0
Publicado el 11/04/2012 por Dany Velasco en Albums, Destacados, Discos

PHOENIX RISING - MMXII

La Armada Española del nuevo power metal continua agrupándose y rearmándose con paso firme y seguro y de nuevo es otra de esas bandas destinadas a liderar el movimiento la que acude al bunker creado por Fernando Asensi y Enrique Mompó en los estudios Fireworks de Valencia para dar lustre a un trabajo que viene no solo rodeado de muchas novedades, sino además de un halo de gran noticia para los fans más auténticos del power metal que un servidor no respiraba desde el lanzamiento del último trabajo de OPERA MAGNA. Se trata de PHOENIX RISING, los madrileños a los que hasta ahora todos conocíamos como QUINTA ENMIENDA, quien en un ejercicio de autoconvicción y total apuesta por sus posibilidades de futuro internacional han reformado su propuesta para ampliar sus miras y dotarle de mayor cuerpo y evidencia al nombre con que a partir de ahora les conoceremos.

Pero el esfuerzo que este “MMXII” representa va más allá de un simple cambio de nombre. Desde la lustrosa portada que luce el álbum (en la que rebuscando podemos ver incluso el antiguo nombre de la banda), a su magistral y ampulosa producción, pasando por el cuerpo conseguido tanto a nivel coral como de arreglos orquestales, el desarrollo conceptual y evolutivo de los temas, las colaboraciones puntuales que enriquecen el resultado y la posibilidad de acceder tanto a la versión en castellano como a su prometedora cara anglosajona. Todo ello da lustre a un trabajo que en sus aspectos musicales sigue la senda que los madrileños tan bien marcaron en “Ne bis in idem” y que sin duda les sirvió para que este nuevo lanzamiento se encuentre bien auspiciado por la compañía alemana Sonic Attack Records. Una senda que viene marcada por la ausencia total de complejos de una banda que cree en lo que hace y se sabe de memoria cuales son las mejores cualidades de un estilo que se respira que ama. De esa sabiduría surge la virtud de PHOENIX RISING, la virtud de hacer sonar frescas y brillantes 10 composiciones que apelan a la grandiosidad del estilo, a la épica de su postura sonora, a la ampulosidad de su mensaje y, en definitiva, a ser todo aquello que un fan del mismo espera de su mejor versión.

Es así como el oyente se sentirá conforme vaya integrándose en la fílmica introducción que nos proporciona “Tenebris Revelantur”. Un magnífico coro en latín da paso a una emocionante orquestación cuya evolución natural es la de romper a lo grande en la tormenta de power metal rápido y veloz que nos proporcionará “Agoraphobia”, sin duda uno de los cortes estrella del álbum y donde la personalidad de la banda se define a la perfección a través de su pose épica y ampulosa, reforzada por la compenetración de cinco jóvenes músicos que en todo momento van a sonar convincentes y resolutivos.

Y en este punto surge la disyuntiva. ¿PHOENIX RISING en castellano o en inglés? Lo cierto es que, a favor de la banda diré que se trata de una pregunta muy complicada de contestar. Personalmente considero que ambas versiones tienen su virtud indiscutible, la del castellano porque la contundencia que logra la banda a través de la marcada interpretación vocal de Miguel González es toda una seña identidad de la misma que además logrará llegar de forma muy directa al sentimiento de su público de habla española; el inglés porque, más allá de que las posibilidades internacionales de la banda se vean claramente aumentadas, ofrece una versión más fluida del grupo, generando auténticos himnos de power metal al más puro estilo de grandes de la escena como STRATOVARIUS o RHAPSODY OF FIRE sin que tengan nada que envidiarle a éstos.

Un servidor se decanta por la versión inglesa de cortes como “The Chosen One” (“La Profecía”) o “Last eternal night” (“Noche eterna”); el primero de ellos destacando por una estupenda línea de teclado que lo hace muy intenso y adictivo, mientras que el segundo lo hace por estar dotado de un desarrollo y un estribillo que apelan clara y magistralmente a la emoción y a la épica, demostrando que la solidez compositiva es uno de los aspectos más fuertes de la banda, así como su capacidad para redondear y perfeccionar hasta el último detalle el acabado de sus temas.

Rabia y Dolor” (“Fury and Rage”) nos muestra el lado más veloz y contundente de PHOENIX RISING, así como un genial y colorido aporte de violín y banjo que ofrece un ligero aspecto folk al tema en contraposición con lo rabioso de su letra y estribillo.

A mitad del álbum surge la balada “El cielo y la tierra” (“My love still remains”), un momento donde quizás podríamos encontrarle el punto flaco a una interpretación a la que le falta cierta inspiración y le sobra quizás algo de obligación, como si la presencia del piano y la evolución de la misma hiciera referencia a una estructura excesivamente trillada que no aporta gran cosa al global del álbum más que el importante punto de inflexión lírico que trae a la trama de ésta bella historia de amor y rebelión divina.

La tensión metálica se recupera al máximo con “Abaddon”, con permiso del excelso último tema, uno de los cortes más completos de todo el disco. Compositivamente incontestable y lleno de energía, de compenetración interpretativa y grandes giros de ritmo donde una huracanada sección rítmica se retroalimenta continuamente en el juego de persecución que se traen teclado y guitarra (por momentos muy devota de las seis cuerdas de Turilli) para desembocar siempre en una estructura lírica tan atractiva que es capaz de prescindir de la existencia de un estribillo principal.

Y de aquí hasta la eternidad… “Éxodo” y “Almas Errantes” (“Exodus” y “Lost Souls”) forman una dupla emocionante que vuelve apelar a la velocidad y la ampulosidad de la orquestación y los coros para construir otro corte incontestable de power metal que quizás no destaque en un principio tanto como sus predecesores, pero que da muestras del duro trabajo de perfección que el quinteto ha llevado en la factura de este nuevo álbum. Un álbum cuyo festín de gloria se materializa en el concluyente “Era de Luz” o “Nova Era” en su versión inglesa. Se trata de toda una invitación a volar en las alas orgullosas del power metal en su versión más emocionante y pomposa, esa donde la velocidad le da la mano a un brillante teclado, a una gran orquestación, a la conclusión de toda una historia y lo hace a través de la interpretación rabiosa y sentida de diferentes voces del nuevo y viejo power metal nacional como Pacho Brea (HYBRIS), Alberto Scarlatta (AURA ETERNA), Pablo Solano (DRAGONFLY) y Fernando Asensi (OPERA MAGNA). Uno de esos cortes que si eres seguidor de los grandes finales de los discos de RHAPSODY no te sorprenderá en absoluto, pero con las mismas conseguirá ponerte los pelos de punta.

El futuro se abre grande y esperanzador para estos cinco madrileños. Esa es la inmediata lectura que surge tras un extenso y detallado análisis de “MMXII”, un trabajo con el que PHOENIX RISING dan un soberano golpe de efecto a la actualidad del power metal nacional y que les debería situar como nuevos adalides del estilo de España hacia el resto de Europa y el mundo.

PHOENIX RISING son:

Miguel González – Voz y guitarra
Dani Martínez – Guitarra
Iván Méndez – Batería
Sergi Wild – Bajo
Jesús Martín – Teclados

TRACKLIST:

“MMXII” – CD en Castellano

01. Tenebris Revelantur
02. Agoraphobia
03. La profecía
04. Noche eterna
05. Rabia y dolor
06. El cielo y la tierra
07. Abaddon
08. Éxodo
09. Almas errantes
10. Era de luz

“MMXII” – English CD

01. Tenebris Revelantur
02. Agoraphobia
03. The chosen one
04. Last eternal night
05. Fury and rage
06. My love still remains
07. Abaddon
08. Exodus
09. Lost souls
10. Nova Era

Puntuacion: 9/10

Discográfica: Sonic Attack Records

Autor: Dany Velasco


Enlace Relacionado: Página Oficial de Phoenix Rising