0
Publicado el 04/06/2009 por metalcry en Albums, Discos

CILICE - DERANGED HEADTRIP

A esto se le llama empezar pisando fuerte. Los holandeses CILICE se acaban de plantar en este 2009 con un disco de debut nacido de la mano de PMM Records sobre el que se quedan cortas las descripciones impresas en un papel. Un disco titulado con el descriptivo título de “Deranged Headtrip” tras el que se esconden las artes de un cuarteto que demuestra una sobrada experiencia previa a la edición de este disco, puesto que todos sus miembros proceden de bandas y experimentos previos como N3UK!, ORPHANAGE y SMOGUS.

Daniel De Jongh, a la voz, Remko Van Der Spek y Theo Holsheimer a las guitarras y Philipp Moser a la batería forman un combo de muy difícil descripción. Ellos autodenominan su estilo como Mad Math Metal y en cierto modo aciertan a la hora de adjudicar ese adjetivo a su peculiar forma de entender el metal. “Derantged Headtrip” es un viaje muy intenso hacia los laberintos de la mente a través de un metal infinitamente calculado al segundo, medido en cada uno de sus rincones y lleno de miles de matices y melodías que se combinan a la perfección con una fuerza y una intensidad que te estallan en la cara nada más comenzar el disco con la potente “God Of Lies”. Lejos de cualquier intro la voz de Daniël nos escupe al oído en el primer segundo del disco y nos hace darnos cuenta de que vamos a vivir una experiencia de las de echarse el cinturón y agarrarse a lo que tengamos más cerca.

En cada uno de los temas de este disco encontramos una variedad total y absoluta a la hora de incorporar diferentes estilos e ideas que transformen las composiciones en una auténtica locura sonora. Todo se llena de oscuras atmósferas del metal industrial junto a la rabia del death metal más técnico y el hardcore más abrasivo, al igual que ese punto reflexivo del progresivo que va a conseguir que cada corte de 4 minutos te parezca una auténtica inmensidad perfectamente diseñada para provocarte un viaje a lo más profundo de esos sueños donde nada parece tener sentido pero que, en el fondo, no hacen sino combinar todos aquellos elementos que un día aprendiste para enseñarte nuevas y bizarras versiones de la realidad.

El propio grupo cita entre sus influencias a grupos de la talla de Meshuggah, Dillinger Escape Plan, Mike Patton o Lamb of God, pero de la misma forma podríamos llegar a citar muchos otros que encajarían en alguna de las partes de este intenso disco, como por ejemplo Faith No More, en su versión más oscura y atmosférica. Continuamente nos encontramos con intercambios vocales que harán las delicias de los menos ortodoxos a la hora de acercarse al metal extremo. Nos encontramos las voces más trágicas y lamentativas en directa confrontación con los guturales más graves en cortes tan extraños y misteriosos como “Chernobyl”, mientras que, como ya he citado antes, otros son puras descargas de metal sin concesiones pero muy calculadas y medidas, tal y como ocurre en la inicial “God of Lies”, lista desde su nacimiento para reventar todos los oídos al comienzo de cada uno de los conciertos de los holandeses.

La técnica hace acto total de presencia en tres temas que el cuerpo pide que sean escuchados del tirón y sin pausas: la trilogía que forman “Left Hemisphere”, “Right Hemisphere” y “Mental Breakdown”. Una auténtica demostración de la capacidad del grupo para hacer evolucionar los temas hacia rincones insospechados a los que jamás hubieras pensado que podrían llegar, con el consiguiente agotamiento que es capaz de llegar a producir este viaje mental (uno de los handicaps de este trabajo si no estás acostumbrado a este tipo de variantes del metal extremo).

Algo faltos de ideas podríamos decir que se presentan cortes como “Drone”, donde se nos lanza de pronto a una atmósfera opresiva y decadente que puede resultar algo repetitiva, “Golem Servant” o “Malice”, si bien son piezas que dan un empaque sonoro al grupo que no los hace precisamente descartables a la hora de escuchar este rápido pero condensado trabajo.

Acabamos con “Psychotic Mindwarp” tal y como habíamos empezado, con potencia y rapidez, pero dentro de un tema mucho más corto que el primero, aún sin renunciar a los cambios de ritmo y los quiebros vocales personales del sello CILICE.

Buen trabajo gráfico y extras en forma de videoclip y fotos completan un trabajo corto pero altamente recomendable para mentes inquietas, deseosas de nuevos sonidos y viajes a lo más recóndito de la mente. Experimentar la locura disfrutando de ello podría ser uno de los efectos secundarios de escuchar atentamente este interesante y, como poco, destacable debut discográfico.

CILICE son:

Daniël De Jongh – Voz
Remko van der Spek – Guitarras
Theo Holsheimer – Guitarras
Philipp Moser – Batería

TRACKLIST:

01- God of lies
02- Left Hemisphere
03- Right Hemisphere
04- Mental Breakdown
05- Drone
06- Golem Servants
07- Chernobyl
08- Malice
09- Psychotic Mindwarp
Puntuación: 8

Autor: Daniel Velasco Alonso


Enlace Relacionado: Web oficial