0
Publicado el 15/03/2012 por David Rodrigo (Coon) en Albums, Destacados, Discos

UNISONIC - UNISONIC

Posiblemente este sea uno de los lanzamientos más esperados del año y, digo más, posiblemente este sea uno de los lanzamientos más esperados desde que en 1989 viera la luz “Live UK”, el último lanzamiento de Helloween en contar con Kai Hansen y Michael Kiske en la misma formación.

Y es que las expectativas que ha levantado UNISONIC parecen más que justificadas por la sola reunión de estos dos gigantes de la historia de nuestra música, que levantaron juntos un estilo que no tardo en apoderarse de toda Europa. Después de aquello los caminos que siguieron fueron muy diferentes y mientras Kai permanece como un icono e ídolo de masas con Gamma Ray, Kiske parece esforzarse cada vez un poco más por volver a una escena de la que había renegado. Decía un amigo que cuando te pica el gusanillo del metal ya no tienes escapatoria, y parece que desde que colaborase con Tobias Sammet en los primeros Avantasia, Michael ha ido acercándose de nuevo al rock y al metal hasta formar este grupo, una banda que merece el apodo de “supergrupo” por méritos propios. Porque, decía, que la simple reunión de Kai y Kiske es motivo suficiente para levantar la mayor expectación, pero no debemos olvidarnos de la participación de Dennis Ward y Kosta Zafirou, bajista y batería de numerosas formaciones, entre las que podemos destacar periodos en Pink Cream 69 o el que hasta ahora era el único proyecto rockero de Kiske, Place Vendome. Y en último lugar, pero no por ello menos importante, completa la formación el guitarrista Mandy Meyer, ex de Gotthard.

Es evidente que mencionar a Kai Hansen y Michael Kiske en la misma frase nos trae a la memoria, inevitablemente , el sonido que hizo de Helloween uno de los grandes. Pero superada la emoción inicial y prestando atención a quienes forman este grupo, parece que lo más inteligente y acertado es pensar que “Unisonic” tiene muchas más posibilidades de ser un disco de Hard Rock/Heavy Metal con alguna influencia power que una banda que repita el sonido de los míticos “Keeper Of The Seven Keys”.

Y sabiendo todo esto le damos al play y nos topamos con “Unisonic”, tema que ha ejercido de single para este trabajo y que se nos presenta como uno de los cortes más metidos en el power metal del disco, con un estribillo pegadizo y fácil de corear, buscando claramente el favor del público a la hora del directo. Se trata de un tema correcto y entretenido, con una acción instrumental sólida y un Kiske más potente de lo que muchos auguraban, pero lejos de las cotas que todos le recuerdan (algo muy lógico, ya que por aquellas tenía veinte años y ahora está más cerca de los cincuenta…) Hay que asumir que las exhibiciones de aquel entonces son cosas del pasado, y aunque Michael aún nos deja escuchar algún pequeño alarde que otro, su interpretación en este trabajo tiene un enfoque diferente, trabajando mucho más otros aspectos de su voz y de su técnica. Resumiendo, que nadie espere encontrarse con notas altísimas o “animaladas”, pero si con un cantante muy consciente de su voz, con muy buena técnica y un gran sentido para encajar en las melodías.

Tal y como todo parecía indicar el disco nos presenta un sonido que va a caballo entre el Heavy Metal y el Hard Rock, con algunos añadidos de Power Metal que se dejan notar más o menos dependiendo de cada corte. Pronto nos damos cuenta de que nos hayamos ante un album plagado de temas adictivos y con un enfoque directo que no pierde de vista el futuro de la banda sobre los escenarios. Nos encontramos con melodías pegadizas, estribillos fáciles de recordar y corear, riffs que invitan al headbanging y solos divertidos y afilados. La mano de Hansen se deja notar sobre todo en cortes como el ya mencionado “Unisonic”, “Souls Alive” (un corte muy potente, con mucho peso power, un magnífico juego de guitarras y un Kiske realmente acertado y en forma) o la hímnica “Star Rider”, con un acabado muy épico pensado para hacer cantar a los fans en directo.

Sin embargo, en el disco hay temas que definen mucho mejor el sonido más general de UNISONIC; como la alegre “Never Change Me”, la potente “We Rise” o la divertida “Never Too Late”, temas que presentan un sonido que combina muy bien la trayectoria de Dennis Ward con la de Kai Hansen (principales compositores del grupo), en un sonido adictivo y alegre, que viaja desde el Hard Rock melódico hasta el Power Metal y, a veces, es todo a la vez, como podemos apreciar en algunas partes de la interesante “I’ve Tried”.

Entre los temas de este primer largo de la formación también nos encontramos con “Renegade”, un tema que me ha parecido muy adictivo y entretenido, con un puente-estribillo ideal para el directo y que nos obliga a cantarlo a todo pulmón, la directa “My Sanctuary”, que acompañó a “Unisonic” en el EP/Single de este trabajo o la curiosa e íntima “No One Ever Sees Me”, firmada por la mano de Michael Kiske y que es, quizás, el corte que más se aleja del sonido global del disco, con un aire más melancólico y en cierto sentido, experimental. Se trata de un medio tiempo con aire de balada que le añade una nota de color a este lanzamiento.

En resumen, nos encontramos ante un lanzamiento que marca el camino a seguir para el grupo, presentándonos un sonido muy característico, personalizado en la inconfundible voz de Kiske y con un apoyo instrumental de primer nivel que realza sus composiciones y nos permite esperar grandes momentos en directo.

 

Tracklisting de Unisonic:

01.- Unisonic
02.- Souls Alive
03.- Never Change Me
04.- I’ve Tried
05.- Never Too Late
06.- Renegade
07.- My Sanctuary
08.- Star Rider
09.- We Rise
10.- No One Ever Sees Me

UNISONIC son:

Michael Kiske – Voz
Kai Hansen – Guitarras
Mandy Meyer – Guitarras
Dennis Ward – Bajo
Kosta Zafirou – Batería

 

Puntuación: 8
Discográfica: Ear Music
Autor: David Rodrigo (Coon)


Enlace Relacionado: Página Oficial de Unisonic