0
Publicado el 03/03/2017 por metalcry en Albums, Discos

EKKO - DÍA CERO

Mientras los MAREA se deciden a juntarse para hacer nuevas canciones (ya hace 6 años de la publicación de su último disco de estudio), los que disfrutamos con sus obras (especialmente los que gozamos más con la crudeza de las anteriores al “28000 puñaladas” que con la poesía rebuscada y los sonidos más sureños de las posteriores), tenemos motivos de alegría.  Si la influencia de EXTREMODURO se dejó notar en multitud de bandas y los navarros fueron de los pocos que destacaron, ellos mismos han terminado por convertirse en referentes, en espejos donde se miran  grupos como el que hoy nos ocupa, EKKO. Y decimos que estamos de enhorabuena porque estos osonenses lo hacen muy bien.

ekkoLo mejor que se puede decir de Día cero” (su primer LP, no lo olvidemos), es que dan ganas de recomendárselo enseguida a tod@s l@s coleg@s a l@s que les va el rock urbano, lo cual no es poco. Uno sabe enseguida que le gustará tanto al pureta que flipaba con los LEÑO, los BARRICADA, los primeros REINCIDENTES o alguna de las dos bandas ya citadas, como al pipiolo que no se pierde nada de GRITANDO EN SILENCIO. Sin olvidarnos de tu prima la que se sabe cuatro canciones de Extremo (todas del Agila” en adelante, por supuesto) y canta como una loca “Dolores se llamaba Lola”, de LOS SUAVES, en las fiestas de su barrio. De hecho creo que a esa, Ekko le va a chiflar del todo. Y perdón si alguien se siente ofendido. Al final de esta reseña os lo aclaro.

El bajo de Marc y la batería de Antu abren ¿A qué has venido?, el corte uno de este “Día cero“, al que no tardan en unirse, primero, el fraseo del segundo guitarra, Marc Vilanova, después el punteo del guitarra solista, Arthur, y, enseguida, la voz de Reimon, que recuerda sobremanera, tanto en color como en entonación, a la de Marcos Molina, de los ya mencionados GRITANDO EN SILENCIO. Se trata de un single en potencia, perfecto para abrir el disco, pues contiene algunas de las constantes del mismo: un rock que prioriza la musicalidad y la melodía sobre la caña (aunque no faltan momentos de la misma); estribillos coreables que entran a la primera; unas guitarras simples pero efectivas y bien tocadas (la manera de puntear de Arthur en los solos bebe sin duda del maestro Kolibrí, guitarrista de la banda madre); una base rítmica que cumple con nota; una temática orientada mayoritariamente al amor y el desamor, y una letras que descolocan por su dualidad (a ratos pueriles y simplonas, a ratos sorprendentemente lúcidas y maduras-”Nunca supimos hablar. Éramos más de cerveza y rock and roll“- Frases como esta, si prestamos detalle a la primera parte, ayudan a derribar mitos sobre el nihilismo sin remedio de los rockeros).

Continua la descarga con Hasta el último aliento, un tema que encajaría perfectamente en alguno de los dos primeros discos de MAREA. Temática sexual, rock old school a la spanish way y final en todo lo alto.

Y volviendo a hablar de MAREAMil abrazos (título de la tercera canción) deben ser los que ha dado Kutxi Romero a bandas que están empezando. ¿Hay algún disco debut en el que no preste su voz cazallera para  algún tema? Ahí está “Aquí huele a Romero“, recopilatorio publicado en el 2013 con treinta de sus colaboraciones. ¡Treinta! Y ya han pasado cuatro años… Da gusto que músicos que podrían encerrarse en su torre marfil sigan siendo así de accesibles. A nadie le viene mal un empujón. Pues bien, a falta de pan… en esta ocasión es Baltasar Hurtado de LA DESBANDADA, cuya voz es prácticamente un clon de la del pamplonica, quien abre el apartado de colaboraciones de este disco. Bravo.

Que necesario es el Rock and Roll, que prescindible el cuero“, cantaba Fito Cabrales en el quinto disco con sus Fitipaldis. Ya hemos apuntado anteriormente que en algún momento las letras de EKKO aportan algo de aire fresco en ese sentido. Hace falta gente que reivindique que escuchar música “dura” no equivale necesariamente a ser un inmaduro que se niega a crecer. “No existe el miedo” removerá sin duda a los que, a pesar de andar en el rollo, han aprendido que todo tiene su momento, y que la noche debe dejar paso al día en algún punto de nuestras vidas. El empaque acústico de las guitarras y el protagonismo del bajo ayudan a que la profundidad de la letra cale todavía más hondo.

Siguen los de Vic esta vía intimista en “Paz y gloria“, un tema que comienza como una balada al uso, sección de violines incluida, para desembocar, cambios de ritmo mediante, en una pieza que aglutina todas sus virtudes. Me pregunto si los arreglos de este tema existirían si Roberto Iniesta no se hubiera empeñado, a pesar de las muchas mentalidades cuadradas que alzaban (y siguen alzando) voces en contra, en escribir canciones como “Autorretrato” o discos como “La ley innata“, obra maestra le pese a quien le pese.

Pero esto no deja de ser rock, señores. Y no vamos a negar que nos encanta, de vez en cuando, dejarnos de sutilezas, abrazarnos a los colegas (o a los desconocidos que tenemos al lado), levantar las copas y cantar cosas como “Cada madrugada -así se llama el quinto corte- me acompaña tu mirada, allí donde vaya tú estarás; cada cigarrillo, cada birra compartida, cada albada sin pestañear“, mientras los músicos nos hacen sentir parte de su magia.

Estamos hablando mucho en esta reseña de los MAREA, que tienen a su Ídem, la cual “se dejó el corazón debajo de la cama“; hemos mencionado también a LOS SUAVES y su Dolores, alias Lola, quien “hace la calle hasta las seis“; ha aparecido el nombre de Fito, quien con PLATERO nos contaba que Mari Magdalenas “sale en bata a por el pan“; e incluso los REINCIDENTES, también citados, nos presentaron a otra Dolores, ésta sin mote, que se preguntaba “soy mujer o soy una mierda“. Pues bien, en “Bajo la piel”, la que en mi opinión es la mejor canción del disco (me pasa a menudo con los séptimos tracks), EKKO nos introducen a Sara, quien, en realidad “es un hombre y suspira antes de fumar” y a Laura, que “ahora no tiene ni un temor“. No veo descabellado que algún día suene en las fiestas de tu pueblo y que acabe siendo un clásico como los mencionados; sólo hace falta que las orquestas se den cuenta de que puede haber relevo generacional y presten atención a lo que se hace hoy en día en el mundo del rock. Por cierto, Hurtado vuelve a prestar su voz, esta vez recitando.

Esperemos al menos que estos chicos no tengan que esperar al futuro que imaginan en “Si llega el día”, cuando estén sus “viejas botas malheridas, agrietadas“, para disfrutar del reconocimiento que merecen gracias a temas como este, cuyo riff principal es digno de mención.

Nos acercamos al final con “Ramajes”, que nos sirve para matizar lo dicho unos renglones más arriba sobre la voz de Reimon. Es lo que tiene que haga dueto con Marcos Molina, que al cantar juntos, apreciamos mejor la diferencia entre sus voces (más canalla la de éste, más “común” la de aquel). La canción no tiene desperdicio. Estoy deseando poder cantarla en directo.

Y qué decir del final del disco. Pues que no nos deja “Para nada” insatisfechos, más bien al contrario: felices y deseosos de ver la evolución de un grupo que, en mi caso, pasa a ocupar uno de los puestos top de mis bandas estatales preferidas. Sólo espero que le inyecten una dosis más de rabia y mala ostia, que buena falta nos hace y motivos no nos faltan.

¡Ah! No me olvido… ¿Le habéis comentado a vuestra prima (o primo) lo que he escrito y se ha mosqueado? Nada más lejos de mi intención. Lo que quería decir es que tanto la producción (a cargo, igual que la grabación y la mezcla, de Arturo Torres y Balta Hurtado en el AB Recording Studio de El Vendrell) como la temática del disco ayudarán a que EKKO empiecen con buen pie, resultando accesibles a todo tipo de público que disfrute con la buena música. Y eso no es en absoluto un reproche, sólo una percepción. Si vuestra prima descarta bandas con un sonido menos digerible únicamente porque requieren más esfuerzo en las escuchas…ella se lo pierde. ¿Me equivoco?

TRACKLIST

01. ¿A Qué Has Venido?
02. Hasta El Último Aliento
03. Mil Abrazos – Ekko, La Desbandada
04. No Existe El Miedo
05. Paz y Gloria
06. Cada Madrugada
07. Bajo la piel
08. Si llega el día
09. Ramajes – Ekko, Gritando en silencio
10. ¡Para Nada!

EKKO son:

Mark O’Reims – Voz
Marc Canamasas – Bajo
Arthur Salas – Guitarra
Marc Vilanova – Guitarra
David Antonell – Batería

Puntuación: 7,5/10

Discográfica: Rock Estatal Records

Autor: Quim Heras


Enlace Relacionado: Facebook Oficial de Ekko