0
Publicado el 24/12/2017 por ivan allué

ENTREVISTA A LEGALIZE MURDER

“Si llegamos a la gente que sea por lo que hacemos y por cómo lo hacemos, no por la pasta que pongamos encima de la mesa de nadie”

La banda LEGALIZE MURDER, influenciada por el thrash metal old school, es natural de Pamplona, y se formó  en 2009.  Su discografía consta de dos piezas, una maqueta llamada “To Kill or Not to Kill” y su primer larga duración “The Murder Diaries”. Ellos también son uno de los cuatro grupos que forman parte del cartel del “XI Concierto Fin de Año”, que se celebrará el próximo 29 de diciembre en la  Sala Zentral de Pamplona. A continuación podéis leer una pequeña entrevista que les hizo José Luis Pérez Redondo.

Es un placer enorme teneros aquí para que todos nuestros lectores de Metalcry puedan leeros. ¿Cómo estáis?

Muy bien. En plena forma y llenos de sangre y odio. Ah, y encantados de que nos hagáis un hueco en Metalcry.

¿Me podéis hablar de la formación y hacerme un resumen general de vuestra historia? ¿Dónde empezó todo?

Piños – Legalize Murder nació como solución tobogan inflable al problema de la sobrepoblación mundial.

Trul – Legalize Murder somos: Ete a la batería, Piños al bajo y coros, Jun a la guitarra y coros y Trul a la guitarra y voz. Llevamos con esta formación desde el 2016, debido a las misteriosas desapariciones de varios ex miembros de la banda. Debutamos como trio sobre un escenario en el año 2009, y completamos la formación con una segunda guitarra en 2011. En 2012 grabamos y auto-editamos nuestra demo “To Kill or not to Kill”, de la que regalamos cerca de mil copias por toda Europa. No nos quedamos satisfechos en absoluto, y en 2014 entramos en los estudios Sonido XXI para crear nuestro primer álbum “The Murder Diaries”.

Por vuestras filas han pasado unos grandes guitarristas. ¿Qué pasó con los miembros que abandonaron la banda?

Ete – Bueno, la verdad es que conseguimos que la versión oficial fuera que abandonaron la banda pero en realidad no fue así. Tuvimos que matarlos y disolver sus cadáveres descuartizados en barriles de ácido.

Vuestra primera y única demo, “To Kill or Not to Kill”, incluía un par de versiones: “Critical Mass” (Nuclear Assault) y “Postmortem” (Slayer). Personalmente, creo que  hacer eso es perder tiempo y dinero. ¿Por qué no se optó por más temas propios?

Piños – La idea era grabar una demo de cuatro temas propios para tener algo físico que poder mostrar en los bares y salas donde quisiéramos tocar. Justo en ese momento nos surgió la oportunidad de meter un par de temas en un disco de homenaje a las grandes bandas americanas del thrash de los 80 y, además, presentarlo en un concierto en Madrid, así que no nos lo pensamos demasiado e incluimos esas dos covers en nuestra demo también. Además, el tiempo y el dinero ya los traíamos perdidos de casa.

A lo largo de las entrevistas que hemos hecho, queda claro que cada grupo tiene su forma de construcción en cuanto a los temas. ¿Cómo trabajáis vosotros?

Jun – No tenemos ningún método concreto. A veces, alguien trae las partituras de un tema completo y le acoplamos una letra, otras veces, a partir de una letra creamos el tema, otras a partir de un riff… Lo único que siempre hacemos es al terminar un nuevo tema darle miles de vueltas y hacerle los cambios necesarios hasta conseguir que suene totalmente a Legalize Murder y nos convenza por completo.

Qué me podéis contar de vuestro único larga duración hasta la fecha, “The Murder Diaries”, un trabajo que espero que tenga continuidad. ¿Estáis contentos con el resultado que se obtuvo en Estudios Sonido XXI?

Piños – Muy contentos, ya que lo que queríamos era poder hacer el disco nosotros mismos de principio a fin, desde la grabación hasta el master, sin nadie que nos dijera cómo tenemos que sonar ni nos quisiera cambiar las canciones, y Javi en Sonido XXI aguantó estoicamente todas nuestras exigencias. A base de amenazas pero aguantó  (risas).

Trul – Con el tiempo y las escuchas siempre hay cosas que mejorarías o cambiarias, pero, globalmente, estamos muy satisfechos del resultado, ya que consigue reflejar perfectamente lo que era Legalize Murder en ese momento. Sin sobreproducción, crudo y al cuello.

Ete – Mucha gente nos ha dicho también que le encanta el sonido, puede ser que alguno mienta por miedo o por hacerse nuestro mejor amigo… No, en serio, también ha habido gente a la que no le convencía el sonido de la batería, o los solos, o la voz, pero en general hemos tenido muy buenas críticas. La verdad que no nos arrepentimos en absoluto por haber ido a Sonido XXI y posiblemente repitamos este 2018.

¿Cómo os veis a vosotros mismos a día de hoy? ¿En qué ha cambiado o mejorado la banda desde entonces?

Piños – La verdad es que ahora mismo, desde la entrada de Jun (el nuevo guitarra) somos como una familia, y eso se nota en el local y en los directos sobre todo. Hay risas y muy buenos momentos, que es lo más importante. Estamos aquí para pasarlo bien, no para ganar dinero. Si no hay buen ambiente ocurren los accidentes…

Otra cosa que me gustaría comentaros, es que me encanta el sonido de las guitarras: el disco tiene unos grandes riffs muy trabajados. ¿Cuál es la canción que más trabajo os ha dado?

Trul – Nos alegra que hayas disfrutado del sonido de las guitarras. Nos costó bastante lograr la distorsión que queríamos plasmar en el disco ya que en un principio no nos dejaban subir la ganancia de los amplificadores al 11. Seguro que las que preparemos para el nuevo disco te van a gustar más, y los solos están mucho mejor preparados.

Piños – La verdad es que, a pesar de ser una de las más sencillas del disco, “Fistfuck The Police” fue la que más guerra nos dio hasta poder decir que sonaba a Legalize. Y se ha convertido en un tema casi tan imprescindible en los directos como “Chainsaw Disciple”.

¿Os gustaría recomendar un disco a nuestros lectores?

Pues, para empezar, nuestro “The Murder Diaries”, para el que no lo haya escuchado todavía. Y para la gente a la que le guste descubrir el panorama de la música extrema nacional, que se descarguen los recopilatorios gratuitos “Tan Real Como El Puto Infierno”, que cada seis meses prepara nuestra familia Riojana de E.V.A.inc (Buscadlos en Facebook y Bandcamp). Dentro de nada sale el volumen 19.

Me ha gustado mucho la portada del álbum, es muy simple en su totalidad. ¿De quién fue la idea?

Piños – A raíz del título del disco se nos ocurrió hacer algo en plan carpeta policial, y todo el libreto lleva ese rollo, mostrándonos a nosotros mismos tanto de víctimas como de verdugos. Mucha gente dijo en su momento que les parecía algo simple, pero en realidad tiene mucha más sustancia de la que parece a primera vista. Nosotros mismos fuimos los encargados de realizar todo el artwork del disco: portada, contraportada, inlay, libreto, galleta… Nos faltó hacer las copias en casa y ponerles el celofán.

Ahora que dentro de pocos días es la XI edición del “Concierto Fin de Año” en la Sala Zentral y todos los grupos que actuarán serán de la Comunidad Foral de Navarra, ¿cómo veis hoy en día la escena de Navarra?

Ete – En Navarra siempre ha habido grandes grupos de muchos estilos, pero el público siempre ha respondido poco al underground. Vivimos en tierra de folklore, punk, sobredosis de tributos y heavy rancio. Suerte que aún hay bandas que apuestan por su propio trabajo a pesar de que se les reconozca más fuera que en casa, como Diabulus in Musica, Evil Killer, No Sanctuary…

¿Qué tal sobrevive una banda como vosotros día a día y  sin ningún apoyo mediático?

Trul – Apoyo mediático tenemos, a vosotros mismos me remito. Y como vosotros muchísimas otras webs, blogs, radios, páginas de facebook… lo que no vamos a hacer nunca nosotros es pagar por entrevistas, criticas de discos o reseñas de conciertos. Si llegamos a la gente que sea por lo que hacemos y por cómo lo hacemos, no por la pasta que pongamos encima de la mesa de nadie. De todas formas, si sacamos un disco que es una mierda, por mucho que paguemos para que nos lo pongan por las nubes la gente al oírlo va a saber que es una mierda. Hacemos thrash metal y punto. Es lo que nos gusta hacer. Si le gusta a la gente mejor que mejor, pero no vamos a pagar para que nos etiqueten de algo que no hacemos.

Jun – Además, para nosotros no hay mejor apoyo que el boca a boca del público. Esa es nuestra mejor publicidad.

Los directos suelen ser el talón de Aquiles de muchos grupos, por el tema de diferencias de sonido con el álbum de estudio. ¿Usáis el mismo equipo durante la grabación que el que lleváis en directo?

Jun – Para nosotros el directo es nuestro fuerte, donde disfrutamos. Hemos conseguido que la banda suene con una consistencia tremenda.

Trul – Válvulas al rojo vivo, eso es todo lo que necesitamos tanto en estudio como en directo. Si no lo puedes defender en un concierto no lo grabes.

Ete – Nada de triggers ni artificios. Cuanto más analógico mejor.

Piños – Además, eso hace las pruebas de sonido mucho más rápidas y sencillas.

LegalizeMurder_entrevista

“Vivimos en tierra de folklore, punk, sobredosis de tributos y heavy rancio”

¿Cómo se pueden conseguir vuestros trabajos en cualquier formato?

Jun – Si quieres escucharnos por la cara tenéis “The Murder Diaries” completo en Youtube, en el canal de “Thrash en toda la boca” (aparte de muchos más discos completos de bandas de thrash metal estatales). Si lo tuyo es la descarga digital, en nuestro Bandcamp tienes la respuesta, y si como nosotros eres de libreto y CD puedes conseguirlo en varios bares de Iruña, en nuestros conciertos o pidiéndonoslo por mail, facebook, twitter…

La verdad es que a día de hoy en España el thrash metal goza de una salud envidiable, pienso en grupos como ANGELUS APÁTRIDA, UNSOULED, CRISIX… ¿Hay un sentimiento de unión entre este tipo de bandas?

Piños – Más que en el thrash metal yo diría que hay unión en toda la escena extrema: thrash, death, black, doom, crust… Compartir escenario con todo tipo de bandas hace que se creen grandes amistades, en la mayoría de los casos, y eso hace más llevadero el curro que representa salir a tocar a cualquier parte.

Llama mucho la atención que aunque haya habido una resurrección total del estilo a todos los niveles, quizás sea en el norte en dónde están saliendo muchas bandas de thrash en los últimos años. ¿Qué me decís de esto?

Trul – Que ojalá salieran muchas más, ¡y no solo en el norte! Y con la calidad de Aggression, Hilotz, Pandemia, Ankhar…

Me gustaría, para ir finalizando, que nos comentarais cuáles son los próximos planes para el 2018… ¿Tenéis ya temas nuevos escritos para entrar a grabar?

Jun – Tenemos varios temas nuevos escritos y algunos ya los hemos presentado en directo, con muy buenas reacciones por parte del público. La idea es entrar al estudio este próximo 2018 para grabar nuestro segundo álbum, que seguirá en la línea del anterior: una buena dosis de thrash y punto. El 29 de diciembre será una de las últimas oportunidades para vernos en directo durante una larga temporada.

¿Cuáles son vuestras bandas favoritas tanto nacionales como internacionales?

Trul – No hay espacio en la “internete” para enumerarlas. Cada uno de los cuatro tiene sus propios gustos, pero tenemos muy claro cómo queremos que suene Legalize Murder.

Piños – Nuestros grupos favoritos son la mayoría de los que han compartido escenario con nosotros. ¡Escenario y alcohol!

Ete – Nuestras bandas hermanas de juerga: Ataxia, Etnia, Volvone, Matanza, Aposento, Evil Killer, No Sanctuary, Hilotz, Bloody Brotherhood, Tracción, Nakkiga, Legen Beltza, Estigia, A.D, The Broken Horizon, Killiki, Hybrid Moon, Moshaholics, Barbarian Swords, ¡y un larguísimo etcétera!

Pues hasta aquí la entrevista, muchas gracias por atendernos y os deseo lo mejor, si queréis añadir algo más, este es vuestro momento.

Seguidnos en las redes sociales, venid a vernos en nuestros conciertos y no dudéis en descubrir nuevas bandas, porque hay un verdadero filón de calidad en el underground estatal. Somos Legalize Murder, desayunamos con Kreator, jugamos a las tragaperras con Motörhead, aullamos en la noche con Venom y esparcimos napalm con Sodom. ¡Preparaos para nuestro nuevo disco! Salud y auténtico thrash para todos. ¡Legalize Murder For All!

Autor: José Luis Pérez Redondo