1
Publicado el 07/01/2012 por metalcry en Clásicos, Discos

METALLICA - METALLICA

20 años de ”Black Album”, resultan la excusa perfecta para que nos animemos a repasar el disco más vendido en la historia del heavy metal. En mayo de 1991, año en que salía a la venta el susodicho, entraba en vigor el sistema Nielsen SoundScan, método que aún se utiliza en la actualidad para llevar a cabo un recuento sobre las ventas de discos en Estados Unidos. Gracias a él sabemos que METALLICA han vendido nada más y nada menos que 15.735.000 copias del álbum negro, una vez viera la luz el 12 de Agosto de 1991, convirtiéndose en el disco más vendido en Estados Unidos en las dos últimas décadas.

Una sobria portada negra, que tan siquiera albergaba título, escondía en su interior un trabajo de esos de diez. 12 títulos, en poco menos de una hora de duración, daban forma al quinto redondo de los de San Francisco, del cual se extrajo la friolera de cinco singles; ”Enter Sandman””Sad But True””The Unforgiven””Wherever I May Roam” y ”Nothing Else Matters”. Un disco puramente basado en el riff, dónde Hetfield y compañía se dedicaron a sacar partido de lo sencillo, decidiendo dar un vuelco a su carrera, alejándose de la complicidad compositiva del anterior ”…And Justice For All”.

Ni que decir tiene que la cosa resultó un verdadero éxito, gran culpa de ello la tuvo también el productor Bob Rock, que tras verlos en directo aseguró que todavía no se había plasmado en un disco el potencial que la banda era capaz de ofrecer sobre un escenario. Así que por primera vez ejercía de timonel, en los prestigiosos estudios One On One de Los Angeles, y redireccionaba este fabuloso barco manejado por entonces por los dos grandes egos Hetfield y Ulrich, dos personajes sin los cuales no se podría entender METALLICA ni el heavy metal en general. Guitarra/cantante y batería tardarían en aceptar que un recién llegado se pusiera al mando y les dijera como debían plasmar sus canciones en un disco, cosa que por suerte acabaron aceptando y les llevó a alabar la figura de Bob Rock en adelante.

Un productor que incitaba a Kirk Hammett a sacar lo mejor de sí en cada uno de los solos. Que se presentaba en el estudio con todo tipo de artilugios para hacer pruebas y encontrar nuevas sonoridades, como el espectacular sonido que el bajo de doce cuerdas otorga a la intro de”Wherever I May Roam”. Que aislaba con bloques de espuma a Jason Newsted para que no se oyera el repicar de las cuerdas. Que aguantaba las bromas pesadas de James y Lars y se armaba de paciencia, 24 horas al día, para dar forma a uno de los mejores discos de la historia de la música, logrando un sonido que muchos han tenido siempre como referente.

Un sonido que nos ponía la piel de gallina con tan solo empezar a escuchar ”Enter Sandman”, titulada inicialmente como ”Sandmans Of The World”. Ese riff, fruto de la inspiración de Hammett en un hotel a las tres de la madrugada, va creciendo poco a poco, parece querer arrastrar a los demás instrumentos, y desemboca en un verdadero orgasmo sonoro. ¿Y que decir de la siguiente ”Sad But True”, un corte que se aminoró de tempo Bob Rock para hacerlo terriblemente más pesado y contundente? Sencillamente sublime! Por su parte, ”Wherever I May Roam” se convertía en el himno de todo músico que se encontrara de gira. La inspirada letra de Hetfield, compuesta cinco minutos antes de entrar a grabarla, ya que en la demo se grabó la melodía de voz con ”la-la-las”, no podría reflejar mejor eso de sentirse un nómada prisionero de la carretera.

Y hablemos ahora de las baladas; un ”Nothing Else Matters” que Hetfield no pensó ni por asomo en presentar al resto de METALLICA por ese aire tan sentimental que gasta. Surgido casi por casualidad mientras hablaba por teléfono y golpeaba cuerdas al aire de una guitarra que tenía encima, definitivamente entró a formar parte del ”Black Album” con una base orquestada de Michael Kamen, que por desgracia, a penas se aprecia. Por otro lado encontramos ”The Unforgiven”, que si bien la letra no habla de amor, musicalmente si que podríamos clasificar de balada. El tema arranca con una corneta reproducida de forma invertida, logrando así el efecto de Western que siempre ha tenido este inicio, mientras que la guitarra clásica que entra a continuación es una auténtica delicia para los oídos.

Ni que decir tiene que Jason Newsted quedó encantado con el resultado final del disco negro, algo insatisfecho con la producción de ”…And Justice For All”, en el cual el bajo queda totalmente enmascarado por guitarra y batería. Incluso se atrevió con la composición de ”My Friend Of Misery”, pensada inicialmente como pieza instrumental pero que finalmente incorporó letra, saltándose la tradición de los anteriores discos de incluir un corte sin ella. El”Black Album” dejó tras de sí más de 300 actuaciones por toda la faz de la tierra, algunas de las cuales quedaron inmortalizadas para la posteridad en un documento audiovisual limitado bautizado como el cofre ”LIVE SHIT, Binge and Purge” registrado en San Diego y México, que incorporaba también el show que la banda ofreció en Seattle durante el anterior tour de ”…And Justice For All”. Sin ninguna duda, este disco marcó un antes y un después en el devenir del heavy metal y como homenaje a tan preciado tesoro, METALLICA arrancará el verano de 2012 una gira conmemorativa con motivo del 20 aniversario de su quinto disco que en realidad no tiene título pero que todos llamamos ”Black Album”.

Autor: Ivan Allué.


Enlace Relacionado: Página Oficial de Metallica