0
Publicado el 29/03/2018 por Emil Gil Bretón

CARPENTER BRUT + YOUTH CODE – SALA THE CIRCUS, HELSINKI – 28/03/2018

La oscura onda retrowave toma Helsinki

La nueva sensación del retro/synthwave CARPENTER BRUT regresaba nueva vez a Helsinki, esta vez para presentar su nuevo disco de estudio “Leather Teeth”. El enérgico duo estadounidense de EBM YOUTH CODE sirvió de banda telonera. A continuación, la crónica de lo acontecido aquella noche del mes de marzo:

 

YOUTH CODE

DSC_0001 2

Primera actuación del dúo estadounidense en suelo finlandés. La música de YOUTH CODE es una mezcla entre PET SHOP BOYS y CRO-MAGS, difícil de imaginar pero no imposible de crear. Qué pena que la intensa y energética presentación de cuarenta y cinco minutos de duración se haya visto eclipsada por algunos problemas técnicos con la máquina de samples y sonidos pre grabados. No obstante, Sara Taylor y Ryan George dieron todo lo que tenían sobre el escenario. Y nos incrustaron en la cabeza su apabullante sonido lleno de ritmos industriales/electrónicos y agresivas vocales en clave hardcore.

DSC_0028 2

Taylor corría de un lado hacia otro mientras daba saltos agigantados y escupía pura rabia, furia y frustración. Por su parte, George aportaba la perfecta banda sonora: bases rítmicas llenas de bajo y distorsión, y rápidos ecos sintetizados que emulaban una poderosa maquinaria industrial. George a su vez sirvió de apoyo en la voz en varios temas, otorgando así un efecto más abrasivo y disonante a la música en cuestión.

DSC_0139

En el corto tiempo que YOUTH CODE estuvo sobre el escenario los presentes tuvieron la oportunidad de agitar sus cabezas y mover sus cuerpos al ritmo del extraño punk sintetizado e industrial bailable que solo este dúo estadounidense sabe ofrecer. Los temas interpretados fueron los siguientes: “Commitment to Complications”, “Shift of Dismay”, “Anagnorisis”, “Tiger’s Remorse”, “To Burn Your World”, “The Dust of Fallen Rome”, “Transitions”, “Avengement”, “Carried Mask”, y “Consuming Guilt”.

 

CARPENTER BRUT

DSC_0158 2

Por su parte la actuación del músico francés Franck Hueso, mejor conocido sobre el escenario como CARPENTER BRUT, fue toda una experiencia. Sonido de calidad con poderosos e hipnotizantes himnos instrumentales de rock electrónico que emulaban el sonido de sintetizadores análogos y drum machines. Una sala completamente llena se encontraba una audiencia de lo más variopinta: jóvenes listos para la fiesta, público adulto contemporáneo, metaleros y los nostálgicos de aquel sonido ochentero al más puro estilo de los soundtracks de John Carpenter. El francés se valió de un guitarrista y un baterista para emular dicho sonido sintético, electrónico e inmenso que se escucha en sus discos.

DSC_0178

El escenario contó con una decoración minimalista, solo una pantalla enorme detrás de la batería, y un juego de luces multicolores que apoyaron el trabajo visual. En dicha pantalla pudimos ver como se proyectaban diversas escenas sangrientas y grotescas de películas slaher de los años ochenta, como por ejemplo “Murder Rock” de Lucio Fulci.

DSC_0180

En conclusión, gran actuación por parte de Hueso y sus músicos acompañantes: temas vibrantes, llenos de ritmo y emoción, y una audiencia eufórica que bailó cada tema. A su vez, las luces, las imagenes y el sonido hicieron su parte creando una atmósfera propicia que nos transportaron a esas escenas siniestras y misteriosas de las películas de terror de los ochenta. CARPENTER BRUT ha sabido catapultar la nueva onda del oscuro synthwave o retrowave, junto a otros artistas tales como PERTURBATOR. Nueva onda que incluye dentro de su legión de seguidores tanto a los fans del heavy metal como a los fans de la música electrónica. Al final del día, fue un concierto apto para todo tipo de público!

 

Setlist:

1- Leather Teeth

2- Division Ruin

3- Roller Mobster

4- Beware

5- Wake Up

6- Chew Bubble Gum

7- Turbo killer

8- Paradise Warfare

9- Cheerleaders

10- Meet Matt

11- Monday Hunt

12- Inferno

13- Sex Killer

14- Disco Zombie

15- Hairspray

Encore

16- Le Perv

17- Maniac

 

Crónica y fotos: Emil Gil Bretón