0
Publicado el 7/12/2009 por metalcry

ADAGIO + DELIRION + ALLEGRO FROM MY REQUIEM - SALA RITMO & COMPÁS, MADRID - 06/12/09

Domingo en Ritmo & Compás. Toda una incógnita para la entrada. Después de un fin de semana cargado de conciertos, la cantidad de fans que se congregarían para este evento era cuanto menos dudosa. Por suerte, la realidad superó las expectativas y la sala mostró una agradable entrada.

Los primeros en salir a escena fueron los madrileños Allegro From My Requiem. El grupo había congregado a un buen número de fans y su puesta en escena estuvo plagada de buenas intenciones.

Un sonido no muy bueno enturbió temas como “Lost In Paradise”, “177” o “Dark Temptaion”. A priori la propuesta musical del grupo puede resultar bastante atractiva, con dos voces, masculina y femenina y unas influencias que pasan por Kamelot, Sonata Arcaica y Nightwish. He de confesar que, sin desagradarme en absoluto, lo que vi sobre el escenario no terminó de convencerme. Quizás fuera el sonido, o que simplemente su estilo no me llega. Eso si, sobresaliente para el su guitarrista.

El relevo lo cogerían los alicantinos Delirion. Su primera visita a Madrid había despertado bastante expectación y muchos fans se congregaron teniéndoles por la atracción principal. Yo no les había escuchado en profundidad, debo reconocer, pero su puesta en escena fue potente y muy acertada. Disfrutaron del mejor sonido de la noche y no defraudaron en absoluto a sus fans.

Christopher Ripio se comió el escenario e hizo gala de una voz privilegiada. El grupo al completo se mostró muy fino en los instrumentos, interpretando temas como “Silent Symphony”, “Return To Serenity”, un IMPRESIONANTE cover de “Forever” (Kamelot) o “Behind The Fog”. La sala al completo coreó sus estribillos y los alicantinos se marcharon regalando dos copias de su disco y dejando el ambiente bien cálido con los temas “Delirion” y “Save My Soul”.

Al fin le llegó el turno a los cabezas de cartel. Los franceses Adagio, comandados por su guitarrista Stephan Forté, salían al escenario con la difícil misión de alzarse sobre la gran actuación de Delirion. Y desde mi punto de vista, no tardaron mucho en conseguirlo.

Siendo sincero, he de decir que este grupo es una de mis pequeñas debilidades desde que comenzaron su carrera y tenía muchas ganas de verles. Por eso puede que el concierto me pareciera sencillamente soberbio. O quizás simplemente lo fue.

Con el nuevo vocalista de la formación, Christian Palin, al micrófono, Adagio saltaron al escenario a presentar su último disco “Archangels In Black”. No negaré que este último lanzamiento es el que menos me gusta de su discografía, pero es sorprendente la mejoría que sufren los temas del mismo en directo. Una mejoría que también es aplicable a Palin, que no terminó de convencerme en estudio, pero que supo elevar muy alto sus temas en directo, y llevar adelante los antiguos, dándole su toque personal a cada uno.

Arrancaron con “Vamphyri”, de su último disco y encadenaron “Fear Circus”, “Second Sight” y “Undead”. El estilo de metal oscuro y progresivo, que bebe de bandas como Kamelot y Symphony X, y que no le hace ascos a la inclusión de algún que otro gutural en algunas canciones, demostró ser una propuesta demoledora sobre el escenario.

Christian nos sorprendió con un castellano más que decente, pero aunque hubo interacción y charla con el público, el grupo no se entretuvo demasiado y no cejaron en su empeño de romper cuellos y rasgar voces con un setlist en el que no faltaron “The Fifth Ankh”, “Fire Forever”, “Twilight At Dawn” y el interesante y curioso cover de “Fame” que el grupo incluyó en su disco “Dominate”.

“Terror Jungle” puso el punto y seguido hacia los bises, en los que el grupo interpretó “Panem Et Circenses”, una gran versión de “I don’t Know” (Ozzy) y el esperado “Dominate”, que fue coreado por todos los asistentes.

Destacar, además de la gran actuación de Christian, el innegable talento de Stephan a las seis cuerdas y la maestría de Kevin Codfert al teclado. Como pega, el sonido pudo haber sido mejor (la batería estuvo demasiado alta y el micrófono falló un par de veces) y la ausencia de algún tema más de Sanctus Ignis y Underworld (se echaron en falta “In Nomine” y “Missa Aeterna” principalmente). En resumen, una muy buena actuación que eleva las expectativas hacia su futura gira con Kamelot.

Autor: David Rodrigo (Coon)