1
Publicado el 17/11/2017 por ivan allué

ENTREVISTA A TXUS DI FELLATIO (MÄGO DE OZ)

“Con la formación antigua estábamos muriendo de éxito, fueron años autodestructivos”

El pasado 02 de noviembre, el “núcleo duro” de MÄGO DE OZ (como el propio Txus lo denomina), vino a Barcelona para firmar ejemplares de su recién estrenado “Diabulus In Opera”, un DVD elaborado para revivir una de las noches más mágicas en los treinta años de historia de la banda madrileña, que fue grabado el pasado 06 de mayo de 2017 en el “Arena CDMX” de México. Aprovechando el clima primaveral del que todavía disfrutábamos en la Ciudad Condal por aquel entonces, me reúno con Txus Di Fellatio en una terraza del remodelado Poble Nou y esto fue lo que nos contó:

¿Qué tal Txus?

¡Con un jet lag que no me tengo! Llegué antes de ayer…

De México ¿verdad? Precisamente, para empezar, quería preguntarte sobre el tema: Tuvisteis a más de 2.500 asistentes en una firma de discos que duro más de siete horas en el DF… Asimismo, más de 122.000 personas escucharon la entrevista a Txus en la web RafaBasa.com… A su vez, ya hay vendidas más de 2.000 cajas deluxe de “Diabulus In Opera” de forma anticipada… ¿Cómo se siente uno tras ver tanto apoyo y cariño a estas alturas de la película?

Respecto a las visitas que comentas… bueno, tanto son de gente que nos quiere como que nos odia. Todavía no me explico cómo alguien pierde media hora escuchando a un tipo que no le interesa. Algo debo de tener… ¡una tensión sexual no resuelta! (muchas risas).

(Risas) Cuando está Txus de por medio ya se sabe…

Ahora en serio, la verdad es que estamos muy contentos. Hemos pasado la época del desierto, como yo lo digo, desde que echamos a José Andrëa. O nos íbamos a la mierda o tirábamos para delante. Han sido cinco años de trabajo y de seguir demostrando que somos los mismos. Esto es como los equipos de fútbol: se irá Messi y vendrá otro. Lo que cuenta es el público. Nadie es imprescindible en Mägo de Oz. Siempre que el cliente esté orgulloso, feliz y contento, pues lo demás son debates para llenar revistas y páginas web.

La música es cíclica y lo importante es mantenerse. No me gusta eso de las bandas nº1, nº2, nº3… Es un peso en la mochila que no me mola tener. ¿Somos la banda española más internacional? Sí, eso es un dato objetivo. Pero eso no significa que seamos la mejor. Hay bandas infinitamente mejores que nosotros, con un disco o sin disco.

En cuanto a lo de México, no es ningún secreto para nosotros. Es una locura que haya más de 2.500 personas para que les firmes un autógrafo. Hacen miles de quilómetros, se arreglan, esperan en la cola… Si fuera para un concierto, todavía, ¡pero es que hacen todo eso para luego estar con nosotros siete segundos! Es impresionante.

No me negarás, entonces, que estáis viviendo una segunda juventud…

Sí, porque teníamos que lavar la imagen. Con la formación antigua estábamos muriendo de éxito, fueron años autodestructivos. Es un poco como pasa con los equipos cuando ganan tres Champions. Cuando no tienes hambre, adoleces de mirarte al ombligo, y es lo que nos pasó a nosotros. Veníamos de una etapa de discos de diamante, de no sé qué, de no sé cuántos… y había componentes que no estaban por la labor de seguir currando. ¡Esto es rock! Hay que sacar un disco, otro disco, otro disco… Aquí hay que picar piedra, nosotros no estamos patrocinados por Coca Cola ni por Telecinco. No queda otra que hacer discos. Esto de “Diabulus In Opera”, por ejemplo, ha sido un trabajo muy duro…

Ya me lo imagino.

Llevaba ya años queriendo hacer algo con una sinfónica. Y en el momento que me proponen la de México digo: “¡Hostia, de puta madre, esto hay que grabarlo en DVD!”… Pero claro, desde que hablas con Warner, hasta que dicen ok, hay que elegir el director, los arreglos, las canciones… Porque mucha gente se cree que esto es un disco de grandes éxitos; eso sí sería un coñazo.  A mí me ponía más tocar “La Cantata del Diablo”, temas que son muy sinfónicos…

Supongo entonces que por eso habéis añadido hasta tres temas de “Gaia III”…

Sí, porque ese es un disco maldito. Tenía que haber sido sencillo en vez de doble. Hay mucha paja. Aun así hay temas buenos, como “Dies Irae”, “Siempre”… Y cuando elegimos tocar con orquesta queríamos temas barrocos, incluso que no hubiéramos tocado nunca en directo. Un repertorio más para fans que para los 40 Principales. ¡Warner flipó cuando les propusimos “La Cantata” como primer single! Me daba mucha pereza sacar como adelanto “La Costa del Silencio”.

Aun así triunfó el vídeo de “La Cantata”, con Leo Jiménez de invitado…

Fue un acierto. El sector más heavy de Mägo lo pedía. Estamos un poco hartos de que digan: “Es que Mägo no es heavy”… ¿Entonces qué hacemos; hip hop?

Igual es lo que os falta ya, hacer hip hop (risas). Y siguiendo con el listado de temas, al margen de los cortes extraídos de “Gaia III”, también sorprende la inclusión del tema “Mercedes Benz” (versión de Janis Joplin). ¿Qué puedes explicarme sobre este tema?

Lo llevamos tocando tres o cuatro giras. Todo comenzó cuando se nos jorobó mi caja de la batería. La de sustitución también estaba rota… “¡Hostia! ¿Ahora qué?”. Entonces, claro, había que sacar el parche, cambiarlo… y le digo a Patricia: “Hazte el Mercedes Benz”. Lo tenemos siempre de comodín, así descansa Zeta también. La verdad es que no somos un grupo hippie, pero la canta de puta madre. ¿La has escuchado?

Sí, y la canción queda terriblemente country/celta, por cierto…

¿Y el final que se queda ella sola y empieza a subir octavas? ¿Cómo no la vamos a tocar?

Efectivamente, es un temazo… Patricia, de hecho, tiene bastante protagonismo en “Diabulus In Opera”. Al margen de hacer las partes líricas que Pilar Jurado registró en “Ilussia”, magistralmente por cierto, también canta “Revolución” de su banda KHY, participa en “La Cantata del Diablo”, “Sueños Dormidos” y en “No Pares de Oír R’n’R”, cuando en la original de esta última canta Zeta…

Ya en “Ilussia” le dimos algún que otro tema más. Le da un toque muy lírico. Para mí sería desaprovechar una voz. No somos Camela, que llevan coristas. Patricia es la cantante de Mägo de Oz. Yo escucho mucha música en la que cantan hombre y mujer, Amaranthe, por ejemplo. O Nightwish, cuando canta el bajista… Si tengo dos voces cojonudas, ¿por qué no utilizarlas?  Y aún queremos darle un poquito más de protagonismo a partir de ahora.

Me parece perfecto. Que no ocurra como con Manuel Escudero ¿no? Que se cansó de ser el corista de MEDINA AZAHARA y luego sacó un pedazo de proyecto como SACRAMENTO.

Claro, ¡Manuel Escudero canta mejor que el otro Manuel! (risas). El rollo corista estático en una banda de heavy me parece un poco hortera. Por eso yo siempre le decía a Patri: “Tú eres la voz femenina de Mägo, no la corista”. Y eso le ha costado alguna que otra crítica: “Que si no queremos que cante ella, que si no sé qué…”. ¡Pues si no te gusta no compres discos de Mägo!

Claro hombre, una voz femenina le da más “color” a los temas.

Eso es. Motörhead o AC/DC, del primer al último tema todos suenan igual, pero Mägo nunca hemos sido así. El primer tema siempre power metal, después más celta, más tal… Tenemos un poquito de todo.

Magodeoz_diabulus_600x270

“La música es cíclica y lo importante es mantenerse. No me gusta eso de las bandas nº1, nº2, nº3… Es un peso en la mochila que no me mola tener”

Una cosa Txus, todos los grupos que han tocado con orquesta coinciden en que se aprende muchísimo con ellos. ¿Qué me dices de la experiencia?

Sí se aprende. Ten en cuenta que para hacer un concierto, bien hecho, con orquesta, hay que trabajar mucho. Yo me empapé de los conciertos de Scorpions, Metallica… Así puedes ver en qué se han equivocado. Yo quería ser más grandilocuente… pintarle las caras a la orquesta, como hicieron Kiss. Los músicos de rock y los clásicos somos antagónicos. El rock es improvisación, poca disciplina… en cambio, el músico clásico lee partituras, es muy disciplinado… Entonces tienes que abandonar tu zona de confort. Tanto ellos como nosotros. Tienes que quedar en una frontera imaginaria. Claro que aprendes, a que no tiene que sonar todo a la vez. Ese es el defecto de muchos DVD’s que he visto: está la banda tocando y la orquesta es como un teclado. Nosotros hemos buscado huecos, quitado guitarras… para que la música respire.

En ese sentido, quería hablarte también de las corales, que tienen bastante protagonismo en “Diabulus In Opera”.

Claro… Los grupos que te he comentado no usan corales. Cuando tú ves una obra, como “Carmina Burana”, las corales son fundamentales, y en Mägo de Oz siempre han sido parte importante. Recuerdo que, cuando sacamos “Ilussia”, ya empezaron los talibanes de turno: “¡Están copiando a Nightwish con las corales!”. A ver, hijo puta, cógete “Finisterra” y verás que  empieza “O finis o terra…”, y está grabado en el 2000. Nadie inventa nada, evidentemente, pero nosotros ya metíamos la “Marcha Turca” en “El Santo Grial”.

¿Qué podemos destacar del documental que se incluye en la edición especial de “Diabulus In Opera”, así como de “El Diario de Patricia”?

Pues mira, en la edición deluxe hay el concierto en DVD, con dos CD’s de audio, además del “Making Oz”, con imágenes muy chulas: de cómo están fabricando la escenografía en México, ensayos con la orquesta, reuniones en España de cómo se ideó el montaje… y “El Diario de Patricia”, que es muy divertido. Patricia siempre lleva la puta cámara encima. Es algo que la gente normalmente no ve: travesuras en el avión, imágenes de backstage…

¿Todo el tema de la edición de los documentales ha corrido a cargo de Mario Ruíz también?

Sí, sí. Él es nuestro director artístico desde hace muchos años. Para la escenografía de “Diabulus In Opera”, por ejemplo, yo le cuento mis ideas “fantásticas” y él lo traduce a algo que se pueda hacer, evidentemente. Él me guía… también con el diseño de la portada, el arte, las fotos del disco, los vídeos… De todo lo referente a la imagen de Mägo de Oz, él es el encargado.

Precisamente te quería preguntar sobre ese aspecto, ya que el diseño de la portada no es obra de Gaboni…

No, es de Mario. La bruja de la portada es una actriz y estriper, que ya salía haciendo de bruja en el vídeo de “Xanandra”. También la saqué con Bürdel King… se llama Daniela. En vez de poner un dibujo ¿por qué no hacer humana a la bruja? Se lo conté a Mario y luego ya contractamos a una fotógrafa. Él da las indicaciones de luz, de cómo tiene que ir vestida… todo eso.

Aprovechando lo que comentas, ¿por qué no aparece Zeta en esas fotos promocionales de la bruja? Supongo que eres consciente de que la gente lo ha criticado muchísimo ese aspecto.

Sí, la gente lo ha criticado: “¡No está Zeta porque lo van a echar ya!” (muchas risas). Ocurre que es un treinta aniversario, y Zeta poco te puede hablar de la primera época de Mägo. Los cuatro que aparecemos somos el “núcleo duro”. Nosotros somos los dueños de Mägo de Oz.

Esa era la razón que yo imaginaba…

En el próximo disco que saquemos, probablemente saldremos los cinco. Zeta es el cantante, y tiene que estar, obviamente. Pero aquí no tenía mucho sentido, porque los que celebramos el treinta aniversario somos nosotros. Evidentemente, acompañados de Zeta, Fernando… Imagínate que en la foto sale Zeta, ¿y por qué no Patricia o Javi? Nueve tíos en una portada es complicado. De hecho, los que venimos a firmar ahora somos los cuatro. No hay otra razón.

Va bien aclararlo, porque la gente habla y critica sin saber… ¡Oye Txus! Y una vez visto el resultado final, ¿habéis encontrado alguna cosa a mejorar?

¡Nunca estoy contento! (risas).

Sin duda, a nivel de imagen, es el mejor DVD que habéis sacado.

Sí, y con la mejor formación de Mägo de Oz, a nivel musical. No significa que sea la que más te guste. Pero musicalmente se nota que hemos mejorado. Como no es lo mismo estar tocando que verte luego desde fuera, cuando lo vi dije: “¡Joder, la que hemos liado! Esto está a la altura de cualquier grupo guiri”. Pero siempre le saco fallos, y a los discos también. Soy muy autocrítico y no lo disfruto. Me pasa igual con las entrevistas.

Tampoco tendrías tiempo para escuchar todas las entrevistas…

Hay gente que sí lo hace, que se retroalimenta, pero yo no. A ver, todos tenemos ego. El trabajo del artista es alimentar tu ego, pero tampoco llegar a esos límites. Yo, cuando hago un trabajo, lo dejo reposar, porque realmente no lo hago para mí, lo hago para que sea juzgado. Mira, disfruto más con el paso del tiempo. El otro día me puse “Gaia II” y disfruté mucho más que cuando estaba acabado de hacer.

Y en cuanto a la producción de sonido… Yo he apreciado que el doble bombo suena demasiado perfecto, poco humano diría yo…

Ese doble bombo está cuantificado. Cuando tocas en directo, todas las pistas las tienes en el estudio, y el trabajo del estudio es hacerlo bonito. Si el bombo izquierdo no suena igual que el derecho, pues lo igualas y lo cuantificas.

¿Es lo mismo que triggear?

No, lo del trigger es en directo. Yo llevo un micro en el bombo y luego un trigger. ¿Para qué? Para que suene todo igual. Como no soy Dani Pérez (risas), pues prefiero llevar triggers. Luego al técnico le llegan dos señales: el redondito, del de verdad, y luego el eléctrico del trigger. Luego, suena demasiado perfecto, claro.

Eso mismo: para ser un directo, el bombo suena a estudio.

Claro, pero es que las guitarras igual. Ten en cuenta que, una vez estás tocando y las grabas, luego le quitas la suciedad que se mete en las peas, les pones agudos, graves, delais… las dejas bonitas. En directo no hace falta tanto, pero bueno, que eso lo hace todo el mundo, no solo yo (risas).

(Risas) Va bien saberlo… Y ya cambiando de tema, de cara al concierto de Madrid, me gustaría saber si la puesta en escena será la misma que en el DVD.

Igual. Puede que incluso un poco mejor. Aquí podemos llamar a más gente, es más fácil. En México, ¿dónde coño encuentras unos gaiteros? En Madrid podemos liarla más… con malabaristas que hagan cosas con fuego…

“Hemos pasado penurias con el nuevo cantante, más él que nosotros. Estar a la sombra de José Andrëa es jorobado”

¿Alguna otra fecha prevista en la península? Supongo que no es una producción barata, pero en Barcelona nos encantaría verlo.

No, solo la del palacio de los deportes, el 14 de julio. A ver, es una producción muy cara. Preferimos hacerlo una sola vez y bien hecho, cumpliendo nuestro aniversario, que precisamente es esa semana… bueno, era el 07, pero como no se puede tocar en la Plaza de Toros, se cambió. Eso no significa que no haya otras cosas, por ejemplo en el Liceo, pero no será “Diabulus In Opera”. Será la orquesta y Mägo de Oz, sin fuegos ni nada, un rollo más de pajarita. Es lo que decía antes, nos falta salir de la zona de confort.

Claro, conquistar nuevos territorios…

Que incluso el fan diga: “¡Hostia, tengo que ir al Liceo, me tengo que arreglar!”. Estamos en negociaciones de hacerlo.

Oye, pues deseando ya que cerréis algo. ¡Eso hay que verlo! Y ya para ir terminando, el tributo a MÄGO DE OZ, ¿qué tal avanza? ¿Hay fecha de salida?

Pues el tributo me lo he hecho yo. Un par de grupos me comentaron que querían hacerlo, así que lo haré yo con mi sello discográfico. Salió de una conversación de bar y la gente se animó. Hablé con Alberto Rionda, con Fortu, con Niko del Hierro… Y me sorprendió que bandas jóvenes, como Megara u Opera Magna, quisieran hacer temas más antiguos, como “Jesús de Chamberí” o “Satania”. Habitualmente, los chavales de dieciocho años quieren hacer de “Gaia II” para adelante, como Débler por ejemplo. Saldrá en primavera de 2018. Pero no hay fecha concreta.

Perfecto. Por otra parte, en octubre ha nacido “Stäy Oz”, una asociación que acoge a los clubs de fans oficiales recompensando la labor de apoyo a MÄGO DE OZ. ¿Puedes explicarme más al respecto?

Pues mira, tenemos mogollón de fans por todo el mundo. Como las peñas del Madrid y del Barça. Tenemos clubs de fans en México, Japón, Colombia, España… Entonces, se me ocurrió hacer una asociación de todos. Con la intención de hacer convenciones de fans, cenas y tal. Rollo Kiss. Ahora, el que quiera estar que esté, si no, no pasa nada. Los que estén dentro de “Stäy Oz”, evidentemente, tendrán un trato un poco más próximo. Hay algún reticente, pero no perderán autonomía ni nada, cada uno se seguirá gestionando por su cuenta.

¿Y sobre el nuevo disco?

Pues, probablemente, será la segunda parte de “Jesús de Chamberí”. Ya tengo siete u ocho temas compuestos… Musicalmente, no será una continuación, porque no es uno de mis preferidos, pero a nivel de historia sí me apetece hablar del Apocalipsis. Yo veo a Dios y al Demonio jugando una gran partida de ajedrez. Mientras estás en la cama, en coma, “pi, pi, pi, pi…”, veo que ahí están los dos, a ver quién se lleva tu alma. ¿Quién es el malo y el bueno? Todas esas preguntas me molan, y veo que toda esa historia de los jinetes del Apocalipsis, el Anticristo… es muy Mägo. Así que esa va a ser la historia. Será un disco doble.

Suena interesante. Y ya que “Diabulus In Opera” sirve como celebración a tres décadas de carrera, la última pregunta no es otra que ¿algo a destacar de estos treinta años?

Que es un continuo Everest: bajar y subir, bajar y subir… La música es eso, picar piedra. Hasta Maiden y Judas Priest tuvieron momentos bajos, lo que ocurre es que ellos se equivocaron de cantante. También es verdad que hemos pasado penurias con el nuevo cantante, más él que nosotros. Estar a la sombra de José Andrëa es jorobado.

Pero esas penurias que comentas, supongo que vinieron alimentadas por las redes sociales, esos vertederos de opinión de los que tú hablabas en aquel “Si Molesto Me Quedo”, porque, en directo, ¿habéis escuchado críticas?

No, eso no. De hecho, tú ves el DVD, cuando termina “Gaia”, y todo el mundo grita: “Zeta, Zeta, Zeta…”. Tú ten en cuenta que si la gente paga una entrada por verte es porque son fans de Mägo. Es una estupidez pagar para ir a criticar al cantante de tu banda.

Ciertamente, es de tontos… Pues nada tío, esto es todo por mi parte.

¡Muchas gracias chiqui!

Un placer Txus. Nos vemos a la próxima.

Autor: Ivan Allué