0
Publicado el 22/01/2017 por Emil Gil Bretón en Albums, Destacados, Discos

SEPULTURA - MACHINE MESSIAH

La historia -y sobretodo los fanáticos- ha sido un tanto injusta con SEPULTURA. Tras la salida de Max Cavalera (vocalista y guitarrista) en 1996, y posteriormente la de su hermano Igor Cavalera (baterista) en 2006, muchos han acusado a los restantes integrantes del lineup clásico de este grupo (el guitarrista Andreas Kisser y el bajista Paulo Jr.) de vivir de la fama y veneración de discos pasados. No obstante, esta banda después de la salida de los Cavalera ha tratado de no repetirse con la salida de cada disco de estudio -aunque la ausencia de los hermanos se sigue notando-. No obstante, SEPULTURA progresivamente ha demostrado en cada disco de la era post-Cavalera su continua evolución en la búsqueda de nuevos sonidos y la mezcla de diversos estilos: “Against” (hardcore, percusión nipona y world music); “Nation” (potente groove metal de carácter político y revolucionario); “Roorback” (mezcla de speed metal y alternative metal); “Dante XXI” (elementos progresivos fusionados con metal extremo); “A-Lex” (ritmos tribales entremezclados con death y groove metal); “Kairos” (metal alternativo con nuevos matices y elementos); y “The Mediator Between Head and Hands Must Be The Heart” (intenso thrash metal con brutal hardcore punk).

Y ahora con este nuevo álbum, el décimo cuarto de su carrera, “Machine Messiah” (2017, Nuclear Blast) SEPULTURA nos trae doce temas cargados de ambición musical, progresión sonora y experimentación balanceada. La banda utiliza su ya conocida formula basada en potente thrash metal y contundente death metal, pero a su vez incluye en este nuevo esfuerzo sus antiguas influencias de rápido y destructivo punk/hardcore, y como si todo esto fuera poco inyecta en este nuevo sonido elementos propios del rock progresivo (con la ayuda del productor sueco Jens Bogren).

Sepultura_Logo

A continuación reseñaremos los temas que a nuestro entender sobresalen del disco en cuestión. El primer tema “Machine Messiah” es una pieza que va lentamente progresando de un tempo lento y sombrío hasta desencadenar en toda una brutal e intensa propuesta de intenciones. La voz de Derrick Green hace el drástico cambio de limpia, suave, gentil y melódica entonación hasta explotar en rudos y grotescos gritos de guerra.  En cambio, “I Am the Enemy” en tan solo dos minutos y medio irradia ritmos, tiempos y riffs guitarreros al mas puro estilo vintage/old school: esquizofrénicos e hiperactivos blastbeats por parte de Eloy Casagrande; ritmo veloz y rápidamente enfermizo influenciado por el punk mas desquiciado; estridentes y pulverizantes solos de guitarra; galopantes riffs al más puro estilo thrash; y voces rápidas en clave hardcore. No obstante, con “Iceberg Dances” SEPULTURA hace de la experimentación un arte. La misma es una gigantesca pieza instrumental en la que destacan los virtuosos solos de guitarra de Andreas Kisser (tanto en guitarra eléctrica como en guitarra acústica), órgano Hammond de carácter espacial, los enormes tambores tribales y los potentes riffs cargados de thrash metal y hard rock. En esta sola canción se combinan diversos estilos como el flamenco, la música tribal, el jazz, el rock progresivo y el power metal. A su vez, “Sworn Oath” es otro impresionante tema de enorme magnitud. Epicos y masivos riffs se entremezclan con un intenso trabajo sinfónico. En una misma pieza hay nocivo groove metal, impactantes melodías orquestales y cinemáticas, ritmo progresivo pero a la vez pesado y climático, y con un increíble trabajo vocal. “Sworm Oath” es todo un himno de carácter oscuro, majestuoso, melódico y bestial. Con “Cyber God” SEPULTURA se despide experimentando con tempos lentos/medios industriales e intensos y destructivos riffs/solos de guitarra.

Primer-streaming-360-y-3d-88-696x392

En conclusión, “Machine Messiah” de SEPULTURA es un disco ambicioso que trata de expandir el sonido de la banda mientras hacen el esfuerzo de mantener sus raíces en el hardcore, thrash y death metal. Algunas veces se quedan cortos en lograr la tan anhelada progresión y experimentación, ya que nos vuelven a ofrecer temas como “Phantom Self”, que caen dentro de la ya vista formula de metal extremo de carácter tribal y sinfónico. No obstante, este es sin duda uno de los mejores discos de Derrick Green como cantante del grupo (interesante trabajo vocal), mientras que Andreas Kisser (uno de los guitarristas de metal más menospreciados de la historia) nos sigue deleitando con un solido trabajo tanto en esos riffs llenos de groove como en los elevados/exhaustivos solos de guitarra, y Paulo Jr. apoya a través de sus notas de bajo los veloces y técnicos blastbeats/golpes de Eloy Casagrande detrás de los tambores. Pero sobretodo, el principal objetivo de SEPULTURA con el lanzamiento de este nuevo esfuerzo musical es conseguir el debido respeto que tanto se merecen dentro del mundo heavy metal extremo. Hay mucha esperanza y revitalización en el futuro inmediato de SEPULTURA.

 

 

SEPULTURA son: 

Derrick Green – voz
Andreas Kisser – guitarras
Paulo Jr. – bajo
Eloy Casagrande – batería y percusión

 

Tracklisting:

1. “Machine Messiah” 5:54
2. “I Am the Enemy” 2:27
3. “Phantom Self” 5:30
4. “Alethea” 4:31
5. “Iceberg Dances” 4:41
6. “Sworn Oath” 6:09
7. “Resistant Parasites” 4:58
8. “Silent Violence” 3:46
9. “Vandals Nest” 2:47
10. “Cyber God” 5:22
11. “Chosen Skin” (bonus track) 3:17
12. “Ultraseven no Uta” (bonus track) 1:18

 

Puntuación: 7,9/10

Sello: Nuclear Blast

Género: Thrash metal, Groove metal, Alternative metal

Autor: Emil Gil Bretón


Enlace Relacionado: