0
Publicado el 30/10/2017 por Emilio Pastor en

JARED JAMES NICHOLS - BLACK MAGIC

El guitarrista de Wisconsin residente en Los Ángeles JARED JAMES NICHOLS nos regala una nueva entrega musical, esta vez llamada “Black Magic”, siempre con su Gibson de una sola pastilla en ristre y reventando su grito de guerra “Blues power!”. Es su segundo trabajo, lleno de power-hard-blues, y de buenas dosis de “revival” en algunos temas, como veremos.

Le hemos tenido en dos o tres ocasiones descargando su energía en España, y la verdad es que su formato power trío es cien por cien efectivo. Éste que suscribe le ha visto dos veces: una en sala y otra al aire libre, y es un huracán que te pasa por encima y te deja sin respiración. No en vano, JARED nació a escasos kilómetros del Alpine Valley Resort, el lugar donde STEVIE RAY VAUGHAN dio su último concierto… y parece que algo heredó de la energía perdida por aquellos lares.

Centrémonos, pues, en lo que nos ofrece el segundo trabajo discográfico, un “corta” duración, que no larga (29 minutos) de este artista que previamente a su debut “oficial” ya tenía grabado un E.P. en vivo llamado Live at the Viper Room que apuntaba muy buenas maneras.

22730175_10155798504301407_2621070409554991022_n

Su disco se compone de sólo diez canciones, y se abre con el adelanto “Last Chance”, que suena añejo, con buenos solos y progresiones sonoras que cautivan, y que van a ser la constante de este álbum.

Más pesada, “The Gun” es un medio tiempo hard-blues muy cantable, con cierto toque psicodélico en el bridge y un estribillo más que tradicional. “Don’t be Scared” es vieja escuela de manual, y nos transporta en el tiempo a cuando los temas de blues querían endurecerse y hacerse más carnosos y contundentes. Con el primer tema, tal vez sea lo mejor del disco, sin duda. “Honey Forgive Me” tiene un aire en su riff a los tiempos gloriosos de WHITESNAKE, cuando eran una banda de blues rock antes de la invasión de la laca… siempre salvando las distancias, claro.

“Home” marca el ecuador del plástico y, de nuevo, comienza con un riff de ésos que tiene que aplastar en vivo. La estrofa es tranquila, para explotar en un estribillo muy atractivo en un tema que suena a banda emergente de los 70. “Got to Have You” contiene voces tratadas sonoramente, como varios temas del disco, que la hacen sonar seductora pero, musicalmente, tal vez sea uno de los temas más flojos, de no ser por el solo de guitarra.

17798966_10155161879801407_6429062275813436222_n

Otro riff macizo da comienzo a “End of Time”, en el que la voz gravita sobre bajo y batería hasta que entra el estribillo-coro con algo de “macarreo” en sus notas. “Run” va apoyada por un teclado que le queda la mar de bien y, como sus predecesoras y sucesoras, no llega a los tres minutos. Con ocho canciones escuchadas, va dando la impresión de que, además de corto, el disco carece por momentos de cierta inspiración y cae en lugares comunes más de lo deseado: le falta variedad.

Aun así, el clima general de la obra no deja de ser atrayente para los que gustamos del blues rock poderoso, aunque, como digo, se echa de menos diversidad: algún tema realmente lento, otro acústico, una producción menos lineal…

Para terminar, encontramos las dos canciones más tradicionales de blues… hasta en el título: “Keep your Light on Mama” y “What Love” son un guiño a los grandes del estilo, pero pasado por el tamiz de NICHOLS, es decir, solos frenéticos y sonidos rígidos y despiadados, aunque al último tema le echo en falta más tralla y contundencia.

En fin… un disco agridulce. Me deja la sensación de que había mimbres para más y su autor se ha confirmado con poco. La producción es mejorable, así como el nivel de algunos temas. Sigo pensando que es animal de directo y que sus dos discos (la misma sensación dejaba el anterior) no le hacen justicia.

Seguro que le veremos en España pronto, y comprobaremos cómo se las gasta en su hábitat natural. Te animo a no perdértelo por nada del mundo si te van los sonidos pretéritos y poderosos.

Formación:

JARED JAMES NICHOLS – guitarra y voz.

ERIK SANDIN – bajo.

DENNIS HOLM – batería.

Lista de temas:

  1. Last Chance
  2. The Gun
  3. Don’t Be Scared
  4. Honey Forgive Me
  5. Home
  6. Got To Have You
  7. End Of Time
  8. Run
  9. Keep Your Light on Mama
  10. What Love

 

Puntuación: 7 / 10.

Discográfica: Listenable Records.

Autor: Manuel Martínez Ferrándiz.


Enlace Relacionado: