0
Publicado el 16/06/2017 por Dani Diez

D.R.I. + HOLYCIDE - SALA CARACOL, MADRID - 15/06/2017

Una tarde de pogos, mosh pit, wall Of death …

En una semana donde las altas temperaturas veraniegas eran las protagonistas, parecía apropiado disfrutar en la madrileña Sala Caracol de una de las leyendas del thrash/crossover, DIRTY ROTTEN IMBECILES, más conocidos como D.R.I., que andan pletóricos gracias a la edición de su último EP titulado “But Wait… There’s More!”, toda una obra maestra del género. Además, en esta ocasión, los chicos de Houston contarían con unos invitados de excepción, los madrileños HOLYCIDE, que nos brindarían la oportunidad de degustar temas de su álbum debut, “Annihilate … Then Ask!”, que veía la luz en febrero.

Holycide

Los primeros en tomar posiciones serían HOLYCIDE, que salieron con la consigna clara de revolucionar la tarde, gracias a su apuesta por un thrash metal de guitarras salvajes y subversivas, ofreciéndonos una colección de temas en los que fueron recurrentes los guiños a las bandas clásicas DARK ANGEL, ATROPHY o TOXIC HOLOCAUST.

Holycide

Desde los primeros compases del show, los madrileños no se guardaron ningún as en la manga y arrancaron dejando las cosas bien claras con trallazos directos como “Afterworld Remnants”, que abre su redondo. Como suele ocurrir, las primeras filas se mostraron muy animadas y participativas, dejándose contagiar por el espíritu desafiante de su vocalista Dave Rotten (AVULSED), que lideró fulgurantes acometidas como “Eager To Take Control”, fantásticamente recibida.

Muy simpáticos y comunicativos, supieron conectar con una audiencia deseosa de emociones fuertes. Aunque el grueso de su repertorio estuvo basado en las composiciones de su álbum debut, no quisieron dejarse en el tintero algún fugaz guiño a su EP “Toxic Mutation” e incluyeron “Apocalypse Riders”. A esas alturas no resultó complicado dejarse arrastrar por la potencia que el quinteto desplegó al interpretar “Beneath the Remains”, de SEPULTURA.

Holycide

Con los ánimos muy caldeados y frente a una sala que estaba disfrutando al máximo, llegaba el momento de la partida. Con “No Escape” se desataba la locura, antes de despedirse definitivamente con “Annihilate … The Ask!”, en la que contaron con un invitado de excepción, el bajista de D.R.I. Harald Oimoen.

D.R.I.

Tras una corta espera debido al cambio de backline, salieron a escena D.R.I con “Problem Addict”, “Soup Kitchen” y “Violent Pacification”; la Caracol rugió y subió la temperatura del ambiente a ritmo vertiginoso. Ya desde el inicio las luces, perfectamente sincronizadas, acompañaron y adornaron todo el show. Con el espectáculo garantizado y una magnífica reacción del público, continuaron la actuación con “The Application”, una brutal y sorprendente “Hooked” o la archiconocida “Wages Of Sin”. Tras este impresionante derroche de energía, Kurt Brecht se dirige a los presentes agradeciendo el caluroso recibimiento para seguir la descarga con “Against Me”, “Anonymity”, “As Soon On TV”, “Mad Man” y “Couch Slouch”, con el perturbador bajo de Harald Oimoen taladrando intensamente nuestros castigados tímpanos, mientras la cortante guitarra de Spike Cassidy sonaba corrosiva y destructiva.

D.R.I

Con una puesta de escena sencilla, pudimos comprobar cómo el paso de los años solo hace crecer a la formación estadounidense, con un muy entregado y agradable Kurt Brecht, junto al carismático bajista Harald, a Spike Cassidy y la cara más novedosa de Walter “Montsa” Ryan a la batería. “Probation”, “Snap”, “I’d Rather Be Sleeping”, “Syringes In The Sandbox” o “Argument Then War” fueron un buen ejemplo de las ganas con las que D.R.I. están encarando esta nueva gira, con actitud y destreza.

D.R.I

La recta final de la incendiaria actuación arrancaría con “Who Am I”, “Slumlord”, “Dead In Ditch” y “Suit And Tie Guy”, todo un derroche de contundencia y pasión. Tras semejante despilfarro de voracidad metalera, llegaba el momento de recobrar el aliento adentrándonos en la última tanda de temas, “I Don’t Need Society”, “Beneath The Wheel” y “The Five Year Plan”, con la banda volviendo a mostrar su cara más salvaje y agresiva.

D.R.I.

Imparables, una vez más DIRTY ROTTEN IMBECILES son una banda sólida, veterana y compacta, que tocó a un excelente nivel y que para este nuevo tour ha preparado un repertorio absolutamente rompecervicales.

 

Texto y Fotos: Dani Díez