0
Publicado el 12/02/2013 por Dany Velasco en Discos, Underground

ARGOS - NO MIRES ATRAS

Hablar de ARGOS es hablar de un grupo madrileño cuya fecha de creación data ya de hace unos 9 años, cuando en 2004 David Santamaría, Javier Arias y Miguel Leirado, actuales fundadores de la banda, pusieron la primera piedra a la que, tras varios cambios de formación y una maqueta previa titulada “Alma negra”, se unieron, en 2009, el batería Marcos Minaya y el bajista Daniel Hidalgo. Todos ellos, en conjunto, comenzaron a cocinarse con sus propios medios lo que ahora supone su primer trabajo grande, un disco llamado “Sin mirar atrás” que cuenta con la total autoproducción de la banda.

Cabe destacar esto último como un importante dato a la hora de afrontar un trabajo de estas características, puesto que no deja de ser un importante esfuerzo a valorar la capacidad de una formación relativamente novel pero con años de identidad como grupo a las espaldas, de autogestionarse en todas las facetas de su música y, con la complejidad que eso puede suponer, conseguir lanzar al mercado un producto que represente cierta notabilidad dentro del saturado panorama estatal en cualquiera de sus estilos.

Dicho todo esto igualmente cierto es que ARGOS no han venido, tal y como se suele decir habitualmente, a reinventar la rueda o a acuñar un nuevo estilo musical al maremágnum de adjetivos que pueblan hoy en día la escena. Ellos, simple y llanamente, practican un heavy y power metal melódico de corte muy reconocible para los fans de las bandas estatales surgidas a finales de los 90 y que en algunos de los casos, como es el de lo asturianos WARCRY, de tan grande y buena repercusión está gozando en la actualidad.

De esta forma, conforme nos adentramos en este “No Mirar atrás”, la referencia hacia los asturianos se hace más que palpable y evidente, ya no solo por la meditada ración de melodías, bases de teclado y buenos y limpios solos de guitarras a la que accedemos a lo largo de los nueve cortes de este trabajo, sino porque también poseen un elemento característico y ciertamente diferenciador del que quizás fuera el más masivo grupo de bandas de este estilo. Este elemento es la voz de Javier Arias, la cual se nos va a presentar como una voz de corte rasgado, quizás de tesituras algo limitadas y ciertamente limitadoras para la expansión del grupo en muchas circunstancias habituales en el estilo, pero al mismo tiempo ofreciendo una puerta a que ARGOS incorpore sin miedo alguno una cierta sensación de hard rock que aparece en determinados momentos para conectar la música del grupo hacia otras referencias europeas como pueden ser las composiciones de los últimos años de los germanos EDGUY (véase, por ejemplo,  “Sin miedo”).

El álbum comienza con una correcta composición que da título al álbum y que, sin ser de lo más destacable del mismo, si se muestra poseedora de un estribillo abierto y un desarrollo lo suficientemente pegadizo como para ser interpretado con confianza en directo.

Tras ella abordamos un corte más directo y de melodía más convencional que pronto se vuelve intensa y algo más elaborada. El corte, de título “Tu final” presenta su mayor virtud en la conjunción musical del quinteto así como en la de mostrarnos uno de los lados más veloces del mismo.

La épica y una melodía grácil y asequible combinadas con una base rítmica algo más cruda protagonizan el predecible “Libre”, mientras que los madrileños consiguen demostrarnos que son capaces de sostener más de seis minutos de power metal en el elaborado y extenso “Invisible”, donde destacan, por primera vez con nota alta en el álbum, en el desarrollo de una potente y meditada letra.

La balada del álbum recae en “Post Scriptum”, que se nos presenta a modo de carta final sustentada por una sentida base de piano y unos coros puntualmente muy sugerentes para desembocar en un corte de nuevo épico, emotivo y lleno de feeling vital. Tras ello el cuerpo se encuentra perfectamente preparado para lo que bien podríamos denominar como el single más reconocible y directo de “Sin Mirar Atrás”. Se trata de “Y soñar”, una composición que no esconde su intención de agradar y resultar atractiva sobre la base de un aspecto sencillo, veloz, melódico y alegre, elementos que la hacen candidata a convertirse en el himno de la banda de aquí en adelante.

Y si de power metal melódico hemos hablado en “Y soñar”, el turno para que aflore el toque más hard rock de ARGOS llega con “Sin Miedo”, una canción que, a pesar de encontrarse algo falta de pegada en su base rítmica,  acierta a la hora de apoyarse en el teclado como colchón para que el resto de elementos nos hablen más de actitud, emoción y la correspondiente intensidad y catarsis guitarrera que protagoniza el final del tema.

Para finalizar ARGOS regresan con “Adiós” y la instrumental “Renacer”, cortes ambos que rescatan una importante influencia de discos ya clásicos de nuestra música como podrían ser “El Ángel Caído” de AVALANCH o “La leyenda de la mancha” de MÄGO DE OZ, siempre bajo el filtro de ese toque hard rock que resulta irremediable a través de la aún depurable y refinable voz de Javier o el intencionado teclado de Miguel.

En definitiva, debut correcto y esfuerzo más que notorio el de este quinteto madrileño del que podemos esperar cosas interesantes en el futuro siempre que perfilen tanto el resultado final de su sonido, aquejado en esta ocasión de una base rítmica quizás algo opaca y pobre, como la potencia y claridad de sus composiciones finales, algo que se intuye y se disfruta en este “No mires atrás”, pero que de seguro podrá ser mucho más explotado y liberado en los futuros trabajos de la banda.

ARGOS son:

Javier Arias – Voz y Guitarras
David Santamaría – Guitarras
Miguel Leirado – Teclados
Daniel Hidalgo – Bajo
Marcos Minaya – Batería

TRACKLIST:

01- No mires atrás
02- Tu final
03- Libre
04- Invisible
05- Post Scriptum
06- Y soñar
07- Sin miedo
08- Adiós
09- Renacer

Puntuación: 6,25/10

Discográfica: Independiente

Autor: Dany Velasco


Enlace Relacionado: Página Oficial de Argos