0
Publicado el 4/05/2018 por Dany Velasco

ENTREVISTA A SÔBER

“El día que perdamos los nervios por hacer lo que nos gusta mejor que nos retiremos.”

Hoy día 4 de mayo sale a la venta, sin duda, uno de los discos del año: La Sinfonía del Paradÿsso. Y es que este año se cumplen ni más ni menos que 15 años (16 para ser exactos) del lanzamiento del disco que encumbró a Sôber allá por el 2002, el maravilloso Paradÿsso. Y qué mejor manera que homenajear tal obra maestra que regrabando el disco y además con una orquesta de cincuenta músicos detrás. He tenido el placer de sentarme a hablar con Jorge Escobedo y Antonio Bernardini, guitarristas de la banda madrileña, a charlar sobre esta perfecta sinfonía que desde hoy ya podéis tener en vuestras manos.

_36Z7220

1. Hoy, día 4, sale a la venta vuestra Sinfonía del Paradÿsso, no sé si esta pregunta tiene mucho sentido después de más de 20 años en este mundo, pero ¿estáis nerviosos?

ANTONIO: Sí, más que nerviosos… estamos impacientes por ver las reacciones de la gente. Mañana empiezan las firmas de discos en Madrid, Barcelona al día siguiente… Más que nervios es impaciencia por ver las caras de los demás.

JORGE: Sí, yo creo que el día que perdamos los nervios por hacer lo que nos gusta mejor que nos retiremos. Siempre tienes que tener ese punto no de nervios, pero sí de inquietud. De decir: me preocupo por lo que hago y mi cuerpo tiene que manifestarse de alguna manera. Si estuviésemos pasivos… Además este disco tiene un punto más de responsabilidad porque cuando sacas un disco nuevo, lo puedes comparar con los trabajos que has hecho anteriormente. Pero cuando tienes un disco que vio la luz en el 2002, que vendió más de 100.000 copias, que fue disco de platino y que la gente tiene que descubrir de nuevo… tiene un gran punto de responsabilidad. Es arriesgado porque una cosa es verlo en directo y disfrutarlo como show y otra cosa es un disco que se va a quedar para la posteridad ahí grabado.

sober22. ¿En qué momento se pasó por vuestras cabezas eso de hacer un disco con una sinfónica? ¿Y cómo elegisteis a la O.C.A.S.?

ANTONIO: Queríamos hacer un homenaje a Paradÿsso porque se iban a hacer 15 años del disco y una persona cercana al grupo nos presentó al director Manuel Paz de la O.C.A.S. de Oviedo y hacen cosas muy interesantes. Han trabajado con Víctor Manuel, con Ilegales… Es una orquesta muy joven y dinámica. Empezaron a llegar los primeros arreglos de las canciones y nos dimos cuenta de que era espectacular ya por el 2016 que fue cuando empezó el proyecto, pero nos dimos cuenta de que teníamos que adaptarnos. No era tocar encima de esos arreglos, teníamos que readaptarlas. Nuestra intención, además, era volver a grabar el disco así que fue una ocasión perfecta para darle una vuelta de tuerca a todo.

3. ¿Cómo fue la grabación porque como habéis dicho La Sinfonía del Paradÿsso tiene un trabajo de más de dos años? ¿Grabasteis todos juntos o por separado?

ANTONIO: Nosotros grabamos en Madrid, en los estudios Cube de siempre, en los nuestros y la orquesta se grabó en Oviedo en un auditorio. Fueron tres días, creíamos que iba a ser más complicado, pero gracias a los ingenieros que llevamos todo fue de maravilla. Hicimos algo diferente a lo que se ha hecho, no pusimos los micrófonos de ambiente que se suelen poner para una orquesta; pusimos micros a cada instrumento. A la hora de mezclar eso facilita un poquito. A la hora de sacar un oboe o una sección de violines… Ha sido una labor de mezcla más que de grabación. Fueron tres semanas de mezcla cuando lo normal son diez días.

4. ¿Qué significó para vosotros el boom de Paradÿsso en 2002? El pasar de ser una banda con más o menos renombre a ser uno de los grupos más grandes de este país.

JORGE: Fue el punto de inflexión de nuestra carrera. Piensa que nosotros cuando sacamos Paradÿsso ya llevábamos muchos años, en el 94 que nos juntamos con disco como Torcidos aunque no vio la luz hasta más tarde, Morfología, Síntesis… es verdad que teníamos festivales grandes, pero veníamos de eso, de un circuito más underground,. Cuando hay un reconocimiento tan masivo por parte de los medios, pero sobre todo por parte del público tanto del que nos seguía hace años como el que se empieza a acercar a Sôber pues ahí sucede algo. Es un punto de inflexión en nuestra carrera y a raíz de ahí nos tomamos las cosas de otra manera. No mejor ni peor, diferente. Estamos tocando en escenarios muy grandes, en sitios muy potentes, empezamos a llenar recintos muy tochos. Eso te hace redirigir tus pasos, te ayuda a asentarte. Es verdad que para muchos cuando Sôber decide separarse en el 2004 fue como algo reciente, pero hay que tener en cuenta que desde ahí hasta que empezamos habían pasado muchos años. Mucha gente nos conocía de Paradÿsso y pensaba que habíamos nacido hace dos años, pero el grupo llevaba 12 años en la carretera y era un momento de reflexionar lo que queríamos hacer porque fue todo muy rápido. Desde que sale Paradÿsso hasta que sale Reddo dos años después son miles de entrevistas, más de 200 conciertos… creo que fue el momento.

dossier-sober-abril-min5. Para los que no pudimos estar allí, en el palacio de congresos del IFEMA, contadnos un poco cómo fue la grabación de ese concierto tan especial.

ANTONIO: Fue un día mágico. Para nosotros fue de los conciertos más estresantes y de nervios de nuestra vida. Nunca habíamos juntado a tanta gente en un escenario con un sistema audiovisual muy currado… Todo esto se va a ver en un documental en el que podréis ver todas las tripas del concierto, era como ver el interior de un programa de televisión lleno de realizadores, de cámaras… Todo tenía que salir bien, no podía fallar nada. Teníamos dos claquetas; el director iba con una, el grupo iba con otra, todo sincronizado con los vídeos… Hay momentos en los que podía fallar cualquier cosa y no se podía parar, pero todo salió bien. Ver a toda la gente sentada, a todo el público… era todo muy mágico. Fue un día bastante emocionante que recordamos a trozos; a veces tengo flashazos. No me acuerdo, por ejemplo, cómo salí al escenario, no tengo ese momento anclado. Fue un día raro, muy especial y muy emocionante fue ver a la gente y cómo cogían las canciones por primera vez, además en formato en directo.

6. Además del Paradÿsso enterito, el disco incluye tres bonus: Naufrago, El hombre de hielo y Superbia ¿qué tienen de especial estas canciones para elegir meterlas en esta sinfonía?

JORGE: Pues evidentemente tienen que tener mucho porque para conjugar un poco con el resto del disco… Indudablemente son canciones que han marcado una época, un momento en nuestra vida y también igual que se ha homenajeado a Paradÿso pues también era un buen momento. Naufrago es una canción que nos unió después de esos años de separación; la letra, el momento, el tipo de canción que era… y además el público la ha hecho suya, la ha abanderado. Es una canción que a parte de las emociones que nos genera musicalmente se presta muy bien a ser desarrollada con una filarmónica. En el caso de El hombre de hielo es una canción muy potente, muy pesada que también fue una consecuencia de Paradÿsso. Fue el disco siguiente y fue un asentamiento, veníamos de hacer un disco como Paradÿsso y el reto era seguir haciendo cosas que tuvieran el mismo nivel. El hombre de hielo nos ha funcionado siempre muy bien en directo, además fue el single de Reddo y sonó muchísimo a nivel nacional. La verdad es que probamos muchas canciones con la orquesta, entonces hubo una serie de canciones que cambiando matices funcionaban muy bien. Superbia es una canción que se prestaba con la intro. Había que meter una serie de canciones que habíamos decidido, no sabíamos cuántas, pero haciendo pruebas elegimos las que mejor funcionaban.

sobercoversinfonia7. Mañana estaréis presentando La Sinfonía del Paradÿso en la Fnac de Callao, pasado en Barcelona, la semana que viene Sevilla, Granada y Murcia ¿Tenéis alguna idea de girar con la O.C.A.S.? En festivales quedaría muy épico como ya hicieron Dimmu Borgir en el Wacken.

ANTONIO: Sí, en nuestra cabeza sí. Estos son pequeños esbozos que vamos a hacer. De hecho va a ser en formato acústico con violonchelo, es un aperitivo de lo que va a ser. Tenemos cerrado el Rock Fest de Barcelona con Kiss, Scorpions, Megadeth… Simplemente el hecho de estar en ese tipo de festival con esos grupos, con esas infraestructuras que llevan… meter la orquesta con 50 músicos ya es un reto. Si eso funciona y sale bien, a parte de que tenemos otras cosas cerradas, seguramente salgan más festivales. Muchísimos promotores cuando lo vean van a querer llevarlo y si lo han podido hacer ahí, lo podemos hacer nosotros. Yo creo que es un escaparate impresionante poder tocar con Kiss y Scorpions que además los dos han hecho conciertos con sinfónicas.

8. Leí el otro día que le hicisteis una propuesta, no sé si formal o informal, a Txus de hacer un concierto sinfónico con Mägo de Oz y Warcry ¿qué posibilidades hay de ver esto sobre un escenario? Porque sería un pepinazo de la hostia.

JORGE: Hay que hacer una declaración: no fue una propuesta al uso. Fue algo que se dijo en el aire: estábamos en una entrevista…

ANTONIO: De hecho no lo dijimos nosotros, lo dijo el periodista.

JORGE: Nos une mucha amistad con todas las bandas, pero es verdad que las bandas que han dado pie a hacer esas cosas han sido Warcry y Mägo. Pero alguien dentro de una conversación amena dijo: estaría de puta madre que os juntarais y tal. Y nosotros dijimos: hombre, si algún promotor se atreviese pues sería muy bonito. Además creo que el público se merece que pasen cosas.

ANTONIO: Pero hay que aclarar que el titular está muy bien sacado, lógicamente los periodistas buscáis ese tipo de cosas, pero no salió de nuestra parte. Nos lo dijo él: si tocarais los tres en un festival, a lo mejor sería más fácil y tal… Nosotros dijimos que sería una buena idea, pero se quedó ahí. Pero se ha extrapolado un poco, tampoco ha pasado nada.

JORGE: ¿Que nos gustaría? Pues claro. Igual que tocamos con Kiss en el Rock Fest, maravilloso. Pues si tocamos con compañeros y compartimos una emoción como es tocar con una filarmónica… pues sería algo muy bonito.

9. ¿Cómo es sentarte en el sofá de tu casa y escucharte La Sinfonía del Paradÿsso? Para vosotros, quiero decir ¿cómo de épico es escuchar vuestras canciones de toda la vida con una puta orquesta de 50 músicos detrás?

ANTONIO: Pues una maravilla. Realmente hay temas incluso del disco que yo personalmente los tenía muy olvidados.

JORGE: Qué cabrón, tío.

ANTONIO: Es verdad, tienes que hacer un repertorio de canciones para tocar en directo y siempre hay temas que se quedan fuera; los has grabado y no los vuelves a tocar. Yo personalmente no soy de los que escucha los discos de Sôber todo el rato porque ya me los sé. Me los escucho cuando tenemos que ensayar, pero no me recreo escuchando todo el rato las canciones. Pero hay temas que cuando los vuelves a oír o los vuelves a grabar dices: hostia, igual en su día no me hacía tanta gracia y ahora me vuelan la cabeza. Por ejemplo una canción como Hemoglobina que en su día, para mí, no era de mis favoritas en el disco ha quedado perfecta.

AH2P4037

10. Ya para terminar y es una pregunta que hago a todos mis entrevistados. Si X personaje famoso vivo os dijera: quiero un concierto privado de Sôber, ¿qué personaje os gustaría que fuera y por qué?

ANTONIO: A algún político sí le daría un concierto privado para que vea un poquito cómo va el tema de la música, de lo que cuesta hacer un concierto y de los impuestos que hay y las trabas que ponen. No te voy a decir nombres porque es general, son muchos, pero a
alguno de ellos.

JORGE: Tú lo ves desde un punto de vista más reivindicativo, yo lo veo más emocional. Yo delante de algún director de cine me gustaría: un director de cine como por ejemplo Fernando León de Aranoa o Bayona que es amigo. Molaría tocar para ellos incluso para que vean las posibilidades que tiene una banda de rock con cosas como la Sinfonía del Paradÿsso para adaptarlo a sus películas como bandas sonoras. Muchas veces pasan por la vida con lo que ya conocen y no se dan cuenta de lo que sigue surgiendo. Están muy inmersos en su día a día y cuando tienen que tirar de bandas sonoras, tiran de lo que tienen más cercano o de cosas muy antiguas.

Autor: Oliver Heras