0
Publicado el 03/01/2017 por Pablo Folgueira en Discos, Underground

ORION CHILD – INTO THE DEEPEST BANE OF HOPE

ORION CHILD es una banda procedente del País Vasco que define su música como Dark Power Metal, es decir, un sonido en el que se combinan los sonidos oscuros y las voces guturales con otros sonidos más melódicos y fáciles de escuchar, tomando elementos del Death Metal Melódico, el Black Metal e incluso el Power Metal, lo que da como resultado unas canciones sorprendentes y que resultan bastante alejadas a lo que podemos escuchar en otros grupos. En 2016 nos presentaron su segundo disco, “Into the deepest bane of hope”, que financiaron a través de una campaña de crowfunding y que ha resultado todo un descubrimiento.
En él encontramos un total de quince temas (incluyendo la intro del disco, los interludios e intros de varias canciones, y una outro), lo que significa que se trata de un disco largo. En los temas, se combinan las voces limpias y las guturales de manera magistral, mientras los ritmos rápidos y las guitarras potentes compiten con el teclado para llamar nuestra atención.

Orion child banda

Desde el principio, con la intro que tiene el mismo título que el disco, hasta el final, con otra outro, “In the end, shall be the beginning”, el grupo desarrolla temas de muchísima complejidad, cargados de potencia en la batería, gracias a la pegada de Jandro, pero en los que se incluyen melodías muy logradas de teclado, a cargo de Jonkol, y unos cambios de ritmo muy marcados que muestran la versatilidad de este grupo.
Temas como “Escape from hell” o “As darkness falls” son ejemplos claros de lo que digo, pero en una primera escucha el que más me llamó la atención fue “Dark temptation”, porque en esa canción se condensan todas las características del sonido del grupo: ritmos potentes, cambios de ritmo, melodías muy reconocibles y la dualidad de voces, siendo una canción que no dejará a nadie indiferente.
Como os comento, todos los temas muestran un elevado nivel de calidad, lo que hace que sea muy difícil destacar uno por encima de los demás. No obstante, los que ya he mencionado, junto a “No return” o “Invictus”, pueden ser los que más os pueden gustar en un primer momento.
Sin embargo, este disco puede ser difícil: la extrema complejidad de algunas canciones y la enorme cantidad de detalles que tienen pueden hacer que a algunas personas se les haga un disco largo, aunque sí es verdad que, en ocasiones, los interludios que se incluyen entre los temas pueden ayudar a recuperar el aliento y hacer que el disco sea más fácil de escuchar.
No obstante, si eso es lo único (un poco) malo que podemos decir de un disco, es porque el disco es, en su conjunto muy recomendable.
No os lo perdáis.

Track list:

1. Into the deepest bane of hope (Intro).
2. No return.
3. Escape from hell.
4. Nothing remains (Midtro).
5. Search of truth (Exegesis).
6. As darkness falls.
7. Dark temptation.
8. Hear the silence (Midtro).
9. Fallen gods.
10. Dying alone.
11. Doomandkind.
12. Crossing the threshold of darkness (Midtro).
13. Deathly relief.
14. Invictus.
15. In the end, shall be the beginning (Outro).

ORION CHILD son:

Víctor Hernández: Voz.
Daedin: Guitarra.
Jones: Guitarra y voz.
Rafi: Bajo.
Jandro: Batería.
Jon Koldo Tera: Teclados.

Discográfica: Autoproducido.
Puntuación: 7/10
Autor: Pablo Folgueira.


Enlace Relacionado: Página en Facebook