0
Publicado el 25/03/2018 por Dani Diez

GALIA METAL FEST - POZAL DE GALLINAS - 24/03/2018

Una noche fría de Heavy metal …

Pocas horas después de finalizar el Galia Metal Fest, nuevo festival celebrado el 23 y 24 de marzo en Pozal de Gallinas, en el mismo recinto de nuestro querido Atalaya Rock, y organizado por Kivents, todavía andamos relamiéndonos con el fantástico cartel y el gran ambiente que vivimos allí. Lamentablemente nuestras obligaciones laborales no nos permitieron desplazarnos el viernes para asistir a los dos días de conciertos, por lo que tratamos de disfrutar lo del sábado como si no hubiera mañana.

Según anunciaron el evento tuvimos claro que teníamos que estar allí. Cierto es que marzo puede ser un mes duro en Castilla, climatológicamente hablando, por mucho que el festival se celebre en un recinto cerrado, pero las bandas participantes merecían la pena y siempre es un plus contar con precios anti-crisis. ¡Ventajas de organizar bolos fuera de las ciudades habituales!

A una hora quizá demasiado temprana, a juzgar por el escaso público, aparecían sobre las tablas los madrileños MAD-ERA, jovencísimo trío de Heavy metal contemporáneo con un disco en el mercado. Buena iniciativa la de contar con bandas noveles en los festivales, aunque complicado darse a conocer cuando apenas hay personas ante las que tocar.

Prácticamente igual de frío resultaba el pabellón cuando salieron a escena OLVIDO, formación de Metal melódico oscuro procedente de Girona. A pesar de contar con tres discos en su haber, no había escuchado nada de la banda y me llamaron especialmente la atención tanto sus cuidadas letras como una voz y forma de cantar muy Bunbury en su etapa con Héroes del Silencio. Como seguidora de Loquillo, debo decir que me gustó mucho la particular versión que hicieron de “La Mataré”.

Ya entrada la tarde, a eso de las 16:45, XTASY se encargaban de calentar el ambiente mientras el personal iba entrando en el pabellón. Con dos álbumes de estudio, los de Pamplona traían bajo el brazo su flamante último trabajo, “Second Chance”, derrochando clase a ritmo de Hard Rock Melódico. Lo dieron todo desde el primer momento a pesar de un público bastante frío, al que supieron animar a base de grandes temas como “Into the Fire” y una actitud que derretiría al más templado.

XTASY

Ante un auditorio algo más numeroso salían a escena CICONIA, banda de metal progresivo con ciertos toques de stoner. Interesante su propuesta instrumental, que puede resultar arriesgada en un principio, pero está funcionando muy bien en Europa. Impresionante la calidad musical de este trío, que estrenaba joven y talentoso guitarrista. No dudaron en bajar entre los asistentes a contagiarnos de su pasión y acercarnos a un género no apto para mentes estrechas. ¿Quién dijo que el prog era frío?.

CICONIA1

Las horas iban pasando y ya veíamos que no se iba a conseguir una gran entrada en el festival, pero los allí presentes nos habíamos venido arriba y esperábamos con los brazos abiertos a AMMUNITION, que andaban girando estos días por nuestro país. Tras unos problemas iniciales de sonido, con los que los experimentados músicos lidiaron con profesionalidad y desparpajo, los nórdicos comenzaron a descargar su Hard Rock bailable y pegadizo. La formación cuenta con reputados músicos entre sus filas, desde TNT a CIRCUS MAXIMUS pasando por WIG WAM, pero es inevitable que todas las miradas se dirijan a Erik Martensson (Eclipse, WET…), compositor, productor y una de las almas del rock melódico europeo. El sueco demostró ser tan brillante como cercano, y aprovechó para compartir algo de tiempo con sus seguidores, además de fotografiarse con todo aquel que se lo pidió. La banda está inmersa en la presentación de su segundo disco, lo que determinó la selección de temas del repertorio. Destacaría especialmente la interpretación de la maravillosa “Eye for an eye”, con el inconfundible toque compositivo de Martensson.

Ammunition

Pasadas las 20:15 nos preparábamos para uno de los platos fuertes del festival mientras los más metaleros se acercaban a las primeras filas dispuestos a desmelenarse a ritmo de power metal. AXXIS, que entraron en el cartel a última hora como sustitutos de BONFIRE, nos hicieron disfrutar de lo lindo con sus poderosos temas y con sus reconocibles bromas, que ya de tanto escucharlas parecen formar parte de tu vida. El vocalista, Bernhard Weiss, es un gran showman y consiguió meternos a todos en el concierto desde el principio. Los alemanes están a punto de sacar nuevo álbum, por lo que se centraron en su anterior trabajo “Retrolution” sin faltar temas clásicos como la festiva “Touch The Rainbow” ni himnos como “Kingdom of the Nigth” o “Living in a World”, coreados por todos hasta la saciedad.

axxis2

Llegado ese punto, era el momento de los más duros del lugar. Ninguno de los asistentes abandonó sus posiciones y es que los seguidores de AXXIS también son los de MURO. El cuarteto se encuentra en plena forma y su vocalista, Rosa, se ha convertido en una gran frontwoman que ha adoptado las canciones como si hubieran sido escritas para ella. Derrochando macarrería y poderío nos encandiló a todos, llenando un vacío en la escena que tras Azuzena nadie parecía ocupar. El concierto se pasó en un suspiro y es que los madrileños no nos dejaron ni respirar. Sonaron grandes clásicos como “Amos de la Oscuridad” e  himnos demoledores como “Traidor” o “Juicio Final”, sin pasar por alto “La Voz”, el maravilloso tema que dedicaron a DIO. Afrontaron la recta final con su brillante versión de “Fast as a Shark” de ACCEPT para cerrar por todo lo alto con “Mirada Asesina”, ante un público entregadísimo durante todo el bolo.

Muro1

Tal fue el nivel del concierto de MURO y el subidón de adrenalina, que DIAMOND HEAD me resultaron algo más flojos que en otras ocasiones. Seguramente fuera consecuencia de lo que acababa de vivir, pero los británicos no me convencieron y lo cierto es que hubo una pequeña desbandada de público. Es cuanto menos curioso que una de las leyendas del NWOBHM, que ha influido a infinidad de grupos y han sido versionados por METALLICA, no haya conseguido mayor repercusión en el mundo del heavy metal y casi se hayan convertido en una banda de culto. Brian Tatler, guitarrista y único miembro original de la formación, estuvo magnífico como siempre, descargando esos característicos riffs marca de la casa que te atrapan y luego no consigues sacar de la cabeza. Fieles a su estilo y con austera puesta en escena, como es habitual en ellos, defendieron su repertorio ante los seguidores más leales de la banda, con un buen repaso de clásicos pero dando cabida al hasta ahora su último trabajo, del que destacaría “Diamonds” coreado por todos al grito de “Diamonds are for ever!”.

diamond head

A unas horas intempestivas salían LEIZE a ritmo de “Sin Sitio” dispuestos a revolucionar al personal y vaya si lo consiguieron. A partir de ahí fue un no parar, que una hora no da para mucho y el cuarteto no quería dejarse nada en el papel. Los de Zarautz no tienen día malo ni hora inoportuna, que los hemos visto en múltiples ocasiones y no hay vez que no salgan a devorar lo que se tercie. Terminada ya su gira de aniversario del “Devorando las calles”, parece que algunas de las joyas las han incorporado al repertorio y así pudimos disfrutar de nuevo de “Soñador” o “La Rueda”, además de himnos como “Sangre de Barrio”, la aclamada “Muros” y la que daba nombre al álbum. Hubo tiempo para clásicos como “Buscando, Mirando” y “Acosándome”, que nos pusieron a tope de revoluciones, pero también para canciones de su último trabajo de estudio como “Dónde está”, “A fuego” o “Sospechoso”.  Una buena colección de temas y una sorpresa de la mano de Carlos Escudero, vocalista de VHÄLDEMAR, que se cantó con ellos “Caminando” en el que para mí sería el momento mágico de la noche.

leiZE

Bien entrada la madrugada, que con el cambio de hora se nos pasó la noche casi sin enterarnos, llegaba el turno de VHÄLDEMAR. Los de Barakaldo, que están en plena gira de presentación de “Against all Kings”, siempre salen a muerte, pero es que en el Galia fueron una auténtica apisonadora. De la mano de Pedro J. Monge, uno de los mejores guitarristas de heavy metal de este país, y de Carlos Escudero, el carismático e imparable frontman de la banda, disfrutamos de una poderosa descarga de metal. No faltaron la pegadiza “Howling at the Moon”, ni la potente “Breakin’ all the rules” o la divertida “Bastards”, con la que pegó un buen repaso a diestra y siniestra, pero fue con “Metal of the World” con la que enloquecimos todos, mientras Carlos se bajaba a cantar entre la gente, subía a la grada y hacía que se le quedara pequeño el pabellón. Difícil resumir lo que puedes experimentar en un concierto de los vizcaínos, así que lo mejor es aprovechar la extensa gira en la que están inmersos y no perdérselos. Nosotros lo haremos y seguiremos ¡a muerte!

Vhaldemar

Gran final de fiesta para un festival que esperamos que tenga continuidad y, si es posible, en una época más cálida.

 

Texto y Fotos: Leticia RC y Dani Díez