0
Publicado el 6/06/2017 por Emilio Pastor

KNIGHTS OF METAL FESTIVAL - SALAS RAZZMATAZZ, BARCELONA - 26-27/05/2017

Crónica de una Muerte Anunciada

Este festival nació ya tocado, hace unas semanas BRUJERÍA se caían del cartel, después la organización anunció que no se celebraría en el Poble Espanyol, reubicándolo en la sala Razzmatazz, después se anunció, ya la misma semana del festival, que la jornada del viernes sería en la 2 de Razzmatazz y, como colofón, el mismo día que comenzaba el festival la bomba: dos de los principales grupos, concretamente los dos que cerraban cada noche no iban a tocar.

La organización publicaba en redes un comunicado de MEMPHIS MAY FIRE en el que lamentaban no poder asistir aduciendo problemas de retrasos y cancelaciones en los vuelos que los tenían que traer desde Estados unidos, por su parte THE FACELESS parece ser que están desaparecidos y la organización no lograba ponerse en contacto con ellos.

Lo que en un principio iba a ser un festival al aire libre con horario de 19.00 a 03.00 y supongo que con un par de escenarios pasó a ser una sucesión de menos conciertos de los anunciados y en sala con el consiguiente enfado por parte de muchos de los asistentes. La filosofía de Metalcry es apoyar cualquier iniciativa que ayude a promover la música Rock y Metal y así lo vamos a seguir haciendo, pero a las cosas hay que llamarlas por su nombre y esto se llama chapuza, el segundo día mejoró la cosa pero lo del viernes fue muy triste.

DÍA 1

Por motivos laborales que todos comprenderéis me perdí la primera actuación del día, la de los alemanes ALAZKA (antes conocidos como BURNING DOWN ALASKA), me comentaron que tocaron durante media hora y que estuvieron bastante bien, a ver si hay ocasión de verlos en vivo en el futuro.

A unas intempestivas 16.30 de la tarde ya estaba en la sala justo a tiempo para ver empezar a los suecos ADEPT, una muy joven banda, como la mayoría del público asistente, que empezó con mucha fuerza su set poniendo a la muchachada a dar botes y a hacer pogo. Potente metalcore el de estos tíos con riffs secos y contundentes, “Secrets” fue uno de sus temas más celebrados y coreados. Tocaron 42 minutos y me dejaron un buen sabor de boca pese a un último tema que se parecía mucho a LINKIN PARK.

Al contar únicamente con un escenario y tener que montar el escenario para cada concierto se producían unos parones de media hora entre show y show que los asistentes aprovechábamos para subir a la terraza de la sala (menos mal) porque hasta las 20.00 no se permitía la salida, y así a las 17.40 ya se disponían a empezar I DECLARE WAR, banda procedente de Seattle que la verdad elevaron el nivel del festival con su Deathcore en el que era su primer bolo en nuestro país. La voz de su vocalista, mejor dicho, la manera de ladrar de su vocalista me recordó a la de Frank Mullen de SUFFOCATION, muy brutal death, le acompañaban dos guitarristas prácticamente idénticos con gorra y barba aparte del baterista, sonaron muy contundentes y crearon una atmósfera agobiante con su pesado sonido durante poco más de media hora. Su voceras Jamie deambulaba por el escenario poniendo ojos de loco pero el resto estuvieron un poco parados, aún así disfrutamos mucho de temas como “Fat fuck”, “Misery cloud” o “March on”.

suicidals angelsMás parón, más terraza y para abajo otra vez a ver a los thrashers griegos SUICIDAL ANGELS, comenzó sonando la intro de “Tiburón” de JOHN WILLIAMS y desde el segundo uno que salieron a matar los helenos. Thrash americano ochentero puro: pitillos, camisetas sin mangas, greñas, guitarras Jackson de pico y una actitud desbordante. Fueron lo mejor del día de largo, canciones como “Seed of evil” o “Bloodbath” pusieron la sala patas arriba, si os gustan NUCLEAR ASSAULT, DARK ANGEL y esta clase de grupos no os los perdáis, que gran futuro tiene esta banda.

Al filo de las ocho menos diez empezaba la tétrica intro de BELFHEGOR, había mucha expectación por ver a esta banda, la única Black Metal pura del día, mucha camiseta de la banda se veía por allí y la verdad es que no defraudaron: una poderosa puesta en escena con ellos cubiertos de sangre, huesos colgando del pie de micro y la aparición casi al final del show de una misteriosa monje portando un botafumeiro mientras se paseaba por el escenario unida a un sonido muy poderoso dieron como resultado un gran show. Black metal clásico, heredero de los grandes grupos noruegos de los 90 que todos tenéis en mente, satanismo a piñón fijo (el cantante llevaba un gran cristo crucificado colgado del cuello en plan patriarca gitano, pero invertido, claro), velocidad y oscuridad a saco la de estos austriacos que demostraron porque son una de las bandas referencia del género.

A estas alturas de la jornada ya nos habíamos dado perfecta cuenta de que el anuncio hecho por la organización de que las bandas tocarían más tiempo para completar hasta las once era mentira, todas las bandas empezaban a la hora prevista y tocaban muy poco tiempo, los que más BELFHEGOR y no llegaron ni a los 50 minutos. No sé desde cuando tenían constancia de que les iban a fallar dos grupos pero tenían que haber estado más vivos y atrasar los horarios o incluso coger el teléfono y buscar a un par de bandas de Thrash o Death de Barcelona con hambre de gloria que las hay por docenas y muy buenas.

Lo del último grupo (los americanos FIT FOR A KING) fue de traca, salieron a escena a las 21.15 y teniendo todo el tiempo del mundo y siendo la última banda del día tocaron unos pírricos 35 minutos de Metalcore bastante ramplón, total que a las 21.50 acabó aquello y nos quedamos con una sensación de tomadura de pelo bastante incómoda. Detalles como el que mientras una banda estaba haciendo su show se estuviese preparando y afinando la batería del grupo que venía a continuación en un lado del escenario, a la vista, y que los músicos tuviesen que atravesar la sala y subir a la terraza cargando sus instrumentos daban una idea del caos organizativo. El sábado en la grande de Razz la cosa mejoró como os cuento a continuación.

DÍA 2

Un sol de justicia en Barcelona a estas horas, carajillo de Bayleys que es muy pronto para la cerveza y a las 15.30 en la sala como un pepe para ver a MORPHIUM, única representación nacional en el cartel. Los de Girona empezaron puntuales y unos 80 valientes nos dispusimos a disfrutar de su directo. Presentaban su más reciente trabajo “The blackout” y aunque eran conscientes de la hora a la que tocaban le pusieron muchas ganas, Álex, su vocalista, no paraba de exhortar al público, venían de girar por Rusia y la verdad es que son una pedazo de banda aunque hay que decir que a Álex se le dan mejor las partes más duras no así las más melódicas. Tuvieron algunos problemas de sonido pero en general fue un muy buen show. El citado Álex, que acaparaba todo el protagonismo, acabó el concierto tirándose tras algunos amagos al público. A destacar dos temas de su último disco: “Made of scars” y “What lies behind words”.

Los canadienses BEYOND CREATION fueron los siguientes, banda de Death metal técnico que venían por primera vez a España. Me gustaron mucho, fueron de lo mejor del festival, sobre todo su bajista que le saca a su instrumento un sónido muy metálico, canciones largas y muy elaboradas con sabor al Rock progresivo de los 70 pasado por el filtro del metal más actual. “Theatrical delirium” sonó a gloria y terminaron de manera brillante con “Coexistence” con una sala que ya iba pillando ambiente disfrutando mucho de esta gran banda.

Lamentablemente la cosa decayó con el siguiente grupo, los suecos DEAD BY APRIL, lo peor del festival. Unos pimpollos con un cantante con pinta de rapero sin pegada ninguna, con teclados y sonidos pregrabados, metalcore de pegar saltitos con mucha parte melódica, de la que se encargaba el guitarrista y que me llegó a irritar bastante, por momentos parecían EVANESCENCE o incluso los BACKSTREET BOYS, el público no conectó nada con la banda y en un par de temas ni aplaudió. Bastante olvidables.

Tras este mal trago nos dispusimos a ver a OBSCURA, unos jóvenes alemanes que fueron de menos a más en su concierto, practican un Death metal técnico con tintes Thrash y aunque empezaron un poco planos y lineales fueron remontando a medida que avanzaba el show, sonaron muy bien “Ocean gateways” y “Anticosmic overload”y como anécdota el chistaco metálico del día el que se marcó su cantante Steffen cuando tuvieron unos problemas para empezar un tema y dijo que eran una banda de Death metal “técnico” y tenían un problema “técnico” (en inglés hace más gracia).

A estas horas la sala ya registraba una muy buena entrada, los tres últimos conciertos fueron muy buenos (OBSCURA, KORPIKLAANI y DARK FUNERAL), shows que rondaron la hora de duración, lo que añadido al tiempo entre banda y banda necesario para preparar el siguiente show hizo que esta segunda jornada se alargase un poco más y nos quitáramos un poco el mal sabor de boca del día anterior. leyendas dia2-172Con KORPIKLAANI tenía yo mis dudas, no soy para nada seguidor del Folk Metal y de no haber estado trabajando seguramente habría salido corriendo horrorizado ante la visión de un acordeón en un festival de metal, pero me ganaron estos finlandeses con su entrega, su buen rollo y su nivel como músicos. La formación incluía además del citado acordeón, a un violinista, un bajista, un guitarra y un batería. El concierto fue una fiesta y la verdad es que la gente lo disfrutó bastante, incluso se llegaron a formar algunos circle pit delante del escenario. Habrá que dejarse de prejuicios y prestarle más atención a esta escena, muy popular en el norte de Europa y escuchar más a bandas como los propios KORPIKLAANI, FINNTROLL o ELUVEITIE.

dark funeralY después del folk, la oscuridad más absoluta, casi a las diez menos veinte de la noche tomaron el escenario DARK FUNERAL, la banda que cerraba el festival y posiblemente la más esperada. Tremendo show el que dieron los suecos, con una puesta en escena muy sobria, un sonido muy bueno y mucho, mucho oficio. Durante más de una hora nos deleitaron con su Black metal presentándonos su bestial “Where shadows forever reign”, del que tocaron hasta cinco temas terminando igual que en el disco con “Nail them to the cross” y la canción que da título al álbum acompañadas por otras joyas de su repertorio como “My funeral” . Poderosos, veloces, hiératicos, dieron una lección sobre el escenario del Razz y demostraron porque son una de las mejores bandas del género y porque llevan casi 25 años de carrera ejemplar.

Un gran final para un festival que arrancó con muchos problemas y que deseamos que se vuelva a celebrar el año que viene pero haciendo las cosas como es debido y tratando mejor al fan, que es lo más importante. Salud y Metal.

Texto: Nicolás García

Fotos : Archivo MetalCry