0
Publicado el 11/02/2015 por David Rodrigo (Coon) en Albums, Destacados, Discos, Underground

QUAOAR - DREAMERS. DREAMING

Dreamers. Dreaming” es el título que los bilbaínos QUAOAR han elegido para su tercer largo. Escuchando este disco siento un gran orgullo y me considero muy afortunado de haber podido seguir su carrera desde los inicios y haber sido uno de los primeros que aventuró su potencial. Ha sido un camino largo y la banda ha permanecido en constante evolución, dando forma a su sonido, puliendo sus influencias, avanzando en definitiva hacia un objetivo que parece materializarse al fin en este lanzamiento: sin lugar a dudas “Dreamers. Dreaming” es un disco con un sonido totalmente propio, en el que la banda hace de sus influencias y de las tendencias que las rodean instrumentos para crear su música, en lugar de fronteras que limiten su creatividad.

quoar_dreamers_band

La banda ha presentado “Tough Guy” como single y es, además, el tema que abre este nuevo trabajo. Un corte sorprendente que, sin lugar a dudas, dista mucho de lo que se podía esperar (un tema en la línea de “Enslaved” del anterior disco). Se trata de un corte directo y que exuda rock por todos los poros, mostrando a una banda con mucho carácter, con riffs corrosivos aderezados con el color bluesero de los setenta con el nihilismo garagero de los noventa. Pocas comparaciones me vienen a la mente, y las que llegan parecen absolutamente disparatadas: algo así como PEARL JAM y LED ZEPPELIN haciendo progresivo.

A medida que avanza el disco y nos topamos con temas como “A Big Hole”, “Go To Momo” o “Fable” (interesante pieza pseudos acústica, por momentos casi folk, inquietante) nos damos cuenta de que la banda a dejado atrás casi en su totalidad las influencias de los suecos OPETH, que han sigo engullidas por riffs que parecen salidos directamente de las manos de Jerry Cantrell, solos que nos recuerdan a Jeff Buckley y por la superlativa interpretación vocal de Iñigo, que cambia de Eddie Vedder a Daniel Gildenlow sin inmutarse. La banda siempre ha tenido unas importantes influencias grunge, que sumadas al evidente talante progresivo de la formación (comparable quizás con PAIN OF SALVATION y TOOL) les hacen practicar un sonido que, por antagónico que parezca, solo podría definir como Progressive Grunge.

No se si será una tendencia pionera (no he escuchado todas las bandas del planeta) pero desde luego si que puedo garantizar que es la primera vez que escucho algo similar, que aúne dos estilos tan aparentemente opuestos y lo haga, además, con una naturalidad pasmosa, tomando prestados elementos setenteros de grupos como LED ZEPPELIN para ofrecernos resultados como la magnífica “Goodbye”, uno de mis cortes favoritos del disco, con una atmósfera cautivadora, un solo fantástico y algunas de las mejores interpretaciones del disco.

Tras la intensidad de “Goodbye” nos llega la fescura de “Childish True Love”, con una guitarra acústica como protagonista inicial, que pronto es acompañada por la eléctrica y por una melodía vocal muy apropiada  que le da al tema un sonido final que casi lo convierte en un tema radiable, aunando un sonido añejo de los setenta y ochenta con tendencias más actuales. Menos enrevesado que otros cortes, no deja de tener cierta inventiva en su desarrollo, pero resulta mayoritariamente refrescante y hasta cierto punto ligera, adquiriendo un punto extra de intensidad solo con la entrada del solo y el crescendo que lo acompaña, solo para desaparecer nuevamente sobre la guitarra acústica.

Chatterbox” continúa el camino con un sonido y enfoque similar al de la inicial “Tough Guy”, quizás con un punto extra de experimentación. Y seguidamente entramos en la terna de temas final del disco y, sin duda, en el tramo más ambicioso del mismo desde el punto de vista compositivo, abordando tres temas que, no solo son extensos en duración, sino que además se aventuran en la exploración más profunda de las posibilidades sonoras de la música de QUAOAR, lo que equivale a un viaje con final incierto, ya que las fronteras son virtualmente inexistentes para esta banda bilbaína. Comenzamos con “The Man Drained Of All”, un tema con una atmósfera llena de melancolía y una estructura sorprendente (su desarrollo in crescendo y el clímax final, magníficos), sobre la que la banda construye no solo uno de los mejores temas del disco, sino uno de los mejores que he escuchado en los últimos meses.

Seguimos con “Mistically Falling”, un tema que por momentos me hace pensar en ANATHEMA, pero que tiene un sonido completamente reconocible como QUAOAR, siendo quizás uno de los cortes más tradicionalmente progresivos del disco, sin perder ni por un segundo la esencia rockera de la banda. De nuevo un magnífico crescendo. De nuevo influencia blues en las guitarras. De nuevo una interpretación vocal sobresaliente. Y por último, el disco pone el punto final con “Home”, la composición más ambiciosa del disco y un tema absolutamente sorprendente y personal, en el que todas las influencias imaginables para este grupo se funden y transforman en un mosaico sonoro totalmente nuevo que es el sonido QUAOAR en su máximo exponente. El significado de esto tendréis que describirlo por vosotros mismos.

Finalizada la escucha (mejor dicho, las incontables escuchas) de “Dreamers. Dreaming” solo puedo concluir que es, posiblemente, uno de los mejores (si no el mejor) discos de rock progresivo que se ha editado en este país y uno de los más sorprendentes que he escuchado a nivel global últimamente. Es un alegato y prueba de una verdad que se grita con voz propia: QUAOAR son únicos.

 

quaoar_dreaming_bandTRACKLIST:

01.- Tough Guy
02.- A Big Hole
03.- Go To Momo
04.- Fable
05.- Goodbye
06.- Childish True Love
07.- Chatterbox
08.- The Man Drained Of All
09.- Mistically Falling
10.- Home

 

QUAOAR son:

Iñigo – Voz
Josu – Guitarras
Hugo – Guitarras
Aitor – Bajo
Bjorn – Batería

 

Puntuación: 10/10
Discográfica: Independiente
Autor: David Rodrigo (Coon)

 


Enlace Relacionado: Página Oficial de Quaoar