0
Publicado el 29/03/2004 por metalcry en Albums, Discos

EDGUY - HELLFIRE CLUB

Larga se ha hecho la espera del nuevo álbum de Edguy, si bien es cierto que el lanzamiento hace unos meses del brillante single “King Of Fools”, donde encontramos 5 temazos (para nada material de relleno, como ya nos prometió Tobias Sammet) que nos servían para abrir boca, hizo mas llevadero el paso del tiempo (aunque también es cierto que después de escuchar aquello, mas de uno nos quedamos con cara de decir “si esto no está incluido en el álbum, cómo serán los temas que sí lo estén!, y daban mas ganas de que llegara el 15 de Marzo).

En esta ocasión, Edguy se estrenaba con el gigante alemán Nuclear Blast para distribuir sus trabajos, tras un brillante pasado con AFM Records, con los que lanzaron nada mas y nada menos que 6 álbumes. Y es que los chicos de Edguy sabían de sobra que si querían dar un paso mas adelante debían llegar a mas gente, algo que Nuclear Blast les aseguraba.

El álbum que tenemos entre manos, que en sus orígenes llevaba por título “Mysteria” (como el tema que abre el mismo) y que posteriormente tomó el título “Hellfire Club” en honor a una logia británica del siglo XVIII, llamada “Hellfire Club”, que se dedicaba a dar fiestas privadas, donde tenían lugar orgías y el estado ebrio era el común. Según palabras del señor Sammet, eso era lo que reflejaba de mejor manera el contenido del álbum, y razón tiene.

“Hellfire Club” es un disco distinto a los anteriores. Posee ingredientes de “Mandrake”, como el sonido ya característico de Edguy, pero estaría mas cerca de “Theater Of Salvation” y “Vain Glory Opera”, sin ser semejante a estos dos grandes álbumes.
Encontramos temas muy elaborados, con unos acertadísimos arreglos orquestales que les dan una mayor pomposidad y grandeza. Asimismo, las letras son mas oscuras que las ofrecidas anteriormente, pero esto no afecta al tradicional ambiente festivo y juerguista de las canciones de Edguy, algo que conserva.

Se trata también de un disco que entra fácil, y que luego cuesta mucho soltar. Sinceramente, “Hellfire Club” puede tener el calificativo de mejor disco jamás creado por la joven banda teutona, aunque suene osado comparándolo con joyas como “Vain Glory Opera”. Y es que se trata de una obra maestra que , seguramente, será de los mejores discos del año, y que marca un nuevo hito en su esplendorosa carrera.

Temazos de principio a fin, que combinan fuerza y velocidad, como es el caso de “Mysteria”, “We Don’t Need A Hero”, “Down To The Devil”, “King Of Fools”, “Navigator”… todos ellos con increíbles estribillos que, lejos de hacer que los temas sean comerciales, los hacen imprescindibles de escuchar. Como si todos ellos pudieran ser elegidos para aparecer en un single.

Mención aparte tienen temas como “The Piper Never Dies”, temazo de 10 minutos de duración que a mas de uno puede asustar (porque además es el 2º, y puede parecer demasiado pronto para un tema épico), pero que sin embargo puede llegar a hacerse corto, por su calidad y su imponente final, con voces y coros cruzados, que sonará apoteósico en directo si son capaces de llevarlo a cabo. No tiene la velocidad de “Mysteria”, puesto que es mas un medio tiempo, pero es uno de los temas clave de este álbum.
También hay que destacar “Lavatory Love Machine”, porque a mi juicio es el tema estándar de Edguy, el que mejor representa su forma de ser: cachondeo puro y duro. Un tema que transmite buen rollo y fiesta por todos lados, que también pegará muy fuerte en directo.
Pero no todo es rabia desatada, y encontramos también clásicas baladas con piano incluido, como “Forever”, de corte muy ochentero, o “The Spirit Will Remain”, que se antoja un tanto sosa para cerrar tan brillante trabajo.

Y cómo no, el sonido es impecable. Han conseguido el sonido que querían, y en este todos se salen. Sammet canta mejor que nunca, consiguiendo unos buenos agudos sin necesidad de forzar tanto como antes (sólo nos falta ver que en directo pueda con ellos), gran trabajo del incansable Felix Bohnke, que también parece haber subido de nivel y maneja el doble bombo de forma notable; y a destacar también un inspiradísimo Tobias Exxel, que ha visto como el volumen del bajo era aumentado considerablemente, hecho que dota de mas cuerpo a los temas. Y dejo para el final a la pareja de guitarristas Sauer & Ludwig, estupendo rítmica el primero e imaginativo solista el segundo, y piezas básicas del grupo. Muy buen trabajo una vez mas el de ambos, aunque en este no se hayan complicado tanto la vida como en anteriores composiciones.

Total, que “Hellfire Club” es uno de esos discos que nacen para ser clásicos, y que con el tiempo recordaremos. Se que no soy el único que ve a Edguy como el heredero directo de bandas como Helloween (del que otros tantos dicen que es la que debió ser continuación de la época de los Keepers), Iron Maiden, o Judas Priest. Y para los que sentimos no haber sido conscientes (o no haber vivido) fechas señaladas como los lanzamientos de clásicos del metal como Powerslave, British Steel, o Keeper Of The Seven Keys Pt. 2, vivir los lanzamientos de Edguy debe ser una batallita para contar a nuestros nietos (si, yo viví el lanzamiento de “Hellfire Club”, y los vi de gira… ;) ).

Chapeau maestro Sammet, larga vida a los futuros reyes del metal.

Edguy:
Tobias Sammet: voz
Jens Ludwig: guitarra
Dirk Sauer: guitarra
Tobias “Eggi” Exxel: bajo
Felix Bohnke: batería

01) Mysteria
02) The Piper Never Dies
03) We Don’t Need a Hero
04) Down to the Devil
05) King of Fools
06) Forever
07) Under the Moon
08) Lavatory Love Machine
09) Rise of the Morning Glory
10) Lucifer in Love
11) Navigator
12) The Spirit Will Remain

Puntuación: 9

Autor: Luis Bellés


Enlace Relacionado: