0
Publicado el 2/07/2018 por Dani Diez

HELLFEST 2018 - CLISSON, FRANCIA - 22/23/24-06-2018

Bienvenidos al infierno …

Pocos días después de nuestro paso por el paraíso del Sweden Rock Festival, iniciamos el descenso al averno del Hellfest. Siendo mi estreno en este festival, debo reconocer que iba algo influenciada por los comentarios de amigos y conocidos, con miedo a la masificación y convencida de que aquello iba a hacer honor a su nombre, convirtiéndose en un auténtico infierno. Por fortuna, nada más lejos de la realidad. Los franceses van mejorando las instalaciones año a año y, aprendiendo de sus errores, van enmendándolos con el objetivo de convertir el Hellfest en el mejor festival de Europa. Los expertos del lugar me contaron que la zona donde se suele montar el circle pit antes era de tierra y para evitar la polvareda ahora la han adoquinado. El resto es de hierba, a excepción de algún pasillo, y el primer día estaba perfecta. Hay barras y aseos por doquier, repartidos estratégicamente, y su estado era bueno en todo momento. Los precios bastante asequibles, teniendo en cuenta que es un festival. El sonido es fantástico, tanto en las carpas como en los escenarios al aire libre. La decoración es sencillamente maravillosa y no falta detalle, hasta el punto de parecer un parque temático del Metal. Y los espacios son tan amplios que no tenías sensación de agobio en general, aunque está claro que con los cabezas de cartel era difícil coger un buen sitio cerca del escenario. Con JUDAS PRIEST, AVENGED SEVENFOLD e IRON MAIDEN no era para menos.

Los “enviados especiales” de METALCRY llegamos el día antes del inicio del evento y nos acercamos al festival con la intención de recoger la pulsera. Ambientazo en la localidad de Clisson y alrededores, música en directo en el centro comercial cercano, un tiempo fabuloso y unas ganas locas de llegar al recinto. Casi me da un síncope cuando vi la cantidad de gente que había, cargada hasta las cejas, para canjear el abono y poder acceder al camping. Aquello estaba totalmente desbordado, así que nosotros decidimos dejarlo para el día siguiente a primera hora y no tuvimos problema, si bien es cierto que para los que pretenden quedarse en la zona de acampada aquello puede convertirse en un caos.

hellfest

Totalmente asentados ya en tierras galas, comenzábamos nuestra andadura el viernes 22 de junio en una jornada que prometía, con un cartel interesante y variado, que tendría su plato fuerte de la mano de los Metal Gods. Así, después de curiosear por los distintos escenarios y carpas, nos estrenábamos con SONS OF APOLLO, superbanda de metal progresivo integrada por músicos de gran nivel como Mike Portnoy a la batería (DREAM THEATER, THE WINERY DOGS, TWISTED SISTER y un largo etcétera), Billy Sheehan al bajo (MR. BIG, THE WINERY DOGS) y el vocalista Jeff Scott Soto, que estuvo sublime ante un público entregadísimo y muy numeroso.

Rose Tatto

Pudimos disfrutar nuevamente de los australianos ROSE TATTOO, que tanto nos habían gustado en el Sweden Rock, pero serían EUROPE y JUDAS PRIEST los que brillaron especialmente en la primera jornada. Los suecos dieron un muy buen concierto, consiguiendo atraer al main stage a gran parte de los asistentes al festival. No faltaron clásicos como “Rock the Night” o “Scream of Anger”, algunos temas de su último disco, como “The Siege” o “Walk the Earth”, ni himnos como “Superstitious” o “The Final Countdown”, que todos bailamos y coreamos como si no hubiera mañana, cerrando una actuación sublime.

hellfest judas priest

JUDAS PRIEST estuvieron inmensos, aunque después de haberlos visto en Suecia, estábamos convencidos de contar de nuevo con la presencia de Glenn Tipton y en esta ocasión no fue posible. Rob Halford estuvo magnífico, llenando con su presencia una noche ya de por sí majestuosa ante tal marea de gente y entre llamaradas que iluminaban la velada. Presentaron algunos temas de su último trabajo, como “Firepower”, “Lightning Strike” y “Rising from Ruins”, y por supuesto no faltaron clásicos como “The Ripper”, “Turbo Lover” o “You’ve Got Another Thing Comin’” ni joyas como “Hell Bent for Leather”, “Painkiller”, “Breaking the Law” y “Living after Midnight”, con la que finalizaron una cátedra de heavy metal con matrícula de honor de un alumno aventajado, el guitarrista Richie Faulkner.

judas priest

En el capítulo de decepciones, JOAN JETT, que se mostró apática y con una falta de actitud que desanimaba al más motivado. Y en el camino intermedio, HOLLYWOOD VAMPIRES, que sin apasionarme dieron un concierto correcto, destacando principalmente ALICE COOPER y JOE PERRY, aunque curiosamente el más aclamado fuera JONNHY DEEP. Entre tanto, nos vimos abducidos por la profundidad de MESHUGGAH, cuyo espectáculo resultó algo deslucido ante la claridad de primera hora de la tarde, y por la sobriedad de STEVEN WILSON, que nos dejó algo fríos. En cualquier caso, después del primer día nos quedaba claro que en la variedad está el gusto y que esa es precisamente una de las señas de identidad del Hellfest.

El sábado parecía estar más enfocado a sonidos alternativos y modernos. Un precioso día soleado pero también el más concurrido, notándose que nos adentramos en el fin de semana.

Resguardados del calor en la carpa del Altar, era hora de escuchar death metal técnico desde Finlandia de la mano de DEMILICH. Contundencia y velocidad que supo a gloria para cargar las baterías del día. Directamente nos dirigimos al main stage para ver la actuación de los americanos IN THIS MOMENT, liderados por su atractiva vocalista Maria Brink.

memoriam

Tras los conciertos de RISE OF THE NORTHSTAR y TREMONTI, los ingleses MEMORIAM trajeron la oscuridad a Clisson con su rápido black metal old school cargado de letras ocultistas y satánicas. Con un juego de luces que llenaba la carpa de cruces invertidas, Karl Willetts y compañía gozaron de una buena respuesta por parte del público en temas como “Resistance” o “Flatline”.

Llegaba uno de los platos fuertes del día, la actuación de BULLET FOR MY VALENTINE, una de esas bandas que por muchas veces que veas no te cansas de repetir. Ataviado con una chamarra de cuero negra aparecía en el escenario Matthew Tuck, respaldado por Michael Paget a la guitarra, Jamie Mathias al bajo y un imparable Jason Bowld a la batería. Con “Don´t Need You” daba comienzo el bolo que los británicos nos habían preparado, sonando después, sin perder tiempo, temas como “The Last Fight”, “Worthless”, “Scream Aim Fire” o “Tears Don´t Fall”.

hellfest

Caía la tarde y era el turno de los californianos DEFTONES, quienes volvían a las praderas de Hellfest. Iniciaron con “Head Up” un show atronador de principio a fin con brutales moshpits. “Nosebleed” o su cierre con “7 Words” pusieron patas arriba el main stage.

Los black metaleros DIMMU BORGIR llenaron de oscuridad y poesía el Temple. “Puritania”, “Progenies of the Great Apocalypse” o “Mourning Palace” sacudieron a un público que aguantaba estoicamente. Interesante la conexión que logra esta banda con sus fascinados seguidores.

Notando ya el cansancio llegamos al último día, que se presentaba cargado para los amantes del Heavy Metal, del Thrash y del rock’n’roll escandinavo.

Empezábamos bien tempranito la jornada, pues no queríamos perdernos por nada del mundo a CRISIX, una de las bandas catalanas con mayor proyección internacional. Petaron la carpa y despertaron al personal con tralla de la buena, que respondió con pogos continuos y dándolo todo en cada tema, aunque fue con la solicitada “Ultra Thrash” con la que enloquecimos, quedando a tope de energía para el resto de la jornada. También el domingo pudimos bajar la comida a golpe de circle pit gracias a EXUMER, que revolucionaron la sobremesa, y volver a recargarnos por la noche con EXODUS, como última representación del Thrash en el Hellfest.

CRISIX

A lo largo del día también gozamos de una buena dosis de Heavy y Power Metal. Los alemanes PRIMAL FEAR, geniales como siempre, nos cargaron de buenos propósitos con joyas como “In Metal We Trust” y “Metal Is For Ever”. Los americanos ICED EARTH nos inyectaron Heavy Metal en vena, AMORPHIS nos fascinaron, especialmente con los cambios de registros del vocalista, y ACCEPT nos demostraron que la ingeniería alemana nunca falla. Los germanos dieron un concierto fantástico, que se nos pasó volando a ritmo de clásicos como “Princess of the Dawn” o “Fast as a Shark” y de himnos como “Metal Heart” o “Balls to the Wall”, con la que cerraron una actuación magistral.

amorphis

A partir de ese momento, empezaban coincidencias dolorosas que resolvimos con el corazón, dejando por ello de ver a mis queridos MEGADETH, a los exitosos ARCH ENEMY y la mitad del concierto de IRON MAIDEN, que ya he podido ver dos veces en el último mes. En su lugar, me desplazaba a la War Zone y me dedicaba en cuerpo y alma al rock’n’roll escandinavo, gracias al intensivo que nos había preparado el Hellfest de la mano de los cuatro grandes: GLUECIFER, BACKYARD BABIES, THE HELLACOPTERS y TURBONEGRO. Todos ellos ofrecieron conciertos de lo más festivos, abarrotados de un público entregadísimo que macarreó casi tanto como las cuatro formaciones. Pero llegado este punto debo decir que para mí los dioses de la última jornada del Hellfest fueron GLUECIFER, a los que tenía ganas y colmaron sobradamente mis expectativas, hasta el punto de hacerme atravesar la marabunta de gente que presenciaba el concierto de IRON MAIDEN para llegar al Merchandising de bandas y comprar la correspondiente camiseta.

backyard babies

Como reflexión final, a pesar de estar agotada y con agujetas hasta en las pestañas, solo puedo decir que no era tan infierno el Hellfest como lo pintaban y que si algo debo resaltar, además del gran cartel, es la profesionalidad de los organizadores, así como la paciencia y buen hacer de los seguratas, convertidos en ángeles de la guarda (o del infierno) de los alocados asistentes. Sin duda, un gran festival al que se debe asistir al menos una vez en la vida.

hellfest

 

Texto y Fotos: Leticia RC y Dani Diez