2
Publicado el 11/12/2017 por ivan allué

BUNBURY, SALA RAZZMATAZZ - BARCELONA - 05/12/2017

Bunbury sigue siendo un auténtico “animal” escénico

El carismático frontman de HÉROES DEL SILENCIO, Enrique Bunbury, regresaba a Barcelona enfrascado en una nueva gira, la de su exitoso “Expectativas” (2017). Tan bien recibido está siendo el redondo que el vocalista se apuntó dos sold-out consecutivos en la Razzmatazz barcelonesa. ¡Ahí queda eso! Con una cuidadísima puesta en escena y un escenario enmoquetado en solemne color negro, pasados cinco minutos de las 21:00 horas, se apagaban todas las luces para anunciar que el camaleónico artista aragonés estaba al caer. Bunbury_Razz_BCN_IvanAllué_Metalcry_3Como no podía ser de otro modo, y de blanco impoluto, Bunbury sería el último en aparecer, arropado por su banda y por un gran estallido de aplausos y ovaciones. Verlo salir a escena eriza el vello; me atrevería a decir, incluso, que es de los pocos artistas españoles que podría pasar perfectamente por rock star internacional. ¡Y cómo me alegra decir eso!

Por todos es sabido que Enrique siente debilidad por descubrir nuevas culturas musicales y juguetear con las nuevas tecnologías; dos inquietudes que han hecho de él uno de los artistas/productores más interesantes y eclécticos que existen en España; apartándose de las sonoridades a que nos tenía acostumbrados en HÉROES DEL SILENCIO, pero sin renunciar jamás a su pasado más rockero. Tanto es así que, por suerte para nosotros, tras editar “El Libro de las Mutaciones” (2016), Bunbury se ha animado a rescatar repertorio de su anterior banda y actualizarlo. Eso ha quedado patente en el actual set-list de la gira “Expectativas”, en el que ha añadido hasta cuatro temas de HÉROES: “Tesoro”, “Mar Adentro”, “Héroe de Leyenda” y “Maldito Duende”. ¡Qué buena noticia!

Bunbury_Razz_BCN_IvanAllué_MetalcryNo hace falta decir que cuando el zaragozano rescata repertorio de HÉROES DEL SILENCIO todos nos volvemos un poco locos, más aún cuando se acerca fielmente a la versión original, como fue el caso de “Mar Adentro”. El resto sufrió alguna que otra mutación, siempre en compañía de ese nuevo elemento que Bunbury ha incorporado a la banda: el saxofón. En cuanto al resultado global del show, siempre escudado por sus inseparables “Santos Inocentes”, Enrique llevó a cabo un espectacular concierto de dos horas. Muchos de esos músicos jugaban en casa, caso de los guitarristas Jordi Mena y Álvaro Suite (aunque de origen sevillano, este último está afincado en Barcelona), y eso se nota. Ambos nos regalaron grandes momentos, como el solo de “Despierta” o el de ese “Hombre Delgado Que No Flaqueará Jamás”, otro de los puntos álgidos de la noche, interpretado a modo in crescendo, como en su inicio se concibió el tema, ¡sencillamente espectacular!

Igualmente buena fue la bienvenida que tuvieron los temas nuevos, especialmente “Parecemos Tontos” y “Cunda de Caín”, muestra de que la mayoría de gente está bastante hasta el moño de la situación política actual. “La Ceremonia de la Confusión”, por su parte, daría inicio al concierto, seguida de “La Actitud Correcta“, que en directo todavía queda más grandilocuente. “En Bandeja de Plata” también es un valor en alza, tema rockero donde los haya, cuya interpretación ganó enteros gracias al impresionante juego deBunbury_Razz_BCN_IvanAllué_Metalcry_1 luces. Y como última representante de “Expectativas” tuvimos el honor de escuchar “La Constante”, que pondría punto final al concierto de la manera más íntima. Antes de que eso sucediera, bienvenidas serían también “El Anzuelo”, “El Rescate”, “Porque las Cosas Cambian”, “Hay Muy Poca Gente”, “Más Alto que Nosotros Solo el Cielo” o “De Todo el Mundo”, que cerró el primer tramo del show.

Tras unos minutos de descanso, los bises se inauguraron con “Que Tengas Suertecita” y “El Extranjero”, esta última cantada con especial ímpetu y rabia por el respetable, sobre todo la parte de “... los nacionalismos, que miedo me dan”, fiel reflejo de lo que comentaba anteriormente: ¡Estamos hasta el moño de la política y sus consecuencias! De cara al final, llegó el momento para disfrutar de otra imprescindible, como pueda ser “Infinito”. Asimismo, “Sí” de Adrià Puntí, con un íntimo inicio, se reservó para el final, al igual que “Lady Blue” y “La Constante”, comentada anteriormente. Dos horas de buen rock n’roll en las que hubo tiempo para recuperar material de casi todas las etapas del zaragozano errante en solitario y con HÉROES, incluida aquella canción que compuso para Raphael, de nombre “Dos Clavos a Mis Alas”, y en las que hubo cabida para la anécdota de la noche: el cantante tiró una botella de agua al público, con tal impulso que luego tuvo que disculparse. Muestra inequívoca de que Bunbury es un auténtico “animal” escénico.

Autor: Ivan Allué

Organiza: Rock & Chicken