0
Publicado el 26/10/2009 por metalcry en Albums, Discos

ELDORADO - DORADO

Un año ha pasado desde que los madrileños ELDORADO cautivaran y enamoraran perdidamente a un servidor con su primer disco “En busca de Eldorado”. Aquel álbum fue una auténtica revelación de cómo se puede adaptar el rock más clásico al sonido más actual por lo que, desde entonces, mi mente no ha dejado de darle vueltas a cómo nos volvería a sorprender este magnífico grupo en su nuevo álbum, el segundo, para el que también han contado con la producción y batuta de Richard Chyqui (Aerosmith, Mick Jagger…) en sus estudios de Toronto (en esta ocasión masterizado por Andy VanDette en Masterdisk, Nueva York).

Y las sorpresas han llegado por fin. Ya tenemos en nuestra manos el nuevo disco de ELDORADO y por de pronto son varios detalles los que se nos revelan como destacados en una primera ojeada. El primero de ellos viene con el título, ausente en todo el disco y dando protagonismo a una elegante portada que nos lleva a denominarlo como el disco dorado de ELDORADO, el cual probablemente sea recordado en el futuro como “Dorado”.

El segundo detalle nos hace adentrarnos ya de lleno en lo que verdaderamente importa, el sonido del disco, la música que lo compone. En este aspecto, y con respecto a lo que nos trajo su debut, nos encontramos con unos ELDORADO algo cambiados, manteniendo la majestuosa clase, calidad y nitidez con la que conjuntaban los cuatro instrumentos básicos de toda banda de rock pero reinventándose a si mismos con composiciones mucho más personales y dirigidas a plantar las bases definitivas del grupo, lanzándoles de lleno hacia una posición muy destacada dentro del panorama nacional de rock clásico y hard rock.

En esta dirección tenemos que resaltar, sin duda, la incorporación a la forma de componer del grupo de la nueva voz de la banda, un puesto que en su primer disco fue para Ignacio Vicente Torrecillas y que en esta ocasión ya cuenta con las cuerdas vocales de Jesús Trujillo, quien, a grandes rasgos, mantiene la esencia de rock clásico pero moderno por donde camina ELDORADO pero que, a su vez, ofrece una nueva dirección de energía que no estaba presente anteriormente. Cambiamos potencia y presencia por descaro y actitud sin mover un ápice de calidad. Ni una sola queja al respecto.

El resultado es un disco con un sonido maravilloso de nuevo (la producción es absolutamente insuperable), compuesto por 9 temas que, ahora ya si que podemos decirlo, solo ELDORADO podría haber hecho y que el propio Richard Chycki ha llegado a definir como New Vintage Rock, aunque yo me extenderé repitiendo que se trata de un disco con todas las bases y mejores estructuras del rock más clásico (véase Deep Purple, Led Zeppelin o Rainbow) aderezado con el sonido más actual y la nitidez sonora que aportan las técnicas de grabación del nuevo milenio. Es de esa forma como en cuanto pongas el disco y escuches el ritmo tan frenético como calculado que nos ofrece el hit single “La casa de las 7 chimeneas” ya no podrás sacártela de la cabeza en mucho tiempo, sobre todo si la asocias al atractivo e inquietante videoclip que la banda ha grabado para el tema.

“Porno Star” tiene ese aire sucio y macarra que pide la letra del tema, lo cual nos ofrece un contraste espectacular con su sucesor “Atlántico”, probablemente una de las composiciones más destacadas de este disco y un tema al que solo le hace justicia el adjetivo de mágico o, más bien, místico. Una sensibilidad asombrosa para llevarnos de forma pausada e hipnótica a una letra misteriosa y evocadora en un corte que va evolucionando con pequeños detalles y cambios de ritmo simples pero muy efectivos. Su final, con ese aire de casi western oriental, es una auténtica joya.

“Caída libre” destaca por la fuerza y poderío de su riff principal, muy al estilo de aquellos medio-tiempos de Rainbow, mientras que la anglosajona “I don’t need no doctor” y su perfecto ritmo rockero, en ocasiones muy acedeciano, tienen todas las papeletas para ser la mejor carta de presentación de la banda en garitos, bares y cualquier tipo de cálido antro donde se beba rock.

Por su incio frenético e imparable “La gran evasión” podría ser un tema perfecto para abrir los conciertos del grupo mientras que la balada “El Desertor” nos trae a unos ELDORADO sin miedo a afrontar sencillas y asequibles composiciones que, manteniendo su esencia y sin perder la personalidad, nos dejan la cara más radiable del grupo.

Finalmente, y obviando un flojo “Tarot TV”, con “Meteoro” ELDORADO vuelve a ejercitar esos medio tiempos tan potentes y que tan bien se le dan y que me ha recordado a una de las composiciones más destacadas de su primer álbum, aquel “Un Mal Presentimiento”.

En definitiva, con este disco dorado ELDORADO han afianzado una realidad, la de que son una de las bandas más detacadas de nuestro rock actual, que tiene en su haber dos producciones de auténtico lujo y cuya última entrega nos deja muestras de que la personalidad y calidad que atesoran va mucho más allá de nuestras fronteras (no obstante el disco puede conseguirse también en versión íntegra anglosajona). Si te gusta el rock de verdad, el de toda la vida pero que mira hacia el futuro y no tiene miedo de aprovechar lo bueno del rock actual, mi sincero consejo es que no dejéis pasar a esta banda ni este disco. Avisados estáis.

TRACKLIST:

01- La casa de las 7 chimeneas
02- Porno Star
03- Atlántico
04- Caída Libre
05- I Don’t need no doctor
06- El desertor
07- La Gran Evasión
08- Tarot TV
09- Meteoro

ELDORADO son:

Jesus Trujillo: voces
Cesar Sanchez: bajo
Nano Paramio: guitarras
Javi Planelles: batería
Puntuación: 9

Discográfica: Déjame Decirte

Autor: Daniel Velasco Alonso


Enlace Relacionado: