2
Publicado el 05/01/2012 por Javier Fraile (JF) en Discos, Underground

RUSTY PACEMAKER - BLACKNESS AND WHITE LIGHT

Muchas veces nos llegan obras de esas que consideras que es necesario escuchar aunque sea por el esfuerzo y empeño puesto por alguno de sus miembros en la elaboración del trabajo, y este “Blackness and White Light”, es un claro ejemplo de ello ya que todo ha salido de la cabeza de Rusty Pacemaker (pseudónimo artístico que da nombre a la banda, o bajo el cual se publica la obra de este austriaco).

Este hombre resulta ser un auténtico melómano, que ha estado gestando muchos años su música sin ningún tipo de ayuda, salvo la colaboración con el batería Franz Löchinger; todo lo que podamos escuchar en el disco es suyo, desde la voz, hasta la mezcla del redondo o la portada.

El disco es una hora de música que se desliza suavemente en diez composiciones distintas, aunque siguiendo una misma directriz, son canciones especialmente pensadas para los amantes de ritmos aletargados y pesados, manteniendo dualidades entre términos como el odio y el amor o la muerte y la vida.

El mismo artista utiliza el término romántico a la hora de presentarse, pero no refiriéndose a la acepción amorosa del término, sino por ejemplo a ese personaje que aparece en el “Viajero frente al Mar de Niebla” de Friedich y me gusta mucho la idea, de poder relacionar a la mente del trabajo con la idea de Demiurgo, ya que a mi parecer tiene mucho que ver.

Las pistas tienen un desarrollo largo y denso y así desde cortes sinuosos y serpenteantes como“Cell”, podemos ir descubriendo los sentimientos de Rusty en el letargo en el que nos introduce, mediante esas guitarras dobladas o ese uso de la tónica tan particular, puede parecer también que intenta despertar en algunos puntos como simula en “You Never Had”, aunque sigue siendo bastante profundo, apoyándose en melodías de cierta forma hasta “oscuras”, podría a llegar a tildar.

Presenta formas más sintetizadas en cortes como por ejemplo “My Way” y en definitiva juega con muchos recursos, dando prueba el largo proceso creativo que le ha llevado a fraguar este disco en tantos años; uno de los temas más interesantes será “Amok”, en el que aparece la ayuda de una cantante lírica femenina.

No me voy a alargar demasiado más comentando los entresijos de todos los temas como suelo hacer en las reviews, es mucho mejor que descubráis por vosotros mismos la solemnidad de“Waiting For Tomorrow” arropada en la cálida voz de Rusty, la fuerza de “The Human Race”,“My Last Goodbye” que no suena para nada a despedida, la canción homónima al disco“Blackness And White Light”, su particular “Revolution” que tiene un enorme tinte clásico intrínseco ( de lo mejor del disco también), o la larguísima y cálida “Mother”.

Creo que es un disco fenomenal para abrir brecha, y muy interesante para escuchar, Rusty nos cuenta que ya está preparando un nuevo trabajo que tendrá el nombre de “Ruins” y solamente espero que su propuesta sea tan rica y variada como ha sido esta de la que os acabo de hablar.

Puntuación: 7.5

Autor: Javier Fraile


Enlace Relacionado: