0
Publicado el 31/08/2011 por metalcry en Albums, Discos

SIGILUS - BEYOND THE INFINITY

De manos de la mente, teclados y voz de Enrique Arnaiz, procedente de los burgaleses MIRADA DE ÁNGEL, surgió el pasado año 2010 la banda de metal sinfónico y gótico SIGILUS, que tras un pequeño escarceo previo con una demo de tres temas se lanzan un año después de su formación a presentarnos su primer trabajo discográfico.  Éste nos llega bajo el descriptivo nombre (por lo que nos cuenta de su música y su estilo), de “Beyond the Infinity” y viene avalado por la grabación en los estudios Neo Music Box de José Caballero durante el pasado diciembre de 2010 y la masterización de los estudios californianos Golden Mastering. Todo ello arropado por el apoyo y edición de Art De Troya Discos y la portada de uno de los artistas más destacados del género a día de hoy, Fernando Navarro (Nanderas_HM).

Dicho todo esto lo cierto es que los burgaleses consiguen sacar un sonido mucho más que aceptable de su música para ser esta su primera incursión discográfica. Todo el esfuerzo realizado en la producción, y a pesar de la juventud y la premura de la edición del álbum solo un año después de su formación, se ve recompensado cuando nos ponemos los auriculares y comenzamos la escucha de “Beyond the Infinity”. El sonido que la banda ha logrado sacarle a su estilo sinfónico es profesional y muy exportable, todo y cuando existan flecos que puedan ser mejorados y revisados de cara al futuro, tal y como iremos viendo de aquí en adelante.

El álbum abre con el apropiado “Génesis” y pronto nos percatamos de lo importante que va a ser la orquestación sinfónica para el desarrollo instrumental de todos y cada uno de los temas compuestos por la banda. En este inicio en concreto destacan sobremanera la profundidad sinfónica aportada por el teclado de Enrique, mientras que las líneas vocales de soprano dramática o mezzosoprano de Elena Vanzeac, aporte fundamental e imprescindible en el viaje sónico del álbum, se muestran desasosegantes y melancólicas al mismo tiempo, alzando el corte a unos niveles compositivos mucho mejores de lo que auguran unas voces secundarias algo mejorables en la interpretación. En una línea similar, aunque más oscura o barroca tendremos a la banda en “Nemini Parcetur”, de la que destacan sus conseguidos párrafos en latín como una especie anticipo de la marcha fúnebre que la banda descubre hacia el final del corte. Un corte original aunque de relativa poca presencia en el plástico.

La influencia de bandas como EPICA o AFTER FOREVER se deja entrever en el single del álbum, un “Luceafâr” que se presenta lleno de sinfonía y apoyado en grandilocuentes secciones orquestales de teclado y coros (algo más flojos), con la voz de Elena como auténtica protagonista y un desarrollo lleno de melancolía. Así mismo con “Moonlight Shine” SIGILUS se presentan de la forma más auténtica de todo el álbum, explorando todas sus facetas previas y combinando contundencia rítmica con una buena proyección coral en el estribillo, el cual contrasta con otra buena ración de guturales por parte de Enrique. Además logran hacer que el corte tenga el gancho y la pegada que quizás le faltaban a los cortes iniciales, con la consiguiente proyección mediática que eso les puede brindar de puertas hacia fuera.

 

En lo que respecta al lado más romántico de la banda parece ser que los chicos de SIGILUSse encuentran más cómodos expresándose en castellano para describir sentimientos como el amor perdido (“Lejos su luz”) o la soledad (“Por quien dijo miedo”). El primero de los casos un conseguido medio tiempo sinfónico y de aspecto triste, mientras que el segundo es una íntima y preciosa balada donde Elena se enfrenta primero a solas con el piano para al final hacer volar a la melancolía con su voz y un estribillo sencillo de recordar y tararear.

 

Para acabar la banda se despereza de toda la melancolía previa con dos últimos temas que, a gusto de un servidor, no hacen demasiado bien al cómputo global del álbum. El primero de ellos es la versión del clásico de Disney “Colores en el viento” de la archiconocida película Pocahontas, donde la banda realiza una buena interpretación a dúo entre Elena y el invitado Víctor Aceña, pero donde es la propia idiosincrasia de la canción la que se desmarca en demasía con lo entregado en el álbum, no encontrando su alegría inherente y su corte infantil inevitable el lugar entre el oyente potencial de la banda. El segundo lleva por título “Apocalypse’s Dance” y, pese a que se trata de una de las composiciones más complejas de todo el álbum, llena de buenos cambios de ritmo y evolución desde lo más dulce al ritmo más agresivo de todo el disco, creo que la banda peca en exceso de inclusión de elementos quizás algo inconexos, lo cual se rubrica con un ritmo electrónico final que, más que lograr el subrayado rítmico que pretende, nos hace sentir dentro de una de las pantallas de Mortal Kombat…

 

En definitiva, un interesante trabajo de debut por parte de SIGILUS que tiene visos de entregarnos buenas piezas de metal gótico a todos los fans del género en el futuro si la suerte y las vicisitudes les acompañan. Por el momento podemos ir fijando vista y oído en este “Beyond the infinity” que, a pesar de mostrarse algo descompensado entre las diversas secciones de la banda, presenta una notable sapiencia de los entresijos del estilo que facturan.

SIGILUS son:

Elena Vanzeac – Voz
Enrique Arnaiz – Voz gutural y teclados
Javier Peña – Guitarra
Narot Santos – Guitarra
Raúl Madrigal – Bajo
Javier Abad – Batería

TRACKLIST

01- Genesis
02- Luceafâr
03- Nemini Parcetur
04- Por quien dijo miedo
05- Moonlight shine
06- Lejos su luz
07- Colores en el viento*
08- Apocalypse’s Dance

Puntuación: 6,5

Discográfica: Art De Troya Discos

Autor: Daniel Velasco Alonso


Enlace Relacionado: Myspace Oficial de Sigilus