Usuario:

Contraseña:

¿Olvidaste la Contraseña? / Registrarse

Author: David Rodrigo (Coon)

Melómano cómo forma de vida, escritor de corazón y degustador de cerveza en los ratos libres.
0

DREAM THEATER: SE ACERCA SU GIRA

DREAM THEATER están cada vez más cerca de nuestras tierras, dispuestos a presentarnos su último lanzamiento “A Dramatic Turn Of Events”, el primer lanzamiento del grupo sin la presencia del batería Mike Portnoy. Os recordamos las fechas:

 

24 de Febrero: Palau St. Jordi, Barcelona

25 de Febrero: Palacio Vistalegre, Madrid Read more

0

PAIN OF SALVATION: RECORDAMOS SUS FECHAS

Los suecos PAIN OF SALVATION, tras su visita como teloneros de OPETH recientemente, y de la que pronto tendreis cronicas y fotos, volveran a nuestro pais en febrero como cabezas de cartel de su propia gira para presentar su ultimo trabajo, “Road Salt“. Os dejamos los detalles a continuacion:

 

Lunes 20 de Febrero, 19:30 hrs.

Sala Caracol (Madrid)
Martes 21 de Febrero, 19:00 hrs. aprox.

Sala Razzmatazz 2 (Barcelona)

0

DREAM THEATER: FECHAS EN ESPAÑA

DREAM THEATER están cada vez más cerca de nuestras tierras, dispuestos a presentarnos su último lanzamiento “A Dramatic Turn Of Events”, el primer lanzamiento del grupo sin la presencia del batería Mike Portnoy. Os recordamos las fechas:

 

24 de Febrero: Palau St. Jordi, Barcelona

25 de Febrero: Palacio Vistalegre, Madrid Read more

0

PETER GABRIEL NEW BLOOD - PALACIO DE LOS DEPORTES, MADRID - 23/09/10

Todos los rockeros de vieja escuela conocerán ampliamente la historia y trayectoria de Peter Gabriel. Para algunos más jóvenes o despistados creo que bastará con aclarar que Peter fue, junto a Tony Banks y Mike Rutherford, fundador del reputado y conocido grupo de rock progresivo británico Genesis. A muchos puede que el nombre de Genesis les haga pensar inmediatamente en Phil Collins, pero antes de que Collins entrara en el grupo para marcar una época y convertirse en el elemento más llamativo del mismo, Génesis vivirían tres años de ensayos, grabaciones y conciertos y pondrían en el mercado su debut “From Genesis To Revelation” en 1969. Hasta 1975 Peter Gabriel fue la voz de Genesis, después separó su destino del de la banda y emprendió una carrera en solitario llena de éxitos y reconocimiento dentro de su círculo profesional, pero que para el gran público rockero puede haber pasado más desapercibida en ciertas etapas, puesto que muchos de sus proyectos se alejan de una forma u otra de este estilo, o, como en el caso que nos ocupan, lo tocan de refilón, convirtiéndolo en algo diferente.

Y es que este nuevo disco de Peter Gabriel ocupa su sitio en esta página más por su autor que por su contenido. “Scratch My Back” lo único que tiene de rock es la voz de Peter y el hecho de que su tracklist esté compuesto por un puñado de versiones de rock, blues-rock y pop-rock, que, sin embargo, están re-interpretadas exclusivamente con orquesta y voz: sin guitarras ni baterías. Y bajo estas mismas premisas con las que grabó el disco Peter se embarcó en una gira que aún continúa, a la que ha llamado “New Blood” (al igual que a la orquesta que le acompaña) y que hace solo unos días pasó por nuestras fronteras.

Yo tuve la suerte de estar presente en el concierto ofrecido en el Palacio De Los Deportes de Madrid y debo decir con toda sinceridad que fue uno de los espectáculos más gratificantes, más sorprendentes y más interesantes que he tenido el placer de ver: fue una noche completamente mágica. Por descontado la ausencia de guitarras y baterías y la presencia de una orquesta en toda regla alejaba la noche del habitual concierto de rock. Sin embargo a medida que avanzaban los temas y el espectáculo iba desarrollándose no tardaríamos en darnos cuenta de que, no solo el rock y la música clásica pueden unirse en una simbiosis que les hace ganar a ambos, si no que mucho más importante que los instrumentos que utilices, que la distorsión de la guitarra o la potencia de la batería, es la esencia de lo que estás haciendo, el alma que le imprimes a tu música: Peter Gabriel fue siempre un músico de rock y aunque este y otros de sus proyectos pretendan alejarse estilísticamente de este género, su espíritu le traiciona sobre el escenario y nos revela que con una sección de violines, violar, chelos, contrabajos, tubas, flautas, trombones, piano es posible hacer rock.

Por descontado el espectáculo vivido esa noche no es lo que un fan acérrimo y exclusivista del rock podría disfrutar. Fue un concierto para gente con gustos más amplios, para los melómanos también en otros géneros. Dejando de lado el espíritu ya comentado de las interpretaciones, se puede decir que fue casi un concierto de música clásica. Sin embargo estoy seguro que todos los que alguna vez han seguido con gusto la carrera de Peter Gabriel habrán o podrían haber disfrutado de este show de principio a fin.

Como entrante Peter nos presentó su espectáculo leyendo una nota en castellano y nos dejó en compañía de Ane Brun, cantante noruega que acompaña a Peter en este gira como corista y que abrió el concierto interpretando dos de sus canciones, que pasaron sin más pena que gloria.

Tras ello tardaríamos muy poco en darnos cuenta que Peter había concebido su espectáculo no solo como una experiencia sonora, sino también visual, ofreciendo una auténtica demostración de atención y espero en un asombroso despliegue de luces e imágenes gracias a dos pantallas de leds, una fija y otra flotante, que ilustraban lo que podíamos escuchar en las canciones o la idea oculta tras ellas.

El concierto se dividió en dos partes: en la primera Peter y la orquesta interpretaron íntegramente y sin interrupciones el disco “Scratch My Back”, que cómo podéis leer en la review consta de temas de David Bowie, Lou Reed, Elbow, Neil Young o Radiohead entre otros. No solo la interpretación instrumental fue perfecta y el espectáculo visual sublime y sorprendente, sino que Peter nos sorprendió en la utilización de las voces de sus acompañantes Ane Brun y Melanie, que le permitieron revisionar ligeramente las versiones ofrecidas en el album, dotándolas si cabe de mayor riqueza. “Heroes”, “Mirrorball”, “My Body Is A Cage”, “Apès Moi” o “Street Spirit”, por mencionar solo algunos, arrancaron los vítores y aplausos del público, cuya efusividad hizo levantarse a la orquesta en varias ocasiones para saludar y agradecer el reconocimiento.

La emotividad y grandilocuencia de “Scratch My Back” era ya conocida por todos los asistentes y por ello no sorprendió especialmente el magnífico resultado. Sin embargo en la segunda parte del concierto, que arrancaría tras un descanso de quince minutos, el interés era mucho mayor, ya que veríamos versionados algunos de los clásicos de Peter en este nuevo formato orquestal. Esta segunda parte del setlist dio comienzo con “Don Jacinto” y la conocida “Digging In The Dirt” que consiguieron poner al público en pie.

Tanto Peter como la orquesta se ganaron la admiración del respetable gracias a interpretaciones como la llevada a cabo en temas como “Signal To Noise” o “The Rythm Of The Heat”. Precisamente entre estos dos temas Peter nos obsequió con un discurso leído en castellano que me gustaría transcribir de forma fiel:

“El otro día vi un pequeño horno solar. Estaba compuesto por muchos espejos enfocando su reflejo hacia el mismo punto. Por separado, cada uno de esos espejitos apentas tiene fuerza, pero todos juntos consiguen alcanzar una temperatura de 4000 grados, más que suficiente para fundir acero.

Hoy en día la tecnología hace posible que las personas podamos ponernos en contacto unas con otras muy fácilmente. Uno de los elementos que permite esto es el teléfono móvil. Si una persona dirige su comunicación con el fin de cambiar algo, probablemente no consiga gran cosa, pero si todos enfocamos nuestra voz en la misma dirección, al igual que los espejos del horno, tendremos la fuerza para construir el mundo que queremos.”

El concierto continuó su avance en un continuo crescendo de intensidad y espectacularidad con las versiones orquestales de temas como “Washing Of The Water”, “Red Rain”, “Intruder” o “Solsbury Hill”. Fue con esta última con la que se puso el punto y aparte al concierto, dejando el pabellón sumido en el aplauso a la espera de los bises.

Unos bises que se vieron personificados en “In Your Eyes” y “Don’t Give Us”, que consiguieron levantar definitivamente al respetable de sus asientos y, para conjurar el final perfecto, “The Nest That Sailed The Sky”.

En resumen solo puedo decir que el Palacio de los Deportes vivió una noche mágica en la que la música cobró vida en su máximo exponente, más allá de estilos y etiquetas; fue una noche para darle rienda a suelta a cada sentimiento que cada nota te arranque. Simplemente sublime.

Autor: David Rodrigo (Coon)

Pages:12...3536373839