0
Publicado el 22/02/2013 por Javier Fraile (JF) en Discos, Underground

ARENIA - CUANDO EL MUNDO DESPERTÓ

ARENIA es un grupo de Gijón que practica un Heavy Metal muy técnico, que ellos definen como Metal mítico, que nos remite rápidamente a otros grupos asturianos que también han demostrado su calidad en este estilo, como AVALANCH, WARCRY, DARKSUN, VENDAVAL o los extintos DARNA. Después de varios cambios de formación y de nombre (puesto que el germen de la banda se remonta ya a 1999, aunque fue en 2009 cuando empezaron a utilizar su nombre actual), de haber editado algunas demos, y de tener una destacable actividad en directo, especialmente en Asturias, en 2012 por fin autoeditaron su primer disco, “Cuando el mundo despertó”.

Este es un disco conceptual en el que, a través de dieciséis capítulos agrupados en tres actos, nos cuentan la historia mitológica griega del enfrentamiento del dios Zeus contra los titanes (la llamada Titanomaquia), siguiendo lo que se puede leer en las obras del autor clásico Hesíodo.

El primer acto empieza con “Preludio”, una intro instrumental, en la que, a través de una partitura de menos de un minuto, buscan explicar los que, según la mitología, fueron los primeros momentos del mundo, con el nacimiento de Gea, la tierra, y de Urano, el cielo, su enfrentamiento, el ascenso de Cronos, y todos los acontecimientos que habrían ido dando origen a los dioses olímpicos.

El siguiente tema es “Cronos”, que nos cuenta la historia del dios del tiempo, y de como a medida que sus hijos iban naciendo, él los iba devorando por miedo a que uno de ellos lo destronara. En esta canción escuchamos por vez primera la cálida voz de Fran, que nos irá guiando por todas las historias de este disco. Los cambios de ritmo son continuos, y sirven para dar expresividad a la canción, que está muy lograda. Las melodías de la guitarra de Eduardo y los ritmos de la batería de Alejandro están muy currados.

Continuamos con “La mano de un dios”, una canción que empieza con suavidad, pero que pronto gana fuerza. En ella nos cuentan como Rea, esposa de Cronos, va maquinando un plan para salvar la vida de su último hijo, y de como, a punto de dar a luz, decide escapar hacia Creta. De nuevo se trata de un tema de aire épico, en el que voz e instrumentos se complementan para crear una canción estupenda. Un pasaje más lento en su parte media sirve de contrapunto perfecto a las partes más rítmicas del resto de la canción.

El siguiente tema es “El secreto de Creta”,y explicaría el nacimiento de Zeus, y como su madre lo deja en la isla al cuidado de las ninfas, antes de volver con su esposo y engañarlo, para así salvar la vida de Zeus. Se trata de un instrumental que empieza con un repetitivo e hipnótico riff de guitarra, que suena por encima de sonidos marinos. Después, se desarrolla con un aire épico que le dan las voces y orquestaciones programadas por Nathan Cifuentes.

La canción “Tempestad” nos habla de la madurez de Zeus y de su vuelta desde Creta para reclamar el trono de los dioses, y de como Cronos no esperaba su regreso. Es un tema en el que los teclados de Raquel crean una melodía que sirve de arranque, justo antes de que Fran empiece a cantar una canción no demasiado dura, pero de enorme calidad, con un solo impresionante.

Los dos siguientes temas son las dos partes en que se divide el tema que da título al disco, en el que se explica el enfrentamiento entre Cronos y otras fuerzas, justo en el momento en el que Zeus llega para enfrentarse a su padre. La primera parte empieza con suavidad, con el teclado sirviendo de colchón a la voz de Fran, que canta suavemente, mientras los demás instrumentos van entrando. Esta primera parte es un tema lento, perfecto para recuperar el aliento después de la caña anterior.

La segunda parte empieza con unas orquestaciones que dan un aire casi solemne al tema, y que sirven para desarrollar unas melodías muy logradas. La canción gana fuerza, con la repetición de unos versos cantados de manera muy épica. Finaliza el tema con un agudo grito de Fran.

Termina el primer acto con “Hijos de la noche”, un tema que empieza con fuerza, con unas melodías muy logradas que suenan por encima del ritmo que marca la batería. El teclado sirve de colchón a la voz de Fran, que nos cuenta el modo en que Zeus envenena a Cronos, para hacer que este vomite a los hermanos de Zeus que se había comido. El solo de Eduardo es de los mejores del disco, resultando una verdadera joya.

El segundo acto empieza con la canción “Con nombre de guerra”, que narra como se van preparando las guerras que libraron Zeus y sus renacidos hermanos contra Cronos y sus titanes. El tema empieza con suavidad, pero pronto se acelera, ganando en agresividad y potencia. Los cambios de ritmo son constantes, predominando los sonidos machacones, que sirven para dar énfasis a lo que se cuenta en la letra.

Sigue la caña con “Buscando una señal”, una canción que cuenta la guerra, en forma de medio tiempo. Josué Barreiros colabora en este tema, introduciendo una voz gutural al final, que contrasta con la de Fran. Los teclados, destacan por encima del resto de los instrumentos, demostrando la calidad de Raquel.

Con mucha fuerza arranca “Los ojos del caos”, una canción que explica como sigue la guerra entre Zeus y Cronos. Su ritmo es potente y rotundo, y la guitarra encadena riffs que se combinan con las melodías de los teclados. De nuevo, los cambios de ritmo sirven para darle fuerza al tema. “Madre Tierra” nos cuenta las preguntas que se hacía Cronos a sí mismo durante la guerra, incapaz de entender por qué estaba pasando todo aquello. Se trata de una canción interpretado solo con la voz de Fran y la guitarra acústica de Eduardo, muy emotiva y a la vez muy lograda.

En “La puerta del Tártaro” se nos cuenta como Zeus entra en el Tártaro, la prisión en la que Cronos había encerrado a sus hijos más monstruosos, después de luchar contra la bestia que guardaba su puerta. Es una canción de cierta oscuridad en su arranque, de ritmo denso, en la que guitarra y voz predominan sobre el resto de los instrumentos. Los coros son verdaderamente sorprendentes.

“Más allá del mar” nos relata como el final de la guerra cada vez está más cerca, y como Océano, hermano de Cronos, decide abandonar la lucha e irse con su esposa al exilio. Se trata de un tema tranquilo, pero de mucha calidad, en el que Fran nos canta con su mejor voz.

El segundo acto termina con “Titanes”, el tema que explica como finaliza la guerra, con la destrucción de los titanes y la muerte de Cronos, tras lo cual Zeus y sus hermanos Poseidón y Hades se declaran vencedores y se reparten la creación. Es un tema de aire épico y muy potente, con un ritmo machacón y  una melodía brillante y optimista.

Como epílogo de la historia y como único tema del tercer acto encontramos “Prometeo”, una potente canción que nos cuenta la historia del que, según la mitología, habría creado a los hombres y por eso se sentía tan cerca de ellos que los habría colmado de favores, como el control del fuego, lo que habría llevado a que los dioses lo castigaran. Es una canción cañera, machacona y de mucha calidad, perfecta para cerrar el disco.

“Cuando el mundo despertó” es, como acabamos de ver, un disco de enorme complejidad no sólo musical, sino también conceptual, que nos adentra en la mitología griega de manera excepcional y muy documentada. El trabajo de composición de los temas demuestra una enorme capacidad por parte de los músicos, y también sus ganas de hacer un buen trabajo. Ninguna canción destaca sobre el resto, manteniendo todas ellas un elevado nivel de calidad. No os los perdáis.

ARENIA son:

Fran J. Santos: Voz.
Eduardo Dizy: Guitarra y coros.
Roberto Suárez: Bajo.
Alejandro Fernández: Batería.
Raquel Rodríguez: Teclados.

TRACKLIST:

01- Preludio.
02- Cronos.
03- La mano de un dios.
04- El secreto de Creta.
05- Tempestad.
06- Cuando el mundo despertó I.
07- Cuando el mundo despertó II.
08- Hijos de la noche.
09- Con nombre de guerra.
10- Buscando una señal.
11- Los ojos del caos.
12- Madre tierra.
13- La puerta del Tártaro.
14- Más allá del mar.
15- Titanes.
16- Prometeo.

Puntuación: 9.
Discográfica: Autoproducido.
Autor: Pablo Folgueira.


Enlace Relacionado: