0
Publicado el 26/08/2017 por Pablo Folgueira en Discos, Underground

WESTHIA – TRISTE DESTINO

Desde Asturias llegan WESTHIA, un grupo de Heavy muy influido por los sonidos de los ochenta y los noventa, especialmente de grupos como METALLICA, que nos acaban de presentar su segundo disco, “Triste destino”, con el que continúan la senda marcada en su primer trabajo. El nombre del grupo, que a muchos puede resultarle extraño, hace referencia a la güestia, que es el nombre que recibe en la mitología asturiana la procesión de almas similar a la santa compaña gallega.
El disco presenta diez temas muy contundentes y cargados de potencia que demuestran el buen momento creativo por el que pasa el grupo.
El álbum se abre con “MMVIII”, una breve intro con la que nos van introduciendo en el sonido del grupo a través de unas notas de guitarras que suenan por encima del sonido de la lluvia. Este tema se enlaza con el que da título al disco, que, desde el principio, es muy potente y de mucha velocidad. El ritmo es muy contundente y sirve a la perfección para arropar la crítica letra que canta Roberto. Es una canción que ya nos va dejando claro lo que este grupo quiere hacer.
Seguimos con “Holocausto nuclear”, uno de los temas más conseguidos del disco. Empieza con un riff muy reconocible y muy efectivo, para dar paso a un ritmo contundente y tan rápido como en el caso del tema anterior. Durante toda la canción, pero sobre todo durante sus primeros momentos, el grupo juega muy bien con los cambios de ritmo, y así el resultado final es un tema con un desarrollo muy fluido, pero también sorprendente.
Con un ritmo machacón empieza “El último rey”, una canción que se desarrolla con cierta densidad que contrasta con la velocidad de los temas anteriores. Sin embargo, de nuevo vemos la capacidad para alternar diferentes velocidades en el ritmo que tiene este grupo, dando como resultado una canción muy conseguida.

Westhia

Tierra” arranca con mucha potencia y con un ritmo muy cañero, aunque luego se desarrolla de forma un poco menos rápida de lo que hacía presagiar su arranque. Eso hace que sea una canción que resulta sorprendente casi desde su inicio, por la manera en la que combinan los diferentes ritmos.
Continuamos con “La ira de Satán”, un tema contundente y de mucha velocidad que desde su primer acorde no nos deja un momento de respiro, obligándonos a mover la cabeza casi sin darnos cuenta debido a su potencia. Aunque su temática es un tanto tópica, se trata de una canción muy conseguida, y con un trabajo muy interesante de las guitarras. Además, se incluyen un cambio de ritmo y unas voces guturales en su segunda mitad que enriquecen mucho el tema.
C21H23N05” es una breve y repetitiva intro instrumental que nos introduce en “Ni siquiera un adiós”, una canción rápida y que tiene un riff muy reconocible y que se nos queda en la cabeza rápidamente. Es una canción que se desarrolla con mucha fluidez hasta llegar a un estribillo que contrasta con el resto del desarrollo del tema, haciendo que se pueda observar un contraste muy claro entre las estrofas y el estribillo, que además puede funcionar muy bien en directo.
Con mucha potencia y una crítica actitud hacia la Iglesia se desarrolla “Santa mentira”, otra canción un tanto tópica pero muy efectiva. Las melodías tanto de la voz como de las guitarras son muy reconocibles y están muy bien construidas, de manera que el resultado final es una canción muy fácil de escuchar que dará mucho juego en los conciertos.
El disco termina con “Ivory wave”, una canción que, a pesar de su título, está cantada en castellano. Es un tema de más de nueve minutos en el cual el grupo deja claro todo lo que puede aportar, con melodías muy bien construidas y cambios de ritmo muy logrados. La historia que nos cuenta la canción es muy interesante, pues sería la de una nueva droga, lo que podemos interpretar de diferentes maneras. En la canción se combinan también las voces limpias y las guturales. Después de los seis minutos y medio de duración del tema, el silencio se adueña del corte hasta que a los ocho minutos y cuarenta y cinco segundos se escuchan unas voces grabadas al revés un tanto inquietantes que el grupo se guarda como sorpresa para los que escuchamos el álbum.
Como vemos, WESTHIA han creado un disco muy interesante que da medida de todo lo que son capaces de hacer, de manera que nos los presentan como un grupo muy interesante dentro de la ya muy rica y variada música que se realiza en Asturias y en nuestro país.
Aunque en ocasiones sus temáticas puedan resultar un tanto tópicas y su música un tanto repetitiva, está claro que el grupo ha creado un disco muy interesante y que vale la pena oír.
Hacedme caso y escuchadlo.

Track list:Westhia merchan

1. MMVIII.
2. Triste destino.
3. Holocausto nuclear.
4. El último rey.
5. Tierra.
6. La ira de Satán.
7. C21HN05.
8. Ni siquiera un adiós.
9. Santa mentira.
10. Ivory wave.

WESTHIA son:

Roberto: Voz.
Diego: Guitarra.
Víctor: Guitarra (actualmente está fuera del grupo).
Chus: Bajo.
Jevo: Batería.

Discográfica: Autoproducido.

Puntuación: 8/10

Autor: Pablo Folgueira.


Enlace Relacionado: