0
Publicado el 24/05/2017 por Pablo Folgueira en Clásicos, Discos

AVALANCH – EL ÁNGEL CAÍDO

¿Puede haber mejor excusa para comentar la versión original de “El ángel caído” de AVALANCH en nuestra sección de clásicos que la publicación de una nueva versión? Yo creo que no. Y de hecho, desde mi punto de vista, este es un disco que merece por derecho propio (y por derecho de sus artífices) estar en esta sección. El propio Alberto Rionda, el cerebro detrás de esta obra, reconoce que en su momento ya se trató de un trabajo perfecto, así que, precisamente por eso, vale la pena que lo comentemos.

Todavía recuerdo el momento en el que leí en una revista, no sé si en “Kerrang!” o en “Rock Hard”, una crítica de este disco, en la que destacaban su calidad, la genialidad de las composiciones y también la sencillez de la presentación, en un estuche de plástico justo cuando ya se empezaban a poner de moda los estuches en formato digi-pack. Me acuerdo también de un anuncio que ponían en la tele, en el que salía el gallego Sergio Pazos, entonces en el programa de televisión “Caiga quien caiga”. Y, sobre todo, me acuerdo de cuando me lo dejó un compañero de Universidad y me dejó tan impactado que decidí que ese disco lo quería tener original. Después, cuando lo tuve, pude ver que, a pesar de la sencillez de la presentación, se habían currado un libreto muy chulo, con una portada realizada por Luis Royo que fue de lo mejor que había visto hasta ese momento en un grupo español, y con unas fotos muy logradas… que sin embargo, en ediciones posteriores fue sustituido por uno mucho más simplón y con mucha menos información.

Pero lo que de verdad valía la pena estaba en los surcos del cd, en la música. Alberto Rionda había hecho un trabajo sobresaliente en la composición, y tanto él como sus compañeros habían alcanzado un nivel altísimo en la interpretación. Especialmente, el trabajo de Víctor García quedó muy logrado en el que, al final, fue su último disco con AVALANCH. En total eran quince temas que juntos conformaban una obra conceptual sobre el Ángel Caído y como su caída en desgracia fue determinante en el desarrollo de la vida del hombre.

El álbum arrancaba con “Hacia la luz”, una intro muy conseguida que nos iba introduciendo en el sonido del disco con mucha fuerza, para justo después, arrancarse con una “Tierra de nadie” en la que narraban el drama de la inmigración y el racismo que sufren los inmigrantes.
Seguía la caña con la propia “El Ángel Caído”, una canción que empezaba con una orquestación que introducía el tema para llegar después a un riff muy reconocible con el que empezaba la historia de la caída de Lucifer de los cielos. Un tema machacón pero muy efectivo que se quedaba en la cabeza desde el primer momento.

Llegábamos entonces a “Xana”, una de las joyas del disco, que se mantuvo en los repertorios de AVALANCH durante los años siguientes, e incluso también en los de ALQUIMIA. Para quienes no lo sepan, las xanas son unas ninfas de las aguas de la mitología asturiana, así que en este tema ya veíamos un primer guiño a la tierra de los músicos con la historia que nos cuenta en un tema sobresaliente y muy pegadizo.

La buena nueva” era una brevísima intro que daba paso al que siempre fue mi tema favorito del disco, “Levántate y anda”, una canción que desde la primera vez que la escuché me puso los pelos como escarpias, pero que cuando por fin llegó al estribillo me puso a dar saltos por mi habitación y todavía hoy me pone a cantar a gritos cuando la escucho. Un tema espléndido con el que AVALANCH consiguieron un sonido genial.

Alma en pena” fue otro tema de estribillo pegadizo y sonido muy contundente, en el que además se apreciaban los teclados de Iván Blanco de forma muy clara. Además, se trata de un tema con unos cambios de ritmo muy logrados.
Otro guiño a Asturias en “Corazón negro”, un tema potente y muy conseguido, también muy pegadizo y en el que unos coros muy variados arropaban la voz de Víctor de manera estupenda. Es una canción que sigue siendo de lo mejor que se ha unido al nombre de AVALANCH.

Alberto_RiondaCon “Delirios de grandeza” nos cuentan una leyenda que explicaría el origen del amor. Aunque la temática de la canción no encaja demasiado con la del resto del disco, sí que es un tema que, instrumentalmente, encaja a la perfección con el sonido del álbum, con unos coros muy bien introducidos, unas melodías muy reconocibles y un estribillo muy pegadizo.

Un tema tranquilo y meloso fue “Antojo de un dios”, una canción con la que Alberto nos demostraba su versatilidad como compositor y como guitarrista, y con la que Víctor nos dejaba claro que podía bordar también los temas tranquilos.
El séptimo día” es la breve introducción de “Las ruinas del Edén”, un tema dividido en tres actos en el que nos presentan un diálogo entre Dios y el hombre. Es de destacar que en su segundo acto colabora Leo Jiménez, entonces en SARATOGA, dando lugar a una de las mejores colaboraciones que se habían hecho hasta ese momento en la música de nuestro país.

El álbum se cerraba con otro guiño a Asturias, una versión instrumental de “Santa Bárbara”, el himno a la patrona de los mineros que Alberto siguió interpretando los años siguientes primero con AVALANCH y después con ALQUIMIA.

En el apartado de colaboraciones, en este disco se incluían unas percusiones muy bien introducidas a cargo de Omar Bouza y Edel Pérez, precisamente en “Las ruinas del Edén”. Pero en los coros había una colaboración muy interesante y que fue determinante en la evolución posterior de AVALANCH: la de Ramón Lage, que entonces estaba en la PACO JONES BAND y que sería el cantante de AVALANCH durante los años y discos siguientes hasta “Malefic Time: Apocalypse”.

No sé si es el mejor disco de AVALANCH, pero desde luego fue de lo mejor que se editó en 2001. Un disco con el que AVALANCH alcanzaron unas cotas de calidad y de genialidad al alcance de muy pocos, y que todavía hoy es toda una delicia para los oídos.
Si Alberto Rionda se decidió a revisarlo, por algo sería.

Track list:

1- Hacia la luz.
2- Tierra de nadie.
3- El Ángel Caído.
4- Xana.
5- La buena nueva.
6- Levántate y anda.
7- Alma en pena.
8- Corazón negro.
9- Delirios de grandeza.
10- Antojo de un dios.
11- El séptimo día.
12- Las ruinas del Edén: Acto I.
13- Las ruinas del Edén: Acto II.
14- Las ruinas del Edén: Acto III.
15- Santa Bárbara.

AVALANCH eran:

Víctor García: Voz.
Alberto Rionda: Guitarra.
Roberto García: Guitarra.
Francisco Fidalgo: Bajo.
Alberto Ardines: Batería.
Iván Blanco: Teclados.

Discográfica: Avispa Records.
Autor: Pablo Folgueira.


Enlace Relacionado: