0
Publicado el 19/05/2017 por Emilio Pastor

CROWBAR+REBUIG - SALA RAZZMATAZZ 3 - BARCELONA - 04/05/2017

Nadie más heavy…

Asistimos a la primera de las tres fechas en nuestro país de CROWBAR para presentar su último trabajo “the serpent only lies”. En la Razz 3 de Barcelona se registraba media-entrada donde abrieron los locales REBUIG , REBUIG banda que mezcla la denuncia de la sociedad catalana en sus textos con sonidos extremos del metal, hardcore, punk… de todo. El vocalista tapaba su rostro con una máscara a lo MGLA y el resto de la banda iba con la cara al descubierto, lo que era desconcertante, tanto como su música. Son ahora mismo una pequeña sensación por aquí, su disco “Mort i futur” ha sido muy bien recibido y van a tocar en el prestigioso Primavera Sound. Sonaron de la hostia, la verdad, y aunque no me convenciese la mezcla que hacen de estilos reconozco que lo llevan al límite y me dejaron con una desazón, un vacio en la boca del estómago como me produce una buena dosis de Black Metal del old school, del malrrollero.

“None heavier” lucen en su piel tatuado los miembros de CROWBAR, así como en una camiseta de su merch, frase ésta que define perfectamente y de manera muy sintética a los de Nueva Orleans. Presentaban su potente último álbum, de título “The serpent only lies” (2016), el onceavo en la carrera de una banda que creció bajo la tutela de PANTERA en los lejanos 90 y que disco a disco se han ganado una muy merecida legión de fieles, pero para fieles ellos a su estilo, rindiendo culto al riff Iommiesco y sonando más heavy y más pesado que nadie porque, amigo, puedes tocar más rápido que CROWBAR, más agresivo, más maligno si me apuras, pero no puedes sonar más heavy que los putos CROWBAR. Pero a lo que vamos:
crowbarband2014

Durante una hora y cuarto y con un sonido bastante bueno en la muy cómoda sala 3 de la Razz y con poco más de media entrada para ver a estas leyendas (no me explico esto), la banda liderada por Kirk Windstein nos presentó temas de su reciente álbum como “Plasmic and pure” alternando con clásicos como “existence is punishment”, “the lasting dose” o “like broken glass” en una demostración de buen hacer, de oficio, de años en la carretera entregados a la causa del Riff, la piedra angular de su sonido. Cuatro tipos malcarados que creen en lo que hacen y que consiguen que te tires todo el bolo con la mano cornuda y disfrutando como un berraco. La base rítmica es pesada, perfecta para que Kirk se dedique a aullar y a meter esos riffacos marca CROWBAR, creando una atmósfera, una comunión perfecta con el público que lo disfruta al máximo. Entrañable también la modestia de la banda, antes de salir a escena hicieron ellos mismos de roadies, preparándose sus cables, sus pedales, poniendo latas de cerveza encima de los amplis y atendiendo si algún fan les saludaba o les echaba una foto.

¿Monótonos?, bendita monotonía, ¿repetitivos?, pues sí pero es que esta es de la clase de grupos que no quieres que cambien nunca como unos SLAYER o unos AC/DC, definitivamente el mundo es un sitio mejor con CROWBAR en él girando y grabando discos.

Autor: Nicolás García