0
Publicado el 9/02/2018 por ivan allué

NI MUERTOS NI DE PARRANDA, ¡METALLICA ESTÁN ON FIRE!

En las últimas horas, parece ser que hablamos más de METALLICA por las anecdóticas versiones que representan en directo (“El Muerto Vivo” de Peret ha levantado algunas ampollas) o por el repertorio escogido, tan poco acertado para algunos, que de lo que en realidad importa: el buen estado de forma en el que se encuentran estos tíos tras casi cuarenta años de trayectoria. Como se suele decir, tirando de anglicismos, ¡METALLICA están on fire!

Con METALLICA las hemos visto de todos colores: Loads, Lulús, St. Angers, cortes de pelo, cambios de look, documentales, películas… pero siempre les hemos dado una oportunidad, porque, creo, se la ganaron con creces en los ochenta, con cuatro ases sobre la mesa que no vamos a nombrar a estas alturas de la película. Superados altibajos y adicciones de tiempos pasados, los de San Francisco publicaban hace un par de años “Hardwired… To Self-Destruct” (2016), su última apuesta de estudio a la par que una nueva excusa para salir a la carretera y pasarse por Madrid y Barcelona en 2018. Temas como “Now That We’re Dead”, “Dream No More”, “Halo On Fire” o “Moth Into Flame”, del décimo plástico, hacían presagiar lo mejor en un futuro venidero: un soplo de aire fresco en la ya dilatada trayectoria de METALLICA. Una clara evolución de la banda que, en el caso de “Moth Into Flame”, les llevó a compartir escenario con nada más y nada menos que Lady Gaga.

Para sorpresa de muchos, yo el primero, en seguida se agotaron los tickets para todas las fechas en territorio nacional; el 03, 05 y 07 de febrero. Había ganas de METALLICA en España, no hay duda, y la mayoría ya tenía su entrada en el cajón desde hacía casi un año, muestra de que los californianos juegan en otra liga. James, Lars, Kirk y Robert habitan una órbita superior, junto a otros pocos privilegiados del panorama metálico internacional. Están en nivel “Dios” y la gente paga lo que sea con tal de poder disfrutarles en directo durante un par de horas. Un concierto del que, saben, difícilmente van a salir decepcionados. Salvo excepciones, todos y todas acaban boquiabiertos con un show de METALLICA, más aún en la actual gira, en que la banda regresa al “modo cuadrilátero”, en el centro de la pista, como ya hiciera en el 96 con el tour de presentación de “Load” (1996), y acompañados de la última tecnología en pantallas e iluminación.

Por desgracia, como decía al principio, tras un concierto de tal envergadura, tenemos la mala costumbre de dar importancia a detalles la mar de irrelevantes, ya sean SCORPIONS o MANOWAR tocando con la bandera española de fondo en Cataluña o METALLICA versionando unos minutos de “El Muerto Vivo” de Peret en Barcelona, y eso, a la postre, es lo que suele tener más repercusión en los medios y redes sociales. Desafortunadamente, eso es así. Por suerte, todavía hay quien disfruta del momento, así como del post-concierto, contagiándose por la pasión y el sentimiento que transmiten cuatro cincuentones sobre un mismo escenario, sin necesidad de incendiar las redes a posteriori, y ajenos a esos pequeños detalles que en ocasiones eclipsan lo que de verdad importa: METALLICA siguen componiendo buenos temas, llenado estadios allá donde pisan, eclipsando a su paso, y dejando el pabellón muy alto. Ni muertos ni de parranda, ¡vivitos y coleando!

Autor: Ivan Allué

Foto de cabecera: Jeff Yeager (metallica.com)