0
Publicado el 03/07/2017 por Emilio Pastor en Albums, Discos

TALIESYN - HERIDAS

Cuarto trabajo de esta banda de hard rock andaluz comandada por los hermanos gemelos Chaves que se fundó hace ya 15 años en Sevilla y cuyas referencias previas son ¡¡¡Más vivo!!! (2006), En una palabra… (2007) y  Haciendo camino (2011). Entre sus influencias principales estarían Deep Purple (de los cuales han tomado el nombre de su segundo LP), Gotthard, Triana o Medina Azahara.

“Heridas” se trata de un disco maduro y complejo, representativo de Taliesyn, de mucha calidad musical, textos muy trabajados y de refinada elaboración, no en vano han tenido 6 años de margen para recomponer la banda por las bajas sensibles tras su última gira y realizar las composiciones. En su interior nos encontramos con la fusión de un amplio rango de estilos musicales, que van desde el Hard Rock hasta el Rock Andaluz, incluyendo tintes de Metal Progresivo, pinceladas de Metal Clásico y algún toque Stoner.

El CD se puso a la venta el pasado febrero, concretándose en 45 minutos de una más que correcta carga melódica y un gran balance compositivo, dividido  en diez temas bien equilibrados de entre 3 y 5 minutos y cuyas referencias estilísticas nos retrotraen a otros tiempos: Purple, Asfalto, Triana o Medina.
Taliesyn band

Con una línea de bajo sintetizada y el redoble de tambores se abre la lata por Instinto, con rasgueos potentes de guitarra y gran protagonismo del órgano de Luis Manuel Chaves, que se propagará al resto del plástico y nos trae aires setenteros. Le sigue un riff de guitarra psicodélico-fantasmagórico como muy rockero y vacilón. Alejandro Chaves defiende con honor unos textos dedicados a la pasión de la atracción sexual. Buena progresión de ritmos  y en los solos cruzados, primero un punteo que derrocha wah-wah y suciedad seguido de otro que se depura y  afila con limpieza y velocidad para enlazar nuevamente con el estribillo. Buen tema.

Con ritmo hard’n’heavy llega la directa Ni un Paso Atrás, que nos da palabras de aliento para lograr nuestros sueños contra viento y marea pero con ilusión y trabajo. Imanol Herrera (Noche Eterna) colabora en el tema acompañando en puente y coros. A destacar el pedazo de solo, pleno de técnica, maestría e intensidad, al cual siguen unos movidos  interludios de guitarra y teclado para volver al riff principal con el que concluye el corte.

Con potente base rítmica y el sonido del teclado de Manuel Ibáñez (Medina Azahara) llega la andalusí Elegía, cantada nostálgicamente a dos voces, con el contrapunto vocal de Glory de Guadaña y con grandes arreglos de guitarra y teclas. En su progresión presenta un parón brutal que nos sumerge en un solo de bajo de gran altura y de ascendencia arábiga.  La guitarra y el teclado también se decantan por esas líneas arabescas para rematar el tema de forma abrupta y rotunda.

Con ritmos más dulces y asequibles llega la más progresiva Mis Heridas, donde se ve la gran variedad de estilos y elementos que introducen: comienza melódica, luego se hace más jevitona, bien secundada por el órgano, con pasajes más sosegados y otro solo de guitarra hiper-distorsionado seguido de otro a las teclas que me recuerda a The Doors liándola con Light My Fire y uno final más nítido y clásico también de guitarra. Siguen unos licks heavies plenos de distorsión e intensidad hasta la conclusión tajante de un tema que te levanta el ánimo ante los obstáculos de la vida.

Con aires camperos sleazy avanzamos con la corta instrumental Tus Pasos, que cuenta con las aportaciones folk del violín de Patri (Celtiberiaan),  y country al banjo de Ramón Ramos (Surrounders, Capitán Cobarde). Contiene unas bonitas melodías que me rememoran a los Zeppelin más acústicos de principios de los 70. Buena canción para salir a pasear con el caballo al trote, sin duda.

Taliesyn logoAtravesado ya el ecuador del lanzamiento llega, también con aires acústicos Quise, canción suave y onírica que contrapone, como decía el poeta Luis Cernuda, la realidad al deseo. Cantada a medio tiempo con mucha nostalgia y ansiedad ante el paso del tiempo, presenta nuevamente una buena cobertura al bajo y las cajas. El estribillo, pegadizo y apoyado por coros nos lleva a la sucesión de ritmos heavies que te mantienen la cabeza despierta y atenta para la llegada de los interludios progresivos apoyados por el sintetizador. Los solos, menos complejos y más melódicos esta vez, se postponen hasta el final del tema.

Seguiré sin Tí, es un tema, una vez más, motivador “pa tirar p’adelante” y no mirar atrás. Siniestro en su inicio, acelera hasta el coro y llega a un break con ambientación tranquila y etérea, el cual nos presenta un momento totalmente Purple con un lick profundo muy Blackmore sustentado por las cuatro cuerdas y el marcaje de las baquetas. Este frenazo lo rompen el canto de nuevas estrofas y  las guitarras con un ritmo más dinámico que nos trae de vuelta al estribillo, donde también nos encontramos con voces dobladas, gracias al aporte de Mart (Estirpe).

Le sigue con un comienzo zeppeliano, la extraña y mestiza Eternidad, que se torna más Stoner y ácida en su riff principal. Se produce la mutación a ritmos arábigos implorando encontrar un oasis en el desierto con canto desgarrado. El estribillo es más lento y cadencioso esta vez y acaba con un extraordinario agudo, de Manu Escudero (Sacramento), que da paso a unos deliciosos pasajes, llenos de dulzura gracias a las cuerdas de nylon de la maléfica Dagda (violín de Celtibeerian) y a un colosal y psicodélico solo a las seis cuerdas, esta vez, de acero, de José Rubio (guitarra de Nova Era, Uróboros).

Con el flanger yendo y viniendo llega Tu Final, con riff netamente purpleliano y con el empaque que da el deslizar de los dedos de Luis Manuel sobre las teclas que me trae a la memoria al Hammond del tristemente desaparecido John Lord. La cadencia progresiva, como es habitual en Taliesyn, se acelera en puente y coro. Su temática lírica también es muy Carpe Diem, ya que nos anima a no perder el tiempo pues, por eso mismo, porque el final seguro que nos llega a todos. Los solos, uno con wah-wah y el otro limpio precipitan en tema hacia el estribillo final.

maxresdefaultPara cerrar el álbum, con una métrica claramente más Stoner noventera, llega el Hilo Rojo que, con aire nostálgico, nos evoca el paso de los años en el seno de una relación amorosa. Contiene grandes detalles en los arreglos del coro, bonitos punteos y un solo de teclado triste y melancólico, a lo Child in Time, que se rompe con un resplandor de esperanza al final del túnel y nos lleva a ambientes más positivos e ilusionantes.

Fantástico cierre para un brillante  y sentido disco de canciones hechas con el corazón a base de palos y heridas, que engrandecen el buen nombre del rock andaluz. Disco arriesgado por lo lleno de matices musicales, hecho con mucha calidad y mucha claridad y cuya adquisición recomiendo desde estas líneas ya que cuenta con una notable producción y una gran riqueza musical.

Taliesyn son un grupo con un inmenso potencial instrumental y una gran imaginación compositiva. El sueño sigue vivo así que, mucha fuerza y ánimo a los chicos de Taliesyn con sus Heridas. Espero tener el placer de verles pronto en vivo! Un abrazo sincero!!

El álbum está disponible a través de The Fish Factory en plataformas digitales y en formato físico, ofreciendo distintas y atractivas presentaciones y packs, incluyendo versión en vinilo.

El trabajo ha sido producido de forma más que notable en los estudios Trafalgar por Curro Ureba, al igual que el lanzamiento anterior de la banda. El diseño gráfico cardíaco y metafórico de la portada (con los clavos acechantes preparados para atacar al corazón), así como el resto del work-art del álbum ha sido realizado por Fernando Navarro (Nanderas_HM).

TALIESYN son:

Alejandro Chaves: voz y guitarras

Luis Manuel Chaves: teclados

Juandi: Guitarras y coros

Carlos Espinosa: Bajo y coros

Rafa Alcaide: Batería

 

Listado de Canciones:

1. Instinto

2. Ni un paso Atrás

3. Elegía

4. Mis Heridas

5. Tus Pasos

6. Quise

7. Seguiré por Ti

8. Eternidad

9. Tu Final

10. El Hilo Rojo

Nota: 7.5 / 10

Discográfica: The Fish Factory

Autor: Francisco Belmonte Rodríguez

 

 


Enlace Relacionado: