0
Publicado el 1/11/2017 por Emilio Pastor

MICHAEL SCHENKER FEST + HIGHWAY, RAZZMATAZZ, BARCELONA, 2-10-2017

MICHAEL SCHENKER VUELVE A HACERNOS VOLAR CON SUS GUITARRAS

Es inevitable hacer un viaje a mi adolescencia, y a la época en que la sala Zeleste era una de la mejores de Barcelona, al volver a ver a Michael Schenker. Había muchas ganas de ver a uno de los grandes iconos del heavy y el hard-rock de los 80, pero a pesar de prácticamente llenar la Razzmatazz, el concierto nos dejó un sabor un tanto agridulce.

 Esta vez, el alemán venía bajo el nombre de Michael Schenker Fest, acompañado de tres voces tan importantes y reconocibles como las de Gary Barden, Graham Bonnet y Robin McAuley, además de Chris Glen al bajo, Ted McKenna a la batería y Steve Mann a los teclados y segunda guitarra.

La noche la abrieron los franceses Highway que ofrecieron un buen show de hard-rock clásico, con un sonido más que decente, a pesar de que la batería sonase un tanto baja.

Después de un potente inicio con Searching for Freedom, en el que quedó claro que quien iba a brillar por encima de los demás músicos era el propio Schenker, este dio entrada al primer invitado de la noche, Gary Barden. En las primeras notas de Into the Arenna ya se pudo apreciar que Barden está muy lejos de su mejor nivel y que lo suyo, más que un lucimiento propio, iba a ser más bien una sesión de karaoke buscando la complicidad y la participación de la gente. La fiesta, con un público cada vez más entregado, continuó con ‘Let Sleeping Dogs Die’, ‘Victim of Illusions’, ‘Cry for the Nations’ y ‘Armed and Ready’, uno de los temas más celebrados.

MSG2

Un imprescindible guiño a Scorpions, ‘Coast to coast’, sirvió para dar entrada a una de las gratas sorpresas de la noche: Graham Bonnet. El inglés demostró estar en un estado de forma más que decente y mantener el tipo incluso en los momentos más exigentes que pusieron a prueba su voz. Temas como la enorme ‘Desert Song’, ‘Dancer’ o ‘Assault Attack’, sirvieron para dejar claro que una nueva colaboración de Schencker con Bonnet podría resultar más que apetecible.

‘No time for Losers’ fue la entrada de la tercera voz de la noche. Robin McAuley siguió manteniendo el nivel ofrecido por Bonnet, a pesar de que temas como ‘Save Yourself’ ‘Bad Boys’ o ‘Love is not a Game’ no sean de mi época favorita del teutón.

Para cerrar la noche no podía faltar el momento UFO, con los tres cantantes juntos en el escenario. ‘Rock Bottom’ y ‘Doctor Doctor’ fueron, sin duda, los temas más festejados por un público que se quedó con ganas de más ya que el horario de la sala no permitió alargar un show que la noche anterior en Navarra sí se alargó; dejando a la gente con ganas de escuchar ‘Shoot Shoot’ o ‘Too Hot to handle’ entre otras.

1h30 de concierto en el que la mejor noticia fue ver a un Michael Schenker pletórico, en excelente forma y en muy buena sintonía tanto con la banda, como consigo mismo y con el público, al que pidió disculpas por no poder alargar el setlist. Esperemos que le dure este buen humor y nos ofrezca nuevo material. Calidad y ganas no le faltan.

msg

Texto: Dani S.García

Fotografías cedidas por The Outlaw 76