0
Publicado el 14/05/2012 por Dany Velasco en Albums, Destacados, Discos

SEXMA - HEXANIME

Cuatro años de espera dan para mucho. Ese es el tiempo que un servidor lleva a la espera tras el gran sabor de boca que los burgaleses SEXMA dejaron con su anterior trabajo “Ciudad de Dite”. Cuatro años dan para crear expectativa, también para causar cierto desánimo o incluso olvido, así como para engrandecer el aspecto de un trabajo que aún soy capaz de escuchar sin haber perdido un ápice de emoción a la hora de interiorizarlo y disfrutar del torrente de emociones que la banda consiguió registrar en 2008. También es un tiempo que te hace ser más crítico y receloso con una nueva actualización de aquello, que es precisamente lo que nos trae hasta este momento, el de la edición de “Hexanime” y la reaparición en escena de una de esas bandas que tienen un “algo” especial, que más allá de las influencias surgen con la fuerza de la convicción instaurada en cada uno de los mimbres que convierten a un grupo de música en un todo con identidad propia e indisoluble.

Por de pronto varios son los detalles que nos van a hablar de continuidad estilística y sonora… Los burgaleses continúan destacando la visceralidad del músculo que todos identificamos con las emociones y los sentimientos en una portada que resulta quizás menos elegante que aquella de “Ciudad de Dite” y se convierte en más directa y cruda, mientras que para la grabación mantienen intacta su confianza en los estudios Cube de Madrid y las manos de Alberto Seara así como la confianza y, en cierto modo, el apadrinamiento sonoro de los hermanos Escobedo, de quienes los burgaleses continuarán bebiendo directamente para facturar un metal alternativo que basa su razón de ser en la priorización de los sentimientos a través de la magnífica interpretación vocal de Igor Lope. Una interpretación que se funde de nuevo en la piel del que escucha y que apela sobre todo en la exaltación de las emociones más arraigadas del ser humano y del individuo como parte indisoluble de una red de conexiones vitales donde la búsqueda constante de la inalcanzable felicidad se convierte en el hilo conductor de nuestras acciones en la vida.

Si establecemos comparaciones básicas con su predecesor me atrevería a decir que “Ciudad de Dite” fue un trabajo elegante que seducía con las artes interpretativas de toda una banda entregada a la maestría de hipnotizar a través de melodías sentimentales arriesgadas y completas. En cambio “Hexanime” no seduce tan sutilmente sino que atrapa, y atrapa a zarpazos de varias clases. Mantiene la elegancia de una magistral interpretación pero le añade una producción mucho más nítida y focalizada en obtener lo mejor de un Igor Lope que, con el permiso de sus compañeros, se encarga de llevarnos continuamente hacia su terreno, su voz va de frente mientras hace curvas que crean el sentimiento adecuado para cada canción y que de esta forma cada una de ellas sea una experiencia que la banda entrega con total honestidad para que el oyente haga rápidamente propia. La contundencia de las guitarras y la base instrumental del álbum ofrecen la apariencia de ser sencillas sobre una complejidad que no se detiene a pensar en construir un claro estribillo o una secuencia premeditada en el desarrollo de los temas. La música de SEXMA, y una de sus señas de identidad, basa su razón de ser en estar al servicio de la transmisión de un sentimiento y un mensaje en concreto que fluye a través de unas trabajadas letras.

La base rítmica de la banda es vigorosa, compacta y eficaz a través de cortes tan representativos como el enérgico “Leitmotiv”, el más melódico “Viento a favor”, la portentosa sección instrumental que nos trae “Inflamable” y el marco ceremonial que crea alrededor de nuestros sentimientos un corte tan especial como “En mi oración”. Además la dureza instrumental es totalmente compatible con la textura aterciopelada de muchas de sus canciones o mensajes, cosa en lo que el legado de los hermanos Escobedo tiene mucho que decir y que se deja ver tanto en la preciosa “Gélida” como en el desarrollo de las luminosas “Nada que ofrecer” o “Crucificados”, cortes que estiran en sus coreables estribillos una actitud emocional que surge de la oscuridad para llegar a alcanzar la necesaria luz positiva sobre la que SEXMA construyen su propia identidad como banda.

En pie” resume claramente las características de este álbum. Una vez más un corte instrumentalmente poderoso que evoluciona en un endurecimiento progresivo en perfecto equilibrio con una sección vocal que transmite melancolía, dulzura, afán de superación y que además se muestra honesta al fundirse perfectamente con la colaboración especial que Carlos Escobedo entrega en el corte. Por su lado “Azul” establece un puente de unión más claro con aquel “Ciudad de Dite” de 2008 donde la base rítmica de SEXMA no estaba protagonizada por los actuales miembros José Herrero y Gonzalo Herrero al bajo y la guitarra, músicos que se compenetran en esta ocasión a la perfección con el lado más vigoroso y contundente de los burgaleses.

Y para finalizar “Entre vencedores y vencidos” subraya a modo de balada la exitosa factura de la consolidación y actualización de este quinteto burgalés que personalmente me conquistó más profundamente en “Ciudad de Dite”, pero que se muestra brillante e inteligente en “Hexanime”, capaz de cautivar corazones y oídos al mismo tiempo mientras resisten inalterables a la posible comparación con sus “mentores” gracias a uno de esos discos que debería señalarles como avezados representantes del metal alternativo nacional de calidad en la actualidad.

SEXMA son:

Iván Olano – Batería
Igor Lope – Voz
José Herrero – Bajo
Gonzalo Herrero – Guitarra
Iván Bravo – Guitarra

TRACKLIST:

01-  Leitmotiv
02-  Viento a favor
03-  Inflamable
04-  En mi oración
05-  Gélida
06-  Azul
07-  Nada que ofrecer
08-  En pie
09-  Crucificados
10- Entre vencedores y vencidos

Puntuación: 8,5/10

Discográfica: Santo Grial Records

Autor: Dany Velasco


Enlace Relacionado: Página Oficial de Sexma