas dos interpretaciones pudimos disfrutar de una intensa “The Poet And The Pendulum”, de la enérgica “I Want My Tears Back” (muy celebrada y coreada por todos los asistentes), del clásico de la banda “Nemo”, uno de sus temas más aplaudidos y, como guiño a la época más antigua del grupo, la potente “Stargazers”. Quizás suene tópico o incluso rancio, pero he de reconocer que me hubiera gustado mucho más que sustituyeran “Stargazers” por “Wishmaster”, aunque debo reconocer que fue una muy buena interpretación, con una Floor sobresaliente y un gran trabajo en la guitarra de Emppu. Más o menos a estas alturas del concierto hubo algún problema con el sonido y varios altavoces dejaron de sonar durante unos segundos, aunque se solucionó rápido y todo continuó con normalidad.

Pasada la mencionada “Sleeping Sun” sin más pena que gloria, llegamos a la recta final del show con “Ghost Love Score”, que fue una oportunidad inmejorable para que Floor volviese a demostrar su capacidad como vocalista, y “Last Ride Of The Day”, un tema enérgico y muy directo que levantó una vez más el ánimo de toda la sala. Como broche final la banda nos ofreció la épica “The Greatest Show On Earth”, mastodóntica composición que cierra su último trabajo y que fue un broche magnífico para un concierto al que realmente mereció la pena asistir. Esperemos que no tarden mucho en volver.

Autor: David Rodrigo (Coon)